Pérez cambiará cargos intermedios en Sanidad para mejorar la coordinación

El sustituto temporal de Teresa Cruz renovará al equipo directivo «más próximo» a su puesto pero descarta hacer una limpia total porque el sistema ha funcionado de forma «aceptable». Habla de los comités creados como «minigobiernos»

ALMUDENA SÁNCHEZ SANTA CRUZ DE TENERIFE

El nuevo e interino consejero de Sanidad del Gobierno autonómico, Julio Pérez, anunció que hará «cambios en el equipo más próximo» al cargo que estrenó ayer, que alcanzan tanto a la propia consejería como al Servicio Canario de Salud (SCS). «No quiero decir quiénes vendrán y quiénes se quedarán», señaló pero puntualizó que «tampoco serán muchos ni radicales, porque el Gobierno considera que el sistema ha funcionado de forma aceptable».

Pérez rechazó justificar las razones que han llevado a Ángel Víctor Torres a cesar a Teresa Cruz como consejera de Sanidad, dejando tal tarea al presidente. Tras despedirla de la forma más elegante que supo -«la echo mucho de menos, la respeto y la estimo mucho», dijo-, manifestó su «satisfacción» por haber sido nombrado como sustituto.

El consejero demostró mando en plaza desde el primer momento, al anunciar también «cambios» en líneas de actuación y en «rumbos» para afrontar la emergencia sanitaria que supone el Covid-19. Entre los objetivos prioritarios, situó el de la protección del personal sanitario y sociosanitario no solo respecto de recursos materiales y humanos, sino sobre todo «transmitiéndoles que al frente de esta consejería hay personas que lideran y dirigen los procesos».

El también portavoz del Ejecutivo autonómico informó en su comparecencia que en el Consejo de Gobierno se «aclararon» las funciones de los distintos comités, -o los «tres minigobiernos» como los denominó- creados para encarar la crisis.

Al respecto, Julio Pérez puntualizó que «estos comités, que no tienen capacidad ejecutiva propia, establecen recomendaciones que sí tienen que cumplir las consejerías correspondientes». Su puntualización está relacionada con la negación de la ya exconsejera de Sanidad a reconocer el poder adquirido por el Comité de Gestión de la Emergencia Sanitaria.

Unificación. Entre las nuevas líneas de actuación, el también consejero de Administraciones Públicas aseguró con rotundidad que «el Gobierno claro que usará todas las camas hospitalarias que estén disponibles», tanto de titularidad pública como también de la privada, cuestión ésta que influyó en la destitución de Teresa Cruz.

El nombramiento de Pérez fue bien recibido por los partidos políticos con representación parlamentaria.

Los portavoces coincidieron en resaltar la experiencia previa como consejero de Sanidad -en tiempos del mandato de Jerónimo Saavedra- y su «mucha valía», como apuntó el representante de Nueva Canarias.

La portavoz del grupo Socialista llamó la atención sobre lo «complicada» que es la consejería que cae en manos de Pérez, «en la que hay muchos intereses -añadió-, así que le deseamos que tenga mucha suerte».

El dirigente de Coalición Canaria espera que el nuevo consejero haga cambios en el equipo directivo.