Los pactos están bloqueados

20/06/2019

Veinticinco días después de que hablaran las urnas, los partidos siguen sin ponerse de acuerdo y sumar 36 diputados en los que sustentar el próximo Gobierno de Canarias.

La indefinición en la que se mueve la Agrupación Socialista Gomera (ASG) de Casimiro Curbelo y la puerta abierta que deja Nueva Canarias (NC) impide que el Partido Socialista Canario (PSC) pueda ver culminado el llamado pacto de progreso y también que Coalición Canaria (CC) cierre su oferta de gobierno con el Partido Popular (PP).

Fuentes vinculadas directamente a las negociaciones coincidieron ayer en dar por «bloqueadas» las dos opciones, tanto la que lideran los socialistas como la que encabezan los nacionalistas que dirige José Miguel Barragán.

Al PSC de Ángel Víctor Torres solo le falta por convencer a Curbelo para verse en el Gobierno, pero éste «no termina de fiarse de un partido en el que mandan todos más que su secretario general», relatan las fuentes. «La ASG no ha firmado todavía con el centro-derecha por el veto de Ciudadanos (Cs) a Clavijo y porque tampoco tienen los 36 diputados», explican otras.

En CC, admitieron ayer que la dirección nacional de Cs sigue sin levantar el veto a que forme parte del próximo Gobierno el que es todavía presidente en funciones, dado que continúa imputado en el caso Grúas.

Los esfuerzos que han hecho en los últimos días miembros de la dirección nacional del PP sobre Cs para evitar que naufrague la opción de centro-derecha han resultados baldíos por ahora, como también confirmaron desde las filas conservadoras.

En este escenario, las miradas se centran en los cinco diputados de Nueva Canarias con los que CC, PP y ASG llegarían a la mayoría que necesitan.

CC traslada a quien sea su interlocutor que tiene «asegurado» el respaldo de ASG y dicen «confiar» en el partido que dirige Román Rodríguez porque «nosotros le hemos salvado Santa Lucía de Tirajana y Telde».

En esta tesitura, CC podría revertir la oferta de darle al PP la Presidencia del Gobierno autonómico y con ello, revisar los acuerdos apalabrados en el ámbito local. Sin embargo, fuentes relacionadas con la dirección de NC insisten machaconamente que «siempre hemos estado del lado del pacto de progreso» y al mismo tiempo, apuntan que «cabe explorar otras opciones».

Pero en realidad, se descarta por parte del círculo más cercano a Rodríguez, una abstención que posibilite, o volver a hacer presidente a Clavijo, o reemplazarle por Antona; «no nos abstuvimos en la época de Paulino Rivero pese a la oferta que nos hicieron de entrar en el Gobierno, no vamos a apoyar ahora al que es más de derechas que la propia derecha», replican.

Así las cosas, Casimiro Curbelo espera por el siguiente movimiento que haga Román Rodríguez y éste porque el PSC consiga amarrar de una vez los apoyos, bien del pacto del progreso, bien con CC; «en uno y en otro partido se trabaja sobre esa posibilidad», advierten desde NC.

Si nada provoca que los escenarios vuelvan a girar, conservadores y nacionalistas de NC barajan que CC renuncie in extremis a mantener a Clavijo dentro del nuevo Ejecutivo.