«No me presentaré a las primarias para la Presidencia»

    Cargando reproductor ...
26/01/2019

Sin fechas aún para el proceso que ha de designar a los candidatos de la formación naranja, su líder en las Islas anuncia que renuncia a la carrera al Gobierno de Canarias a la vez que advierte que salen a ganar para «regenerar la vida política» en la Comunidad Autónoma. Augura el fin de los pactos bilaterales y que las circunstancias podrían propiciar acuerdos a tres bandas.

¿Comparte el enfrentamiento del Gobierno de Canarias ante Madrid por los Presupuestos de 2019?

— Comparto la reclamación porque el Gobierno de Sánchez se olvidó de que España tiene una zona con un régimen económico y fiscal específico que es Canarias y no lo ha contemplado en su presupuesto. Me gustaría creer que es un despiste.

— ¿Cree que puede haber otro motivo que no sea un despiste?

— Prefiero que sea despiste a desconocimiento, porque si la ministra de Hacienda no sabe que hay una zona de España con una fiscalidad específica, hablamos de algo mucho más grave. Esperamos que se pueda solventar, porque si no, sería la enésima gota que colma el vaso de incumplimientos y de cambios de posición en los últimos seis meses.

¿Y qué le parece la subida de tono?

— El Gobierno canario está elevando el tono porque hay elecciones en mayo. A mí me gustaría que hubieran sido tan exigentes consigo mismos con todo el dinero que ha venido en los dos últimos ejercicios -porque todas las fuerzas políticas nos peleábamos en Madrid para que así fuese-, y que aquí no ha ejecutado. En cuanto al REF, creo que todos los partidos estamos en la posición de que el presupuesto se modifique porque vulnera la legalidad. Espero que la reunión con la ministra de Hacienda no quede sólo en fotos y buenas palabras sino que se traduzca en medidas concretas.

—Tras las elecciones andaluzas, algunos sondeos registran un estancamiento en la estimación del voto de Cs. ¿Le puede pasar factura estar gobernando con los votos de Vox?

— En Andalucía tenemos un acuerdo con el PP, sólo con el PP, y es eso lo que nos compromete en nuestra línea de Gobierno. Los acuerdos de grupos parlamentarios tendrán que ir a la Cámara y se votarán, pero no nos compromete a nosotros para nada. Además, si algo nos han demostrado los estudios demoscópicos todo este tiempo es que un sondeo que se realice hoy, mañana puede estar obsoleto. Estos estudios son válidos para analizar una tendencia, pero no para agarrarse a ellos como si fueran la realidad. Tengo la certeza de que los ciudadanos ven quien está trabajando y cómo, y buscan políticos que no alienten los problemas sino que aporten soluciones y en esa línea de política útil ha estado Cs en los últimos años. La realidad es que cada vez que se abren las urnas Ciudadanos sube y en Canarias más aún.

— Mantienen que no pactaron con Vox sino con el PP, pero están gobernando con sus votos. ¿Creen que van a salir indemnes con ese mensaje?

— Es que es la realidad. Yo he llegado a acuerdos en el Congreso con Podemos y nadie piensa que voy a gobernar con Podemos, sino que llegamos a un consenso para sacar una iniciativa adelante. Es exactamente lo mismo. Nuestro acuerdo es con el PP y ahora cada iniciativa se tendrá que votar.

— ¿Intentarán trasladar este mismo acuerdo a otras comunidades después de las elecciones autonómicas?

— Nuestra prioridad será negociar con los partidos constitucionalistas, europeístas y moderados. Hacia nuestra izquierda y nuestra derecha. Nuestra prioridad son el PP y el PSOE, y por eso reclamamos a Pedro Sánchez que no prohiba a sus líderes autonómicos negociar con Cs.

— ¿Qué prohibición es ésa?

— Se ha pronunciado en Aragón o Castilla-La Mancha poniendo el foco en negociar con Podemos. Pedimos que no bloquee esa posibilidad porque hay líderes del PSOE que sí que quieren hablar con Cs.

— En el espacio del centro hacia la derecha hay una buena pugna.

