Rivero: «Clavijo, Alonso y Oramas son los responsables del desastre de CC»

15/07/2019

Paulino Rivero, que fue presidente del Gobierno de Canarias desde 2007 a 2015, atribuye la derrota de CC en sus distintos feudos al «mal manejo de los tiempos y a la falta de generosidad» de sus líderes, en particular alusión a Fernando Clavijo, Carlos Alonso y Ana Oramas. Así lo expresa en un artículo difundido el sábado en su página web, y en una entrevista que publica este lunes Diario de Avisos.

«Coalición Canaria no ha gestionado -o no le han dejado gestionar- con diligencia y sensatez la confianza que miles de canarios le prestaron en las pasadas elecciones generales y autonómicas y locales celebradas los pasados 28-A y 26-M, respectivamente». Así se expresa Paulino Rivero en una reflexión sobre el papel de CC en las negociaciones para conformar gobiernos tras las elecciones del 26M, recogida este sábado bajo el sugerente título Moverse dando la espalda al tablero en la página web personal del expresidente de CC y del Gobierno de Canarias.

En ese documento, Rivero expone: «La pérdida de la tradicional centralidad en Canarias que tanto ha caracterizado a CC -centralidad que le ha permitido pactar a su derecha y a su izquierda, como hace el PNV- y la incomprensible posición adoptada en Madrid en las negociaciones abiertas para conformar una mayoría de gobierno entorno a Pedro Sánchez han contribuido, sin duda, al arrinconamiento del partido liderado por Clavijo, Oramas y Alonso».

Por si hicieran falta más aclaraciones, el Diario de Avisos publica este lunes una extensa entrevista con Rivero en la que desgrana sus argumentos críticos con la gestión de CC. En la misma, el que fuera máximo dirigente de esa formación política apunta que falló «un mal manejo de los tiempos y la nula generosidad de Clavijo». «A Clavijo lo que le interesaba era su futuro, no el del partido. El tiempo pasó y todo se fue al garete porque los demás sí fueron capaces de reaccionar», aclara.

En su opinión, «hay tres responsables del desastre de CC: Clavijo, Carlos Alonso y Ana Oramas». «Mandan tres, y mandan mal», apunta en otro momento de la entrevista. Y advierte: «En cuatro años la gente es muy capaz de olvidarse de un partido que no gobierna».

Paulino Rivero lamenta que "ni siquiera han tenido en cuenta a la cantidad de gente que se queda fuera, sin cargos", pues junto a sus familias "van a sufrir mucho".

Rivero se muestra asombrado por "este desastre", que le parece "incomprensible" y del que exonera a los demás partidos, y advierte de que Coalición Canaria puede desaparecer: "En cuatro años la gente es muy capaz de olvidarse de un partido que no gobierna".

Tarde y mal

Cuando analiza lo sucedido en CC, Rivero menciona "el mal manejo de los tiempos" y la "nula generosidad" de Fernando Clavijo en las negociaciones, por no haberse apartado de la carrera hacia la presidencia pese a estar vetado por Ciudadanos debido a su imputación judicial.

A Clavijo "lo que le interesaba era su futuro, no el del partido", considera el expresidente canario, e insiste en que CC "perdió su centro estratégico, negociando tarde y mal".

Otro fallo de Coalición Canaria fue "subsidiar" solamente a los medios de comunicación afines, de manera que a los que no apoyó económicamente "no se lo perdonaron", sostiene Rivero.

"Otra que se equivocó", de acuerdo con Paulino Rivero, fue la diputada nacional Ana Oramas, quien "ha sido muy torpe", porque "no quiso darle, de entrada, los dos votos de Coalición" a Pedro Sánchez, lo que llevó a que "no se pudieron negociar las instituciones canarias, tampoco desde Madrid".

Aunque los nacionalistas tenían varias posibilidades de seguir en el poder, Rivero señala que CC humilló al PSOE en 2016, al expulsarlo del Gobierno de Canarias y los socialistas "se las han cobrado", y ahora él no ve a nadie capaz de liderar una renovación.

No hay dirigentes leales

El expresidente se queja de la falta de políticas desde el ejecutivo regional en los últimos cuatro años, en contraposición con los ocho anteriores en los que él estuvo al mando, y sostiene que "el número de votos demuestra que hay una base, pero lo que no existen son dirigentes leales que hagan posible la ejecución de los programas".

Rivero expone sus vaticinios sobre los tres dirigentes de CC a los que responsabiliza del desastre: Clavijo se enfrentará a sus "cuestiones judiciales" y no se quedará "tan calentito" en el Parlamento; Carlos Alonso "se irá a Bruselas" y no permanecerá en la oposición en el Cabildo de Tenerife; y Ana Oramas "estará en Madrid hasta que se convoquen las elecciones generales", pues luego "es posible que ni siquiera salga elegida diputada".

En la entrevista declara que no se alegra de las perspectivas de estos dirigentes y asegura que no es rencoroso, pero apunta que "mucha gente" incluido él mismo "se ha dejado la piel en este proyecto para que lo hayan tirado por la borda".

Esos tres dirigentes, junto al expresidente del Cabildo de Tenerife Ricardo Melchior y "algunos grandes empresarios de las islas" fueron quienes le defenestraron, denuncia Rivero en referencia al proceso de candidaturas para el Gobierno canario en 2015, en el que salió derrotado contra Fernando Clavijo.

Sobre el secretario general del partido, José Miguel Barrangán, que entonces lo apoyó pero que tras su derrota continuó con Fernando Clavijo, señala que "es un mandado" y "hace lo que le dicen".