Imagen de archivo del secretario general, Ángel Víctor Torres, y los líderes insulares. / C7

El PSOE apuesta por la continuidad de sus líderes en los congresos insulares

Solo en La Palma no ha sido posible de momento cerrar un acuerdo y el alcalde de San Andrés se mantiene como alternativa a Anselmo Pestana

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El PSOE de Lanzarote celebra este fin de semana su congreso insular, al que acude Dolores Corujo como secretaria general proclamada. El partido en la isla ya oficializó esta designación al ser la única candidata registrada a liderar la organización. Es la primera de las asambleas insulares que se desarrollarán hasta el próximo mes de abril y que vienen marcadas por la continuidad de los actuales dirigentes, con la única excepción de La Palma, donde el alcalde de San Andrés y Sauces, Francisco Paz, mantiene el pulso al secretario insular y delegado del Gobierno, Anselmo Pestana.

A poco más de año y medio para la celebración de las elecciones autonómicas y locales y con una posición de prevalencia en el actual escenario político de la comunidad autónoma, el Partido Socialista prefiere andar sobre seguro y apuesta por mantener la unidad de las organizaciones insulares en torno a sus actuales líderes, aunque en algunos casos el consenso haya resultado bastante complicado y haya generado retrasos.

Es lo que ocurrió en Gran Canaria, que ha vivido una importante crisis interna hasta alcanzar el pacto que permitirá al secretario general y consejero de Obras Públicas del Gobierno regional, Sebastián Franquis, seguir liderando el partido, y al alcalde de Las Palmas de gran Canaria, Augusto Hidalgo, hacerse con la agrupación capitalina, la más grande de la comunidad autónoma por número de militantes, además de una vicesecretaría insular y la candidatura al Cabildo de Gran Canaria en los comicios de 2023. El congreso está previsto para los próximos días 5 y 6 de marzo.

Con el objetivo de evitar unas primarias que evidenciaran la división interna en Gran Canaria, el Partido Socialista decidió retrasar los tres congresos de la provincia oriental, una vez que ya se habían convocado, con el peregrino argumento de que la crisis generada por la erupción del volcán de Cumbre Vieja en La Palma requería toda la atención de la organización.

Esta demora también ha permitido despejar la situación judicial del líder socialista en Fuerteventura, Blas Acosta, y propiciar que se presentara a la reelección sin dudas respecto al cumplimiento de los requisitos éticos del partido y sin alternativa. El PSOE majorero celebrará su congreso el 12 y 13 de marzo, después de que la Audiencia de Las Palmas haya anulado el proceso penal abierto por un Juzgado de Fuerteventura contra el actual viceconsejero de Economía por haber participado en el año 2010 en la concesión de una licencia de primera ocupación cuando era concejal del Ayuntamiento de Pájara. La autoridad judicial adoptó esta decisión al no observar indicio alguno de delito en la actuación de Blas Acosta.

Tampoco ha encontrado ninguna dificultad para la reelección el secretario general del PSOE de Tenerife, Pedro Martín. Desde el último congreso, el también presidente del Cabildo ha limado asperezas con las agrupaciones críticas, sobre todo La Laguna y Puerto de la Cruz, y en este momento ni siquiera existe «amago» de presentar lista alternativa al comité insular, debido en gran parte a la circunstancia de que los socialistas no solo presiden la primera institución insular, sino un importante número de ayuntamientos.

El lema del congreso que se celebrará el fin de semana del 19 y 20 de marzo gira en torno a la idea de 'Tenerife unido', una propuesta que refleja la situación actual y la confluencia en torno a la dirección de Martín, indica un destacado dirigente de los socialistas tinerfeños.

Una semana después de esta asamblea le tocará el turno a los herreños, que reelegirán a Alpidio Armas como secretario insular sin que se haya producido ningún tipo de controversia. Este proceso de congresos insulares finaliza en abril con las asambleas de La Gomera, donde tampoco se prevé que haya problemas para que continúe Ángel Fariña al frente de la organización, y La Palma. Esta isla está pendiente aún de la negociación entre Anselmo Pestana y el alcalde de San Andrés y Sauces, Francisco Paz, aunque fuentes de la organización señalan que finalmente se impondrá el actual secretario general «sin ninguna dificultad».

«Deseo de cambio» en La Palma

El alcalde de San Andrés y Sauces, Francisco Paz, asegura que la decisión de presentar su candidatura para dirigir el PSOE palmero no la he tomado «de hoy para mañana, sino que ha sido meditada y en frío» impulsada por un «sentimiento de cambio» detectado entre la militancia.

Aunque «la idea es llegar a un acuerdo» con el sector que lidera el actual secretario general, Anselmo Pestana, el proceso en este momento «tiene todos los visos de llegar a primarias», señala. Desde luego, su aspiración es liderar la organización para que «sea más fuerte, darle participación a todas las agrupaciones sin importar su tamaño y recuperar la ilusión perdida de cara a las elecciones de 2023». No alberga pretensiones de ocupar otros cargos más allá de su Alcaldía, ni en el Cabildo ni en el Parlamento, apostilla.

El alcalde insiste en que ha escuchado a la militancia de toda la isla «y existe un profundo deseo de cambio». Respecto a la decisión de enfrentarse a un candidato que a priori tiene más poder en el partido, señala que «quien vota en el congreso insular son los militantes de La Palma, y tiene el mismo valor la papeleta del delegado del Gobierno que la de un militante de una agrupación pequeña. Y si quieren cambio, lo habrá».

Desde el sector de Pestana se apunta que Francisco Paz apenas tiene el 23%-25% de los apoyos y le afean que en estos momentos, cuando La Palma vive una situación de crisis tras el volcán «venga a remover el avispero cuando lo que se necesita es unidad».