Los ‘barones’ de CC se niegan a romper la triple paridad

18/01/2018

La ruptura de la triple paridad que implica la propuesta de reforma electoral que ha hecho la mayoría de la oposición reabre la caja de los truenos en Coalición Canaria (CC). Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro se plantan en el no. Estos últimos, además, aportan dos diputados a CC.

A primera hora de la mañana de ayer, los presidentes de los cabildos de Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro -que coinciden con las respectivas direcciones insulares-, salieron en tromba a través de un comunicado, arremetiendo contra la ruptura de la triple paridad que implica la creación de un colegio de restos con nueve diputados autonómicos.

«Las islas menos pobladas del archipiélago reiteran su defensa irrenunciable al criterio de la triple paridad en el debate de la reforma del sistema electoral», encabezaba la nota, y «esperan -añade- que el resto de diputados de las islas menos pobladas no apoyen esta reforma porque la Historia no los perdonará».

De estos tres portavoces, el rechazo que tiene mayor efecto es el que procede de El Hierro. Belén Allende, que también preside la Agrupación Herreña Independiente (AHI), advirtió ayer que «nuestro acuerdo de integración en CC nos permite mantener la libertad de voto», y adelantó que «la pediremos» si la dirección nacional de Coalición decide al final refrendar la propuesta de reforma planteada por la inmensa mayoría de la oposición. AHI aporta 2 de los 18 diputados de Coalición Canaria.

Allende, como el resto de sus compañeros en CC, se opone al aumento de 10 diputados -9 del colegio de restos y 1 a Fuerteventura- y defendió un sistema que «contribuya a una Canarias más unida y plural, sin que las islas menos pobladas seamos un lastre», añadió.

El secretario general insular de Fuerteventura, Mario Cabrera, defenderá ante el Comité Permanente Nacional su rechazo a la reforma electoral planteada. «Que no vengan a vendernos listas de restos, ni listas regionales como la panacea -advirtió-. Aquí sabemos sumar desde hace tiempo. Romper la paridad significa pérdida de representatividad para las islas no capitalinas. Y eso no lo apoyo», zanjó.

En opinión del secretario general de CC en Tenerife, Francisco Linares, «debemos abundar en la propuesta», si bien dudó sobre «cómo explicar a la gente que se va a incrementar el coste del Parlamento con 10 diputados más».

Linares admitió que «las islas capitalinas deberían incrementar su representación» pero matizó que «sin olvidar a las islas menos pobladas y nuestra condición de territorio fragmentado».

El dirigente nacionalista, que está pendiente de la decisión que adopte la Ejecutiva insular el sábado, dijo «esperar» y «desear» que no hubiese ruptura de voto; «el acuerdo debe ser único», enfatizó.

A la espera de que se pronuncie el lunes la Permanente de CC, desde Gran Canaria aseguran que «trabajaremos por el máximo consenso» y, sobre todo, a que la reforma electoral se apruebe en Canarias. El secretario de comunicación afirmó que «no vamos a cerrar ninguna puerta para lograr mejor representación, sin olvidar el equilibrio territorial de todas las islas».

A todo esto, se añade la oposición del Partido Nacionalista Canario (PNC) que aporta un diputado a CC. Su presidente, Juan Manuel García Ramos, consideró un «escándalo» aumentar el Parlamento y circunscribió la reforma electoral que respaldaría a la bajada de los topes electorales y que Fuerteventura ganara un escaño más.