Román Rodrígues recibe a los niños saharauis del programa 'Vacaciones en Paz'. / arcadio suárez

Rodríguez tilda de «imprudencia» vincular el giro de guion sobre el Sáhara con la contención migratoria

Además, opinó sobre Marruecos y el repunte de pateras en los últimos días en Canarias: «Se puede pensar mal y probablemente nos equivoquemos poco»

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El vicepresidente del Gobierno canario, Román Rodríguez, ha opinado este martes que «fue una temeridad y una imprudencia» los comentarios «de algunos ministros» que vinculaban el cambio de postura del Gobierno de España respecto al Sáhara a una contención del flujo migratorio.

Rodríguez ha hecho estas declaraciones tras el repunte experimentado en Canarias en la última semana, donde han llegado más de 400 inmigrantes en cerca de una decena de embarcaciones.

El vicepresidente, además, ha recibido este martes a un grupo de niñas y niños saharauis acogidos por familias canarias. La cita se ha celebrado en el Salón de Actos de la Presidencia del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria y, a la misma, también ha acudido el director general de Relaciones Exteriores, Francisco Trujillo Marrero, y la vicepresidenta de la Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, Ana Pérez Doreste.

«Se pone en evidencia que algunos comentarios que hicieron algunos ministros con el cambio de tercio en relación al Sáhara, poco menos que apuntando que gracias a ese cambio se iban a contener los movimientos migratorios, fueron una temeridad y una imprudencia», ha declarado el también responsable de Hacienda y Asuntos Europeos del Ejecutivo autonómico.

Así, Rodríguez ha lamentado que el Gobierno de España y la Unión Europea «no tenga una política migratoria definida» y ha criticado el «doble rasero» que, a su juicio, ha demostrado la UE con los refugiados procedentes de la guerra de Ucrania, a los que se les ha garantizado el tránsito, la vivienda y el derecho al trabajo, «algo que no ocurre con los migrantes procedentes del sur».

El vicepresidente Román Rodríguez recibió a los pequeños en la sede de Presidencia.

Galería. El vicepresidente Román Rodríguez recibió a los pequeños en la sede de Presidencia. / arcadio suárez

Preguntado por la coincidencia entre el repunte migratorio de esta semana y el anuncio de que se destinarán 500 millones de euros a Marruecos procedentes de financiación europea para que controle sus fronteras, un 50% más que en el anterior marco de financiación, ha insistido en su «desconfianza absoluta» hacia el régimen marroquí.

«No es porque tengamos prejuicios sino porque los hechos son incontestables. Marruecos utiliza las migraciones como arma arrojadiza e instrumento de presión. El más dramático ejemplo son los 8.000 niños que llegaron a Ceuta y Melilla en 48 horas, que no fue casual, sino organizado. Cuando un gobierno utiliza a sus niños para presionar al vecino se pone en evidencia», ha criticado Román Rodríguez.

En su opinión, cualquier sospecha que se cierna sobre Marruecos «está justificada por los hechos».

«No sé si detrás de esta intensificación está solo el buen tiempo o las intenciones del gobierno de Marruecos de seguir utilizando la inmigración como instrumento de intercambio para sacar adelante sus intenciones, entre ellas anexionarse el Sáhara al margen del derecho internacional. Se puede pensar mal y probablemente nos equivoquemos poco«, ha insistido.