— Tendrán que decirlo los partidos de la derecha. Nosotros somos de centro. A mí el exceso de etiquetas o reducir el espectro actual a rojos y azules me parece una equivocación, porque la ciudadanía no pide políticas de izquierdas o de derechas, sino una política que dé soluciones a sus problemas. Los ciudadanos ya no están en la política de bandos o en la de esto es bueno porque es de derechas o es bueno porque es de izquierdas.

— Las respuestas son distintas desde la derecha o desde la izquierda.

— Serán los que están más escorados en el espectro ideológico pero yo, que soy de centro, no quiero que se me defina con una etiqueta que no es la mía. La ciudadanía avanza más que los viejos partidos, que siguen estancados en la polarización entre los extremos y no se dan cuenta que la ciudadanía es moderada y quiere respuestas, le da lo mismo si son un poco de derechas o un poco de izquierdas.

— ¿Se presentará a las primarias para ser presidenta de Canarias?

— Acabo de decidir que no me voy a presentar a las primarias en Canarias. Tenemos un equipo solvente y entre todos entendimos que sería una pena perder la visibilidad que tiene Canarias siendo yo portavoz adjunta de Cs en el Congreso, y también puede ser un gran apoyo cuando entremos en el Parlamento regional.

— Es usted el principal referente de Cs en Canarias. ¿No les preocupa el efecto de esta decisión?

— Seguiré trabajando en el Congreso, en la dirección nacional y en el comité autonómico. No hay que tener miedo al talento y que crezca el equipo. En mayo vamos a sufrir una catarsis porque vamos a entrar con fuerza en el Parlamento regional y tenemos un equipo muy preparado para afrontar ese reto. Estoy segura de que ha sido la decisión acertada.

— ¿Aspira Ciudadanos a ser llave del próximo Gobierno canario?

— Aspiramos a ganar. Esa debe ser nuestra motivación. Vamos a un marco nuevo con más partidos, con una ley electoral nueva que también genera incertidumbre entre los partidos más viejitos y salimos a ganar. Cada vez que se han abierto las urnas, el partido en las islas ha crecido. Lo que está claro es que Canarias va a dejar los gobiernos bicolores y pasará a los tricolores, porque cuantos más partidos sean y más dispersión del voto haya, los acuerdos en las islas deberán ser pioneros e ir a tres.

— Ciudadanos ha centrado su mensaje en echar a CC.

— Por salud democrática es bueno que haya alternancia, romper con políticas clientelares y malas manías, y hay que entrar con voluntad de regeneración. Aspiramos a que el Gobierno del que formemos parte tenga como bandera la regeneración democrática, la simplificación administrativa y la apuesta por la educación. Una de nuestras primeras medidas será realizar una auditoría al sistema sanitario canario porque no es normal que se le dedique casi el 40% del presupuesto y haya quejas tanto de pacientes como de profesionales.

— ¿Establecerán líneas rojas a la hora de negociar?

— Nuestra prioridad para cerrar acuerdos será la misma que a nivel nacional: hablar con PP y PSOE.

— ¿Eso excluye a CC?

— Creemos que en Canarias se puede cambiar el Gobierno y será una buena noticia. Saldremos a ganar y a romper la dinámica de todos estos años. PP y PSOE ya lo podían haber hecho esta legislatura.

— En su proceso de implantación en las islas han encontrado un caladero de nombres en otras formaciones, fundamentalmente en CC.

— Nosotros no hemos ido a buscar a nadie. Cualquier persona se puede afiliar a Cs a través de la web y decide si quiere hacerlo público. Esto no va de fichajes, sino de equipos.

— ¿Se presentarán en todas las circunscripciones al Parlamento y en todos los cabildos?

— Al Parlamento por supuesto que nos vamos a presentar en las siete circunscripciones. Y la aspiración es concurrir a los siete cabildos. Tenemos implantación en el 90% de los municipios, pero sólo nos presentaremos a Alcaldías donde tengamos equipos solventes de trabajo.

— ¿Qué papel cree que debe tener España en la crisis de Venezuela?

— Reconocer a Guaidó como presidente para liderar la transición hacia las próximas elecciones y hacia un modelo democrático que rompa con la dictadura actual. Es de vergüenza ajena que se le esté dando la espalda a un pueblo hermano. España, por los lazos que tiene con Venezuela debe liderar la posición de la Unión Europea.