Rosell alerta de la connivencia entre Alba y la fiscal Ríos

08/02/2018

La causa por presunto delito tributario contra el empresario Miguel Ángel Ramírez está en peligro por la connivencia entre el juez Salvador Alba y la fiscal Evangelina Ríos. Así lo advierte la juez Victoria Rosell en un escrito ante la Audiencia Provincial de Las Palmas.

«Existen indicios relevantes (...) de las relaciones y comunicaciones extraprocesales [de la fiscal Evangelina Ríos] con el señor Alba excediendo los términos de una colaboración profesional cuando se trata de partes procesales y del juez instructor que debe mantenerse imparcial ante las mismas». Esta es una de las numerosas afirmaciones de la jueza Victoria Rosell en un escrito judicial el que señala a la fiscal de delitos económicos de Las Palmas, Evangelina Ríos, y al magistrado Salvador Alba, en relación a la participación de ambos en la causa por fraude fiscal en la que se investiga al empresario Miguel Ángel Ramírez.

El escrito de Rosell, en respuesta a una recusación contra ella por la fiscal, ya está en poder de la Audiencia Provincial de Las Palmas y describe cómo Alba, con la pasividad de la representante del Ministerio Público, maquinó contra ella llegando a intimidar a los investigados para que colaboraran con ese objetivo. Alba está actualmente imputado por seis delitos ante el TSJC en una causa en la que Ríos ha intervenido en dos ocasiones como testigo de cargo desentendiéndose de las actuaciones del magistrado en aquellas diligencias a pesar de estar personada en ellas.

«Pese a la evidente utilización del proceso y la evidente inexistencia de imparcialidad del magistrado instructor [Salvador Alba], (...), ninguna de estas actuaciones provocó su recusación por parte de la fiscal, conocedora de todo ello», apunta el escrito, al que ha accedido CANARIAS7.

La jueza carga contra la fiscal acusándola de haber actuado por animadversión, que tuvo su punto álgido cuando la jueza descubrió que Ríos presentó un escrito que en realidad había redactado a sus espaldas el inspector de la Agencia Tributaria que actuaba como auxilio judicial, a quien la fiscal había dado instrucciones para que no elaborara un informe judicial hasta que la jueza resolviera un recurso en contra de la propia fiscal.

Rosell rechaza los motivos de recusación de la fiscal en las diligencias previas que desde 2014 se siguen contra Miguel Ángel Ramírez por presunto fraude fiscal y contra la Seguridad Social. No obstante, Rosell ha solicitado a la Audiencia Provincial que estime la recusación «por ser víctima de presuntos delitos cometidos por Alba» en las diligencias previas contra Ramírez, lo que la abocaría a «carecer de imparcialidad subjetiva ante la eventualidad de valorar las diligencias practicadas por Alba en ulteriores resoluciones».

Pero la jueza a la que correspondería volver a investigar esa causa por haber sido rechazada su abstención en febrero de 2017, no acepta las causas que expone la fiscal, es decir, interés directo o indirecto en la causa y estar contaminada por ser acusación particular contra Ramírez, investigado en las diligencias 644/14 y también en las 10/16 del TSJC; estas iniciadas por una grabación de éste último y en la que se escucha a Alba pedirle pruebas de las relaciones que pudiera tener el empresario con la pareja de Rosell, Carlos Sosa, director de canariasahora.es.

Según el escrito, Ríos fue parte activa en la estrategia de Alba al no impedir la declaración que el juez organizó para que Ramírez declarara contra Rosell. Todo ello cuando acababa de producirse una sentencia del TSJC que anulaba una fallida investigación de la misma fiscal, lo que meses más tarde provocó una sentencia del Supremo declarando que se vulneraron derechos fundamentales de Rosell. «Es obvio y está objetivamente corroborado, que el señor Alba desde el inicio quiso utilizar este procedimiento en contra de quien suscribe», sostiene Rosell.