El consejero canario de Hacienda, Román Rodríguez, saluda a la ministra Montero al comienzo del CPFF. / C7

Los recursos anunciados por Montero posibilitan una cuentas autonómicas «suficientes» para 2023

Con una recomendación de déficit del 3% y unos adelantos a cuenta que crecen un 11%, Canarias renuncia a pedir un fondo extraordinario en el CPFF

Loreto Gutiérrez
LORETO GUTIÉRREZ Madrid

Canarias salió ayer razonablemente satisfecha del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) -el primero que se celebra de forma presencial en casi tres años- y convencida de que los recursos anunciados por el Estado permitirán elaborar unas cuentas autonómicas «suficientes» para el año 2023.

El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno canario, Román Rodríguez, valoró positivamente que se mantenga la suspensión de las reglas fiscales también para el próximo ejercicio y calificó de «oportuno» que el déficit recomendado, a modo de tasa orientativa no obligatoria, se haya establecido en el 3%.

Con todo, el responsable de la Hacienda canaria destacó que «lo más relevante» de la reunión fue el anuncio de la ministra Montero de que los adelantos a cuenta del sistema de financiación autonómica van a aumentar un 11% el año que viene.

A falta de conocer la cantidad concreta que le corresponde a Canarias, que el Ministerio no facilito en la reunión -es habitual que en el CPFF el Ministerio aporte solo la cifra global para comunicar el dato individual a las autonomías horas más tarde-, Rodríguez considera que el «importante incremento» posibilita la elaboración de unos presupuestos canarios de 2023 «coherentes en crecimiento y en objetivos con los que hemos podido aprobar en este último trienio difícil», señaló, «para garantizar la financiación y sostenibilidad de los servicios públicos básicos, ayudar a los sectores vulnerables e incentivar la economía», añadió.

A este respecto, destacó la importancia de la financiación procedentes del Estado, que suponen casi el 70% de los recursos autonómicos, a los que hay que sumar los ingresos fiscales propios y los fondos europeos, que en conjunto son «una buena base» para dar forma a unas cuentas autonómicas que garanticen la suficiencia de recursos públicos y un «marco interesante» para el próximo año.

Tras conocer las previsiones estatales, Canarias renunció a solicitar a Montero un fondo extraordinario para 2023, al contrario de lo que había planteado inicialmente. «Estaba previsto pero al final no lo pedimos, porque con el cálculo de las cantidades que vamos a recibir a cuenta de la financiación no se justifica», expuso Rodríguez, «de hecho, otras autonomías también retiraron la propuesta de articular un fondo extra para el año que viene», añadió.

El consejero canario de Hacienda hizo en todo caso un llamamiento a la prudencia ante la incertidumbre que genera el aumento de la inflación y la guerra de Ucrania, pero apostó por «valorar lo positivo» tras haber superado momentos críticos «gracias al papel de lo público».

Desde una visión positiva de las perspectivas de crecimiento y creación de empleo en Canarias para el año en curso y el siguiente, Rodríguez hizo hincapié en que cuando llegue la normalización económica se recuperaran las normas fiscales y habrá de nuevo un límite de déficit y de deuda que cumplir.

«Las reglas fiscales volverán aunque sea de forma distinta, por eso siempre decimos que los recursos coyunturales no se pueden convertir en gasto estructural, porque sería insostenible», expuso. En esta línea recordó que tras los presupuestos de 2023 habrá que elaborar los de 2024 y los sucesivos, con una reglas mucho más rígidas que ahora.

«Tenemos que ser conscientes de que cuando planeas el futuro hay que tener en cuenta que la suspensión de las reglas fiscales, que ha permitido una respuesta publica a las necesidades de la sociedad, es provisional», advirtió el consejero canario de Hacienda.