Un encuentro distendido y un discurso en común

10/05/2019

La representación ciudadana a la que CANARIAS7 quiso dar voz en el inicio de la campaña electoral protagonizó un debate interesante y sin servidumbres a ninguna formación política; en su mensaje siempre prevaleció la lucha conjunta por las necesidades de la sociedad canaria

La representación ciudadana que gentilmente atendió la convocatoria de CANARIAS7 fue protagonista de un encuentro distendido que culminó con la tradicional sesión fotográfica en la azotea del periódico. A diferencia de cuando los candidatos por Las Palmas de Gran Canaria al Congreso de los Diputados ocuparon este espacio en el comienzo de la campaña electoral anterior, nuestros representantes de la sociedad civil llegaron solos y por su cuenta. Sin equipos de campaña ni apoyo de prensa que retrataron desde la tramoya lo que sucedía para alimentar sus perfiles en las redes sociales.

Algunas de estas personas se conocían previamente. Pero la mayoría no había coincidido nunca.

La conexión fue inmediata, y el diálogo distendido y fluido. Como nexo de la conversación, el bien común de la sociedad. Aquí no se trataba de trazar discursos asidos a las dinámicas de partido. Ni patrones cortados por la unidad de medida de lo políticamente correcto. Lo que se puso en escena sobre la mesa fue la necesidad de reivindicar una gobernabilidad más sostenible y eficiente que la que hasta ahora ha existido. Un marco común que no está limitado al voto para cada partido, aunque sus preferencias tendrán, nadie se posicionó.

Cargando reproductor ...

Provenientes de distintas luchas sociales, desde Blas Padilla representando a los pensionistas hasta Ada Santana, la más joven, dando voz al estudiantado universitario recitaron un catálogo de reivindicaciones que en muchos puntos alcanzaban los mismos aspectos. Por ello hicieron global su crítica y sus demandas y no oficiaron de proselitistas de ningún partido, ya que, como bien recordó una de ellas, la participación ciudadana, para cada formación, se limita a esperar que se vote sus siglas en las urnas cada cuatro años. Poco más se escucha a la voz del pueblo.

Tras la sesión de fotos llegó la hora del vídeo respondiendo por separado a la misma pregunta: ¿Qué haría si fuera presidenta o presidente?