Juan Fernando López Aguilar, candidato a la Secretaría General del PSOE

López Aguilar: «Si se pacta, la opción de la Presidencia debe ser del PSOE»

17/07/2017

El eurodiputado quiere volver a dirigir el PSOE en Canarias ante la «desunión y desorientación» del partido. Asegura que no objeta, a priori, ningún pacto, pero rechaza que el destino de su organización sea asumir las consejerías que CC «desecha»

Las Palmas de Gran Canaria

—Repite que le duele este PSOE desunido, desorientado, sin posición... ¿Cómo lo corregirá?

— Escuchando a la militancia, integrando a todos los socialistas a partir de su veredicto, contando con todos, sin segregar ni excluir a nadie por lo que haya avalado o votado, garantizar la unidad y restablecer la convivencia interna. Debe haber respeto mutuo, libre expresión de opiniones, debate, regularidad en la convocatoria de los órganos de deliberación y control y fijación de posición. Además, la dirección regional debe inspirar a las direcciones insulares y locales respetándolas en su ámbito de decisión y comprometiendo a la ejecutiva una dación de cuentas continua, estudiando y explicando los asuntos, formando a la militancia. Así, tendremos un partido mucho mejor de lo que ahora estamos siendo.

— ¿Qué ha fallado ?

— El deterioro electoral se ha traducido en debilitamiento de nuestro clima de convivencia. Me importa el aspecto cuantitativo -menos votos y menos escaños-, pero más el cualitativo: sectarismo y cainismo expresado con un lenguaje brutal en las redes sociales. Esto dificulta que la ciudadanía nos respete y prefiera como su representación. Debemos restaurar la correspondencia entre nuestros valores y cómo nos comportamos. No en mi nombre ni en nombre del PSOE se puede ofender a ningún compañero, ni estigmatizar por haber votado o avalado libremente. Contaré con todos con el objetivo de multiplicar al PSOE. Tenemos que ser más de los que somos, rejuvenecer y hacer crecer al PSOE.

—¿Le beneficiará una alta participación en las primarias?

— Quiero la mayor participación y deploro el calendario decidido por la gestora en un comité con sólo 50 personas, cifra expresiva de la falta de pulso y nervio del partido. Estamos en fechas veraniegas y el 23 de julio muchos compañeros estarán de vacaciones, pero les pido que se tomen en serio esa cita porque es decisiva. Las dos candidaturas largamente presentidas y anunciadas consiguieron los avales en los primeros días y sin salir del despacho, por teléfono, como demuestran esos avales planchados. Nosotros los conseguimos uno a uno, y están en folios arrugados de mochila y carretera. Ahora quiero multiplicar esos avales libres en votos libres.

— ¿Después de que consiguiera los avales le han pedido que se una a alguna de las otras candidaturas?

— Anuncié mi compromiso cuando arrancó la campaña federal para desvincular la decisión que nos corresponde libremente a los socialistas canarios de la decisión federal. Por eso, en los días siguientes recibí llamadas cargadas de malos augurios que me decían que debía integrarme en una vía o en otra porque no conseguiría los avales y arriesgaba mi capital político. Lo que quiera que sea ese capital, mi obligación como militante es invertirlo en un debate necesario en el que estoy hablando de asuntos que requerían ser hablados. La prueba es que desde que he hablado de sistema electoral o de alianzas, las otras candidaturas han entrado al debate. Fijar la agenda es liderazgo.

— Uno de sus mensajes centrales es precisamente sobre las alianzas. ¿Volvería a pactar con CC?

— No objeto de conciencia ningún pacto que se explique con transparencia, que resulte refrendado por la militancia y legitimado por la ciudadanía. En política estamos obligados a conversar y negociarlo todo hasta la extenuación, pero hay que tener criterio. Y digo con claridad que no quiero que el PSOE haga una campaña floja para no incordiar a ATI-CC, no sea que no nos llame para ser sus coaligados presidiendo ellos. Quiero que el PSOE merezca presidir el Gobierno canario, desde la izquierda y con una alternativa progresista, que el resultado sea tan claro que no se le discuta el liderazgo desde ninguna otra formación progresista. Y que si hay que pactar, la primera opción de Presidencia le corresponda al PSOE. Venimos de más de 25 años de ATI-CC, insoportables desde que lo hace sin ganar las elecciones. El destino del PSOE no puede ser aceptar las consejerías que ATI desecha, sino presidir Canarias, fijar la política, los presupuestos y la agenda legislativa.

— ¿Le está pasando factura en esta campaña su anterior etapa al frente del partido?

— No rehuyo ningún asunto porque la militancia decide. He explicado con la cara alta que nunca he abandonado Canarias ni el PSC. Ésta es mi tierra y éste es mi partido. He estado en todas las campañas y en todas las islas más intensamente que algunos compañeros que nunca han salido de Canarias y que la experiencia de hace diez años nos ha hecho aprender a todos. Y el tiempo, que da y quita razones, muestra con claridad que quienes propugnaban que había que eludir la confrontación, dejar de hablar de corrupción y congeniar con CC, han visto el declive de votos y escaños del partido por la pérdida de fuerza, autonomía y distinguibilidad en la política canaria. El resultado ha sido la deslealtad de ATI atropellando a los compañeros socialistas, expulsándolos del Gobierno con deshonor y humillando al conjunto del PSC. Ante esa deslealtad, les urjo a levantar la cara, ponerse de pie y hacer frente a ATI-CC de una vez.

— ¿Si es secretario general será candidato a la Presidencia del Gobierno de Canarias en 2019?

— Sí. La palabra la tendrá la militancia, pero si tengo su confianza para ser secretario general, me ofreceré para ser candidato a la Presidencia en 2019.

—¿Qué será lo primero que haga si es elegido secretario general?

— Convocar al partido a un reagrupamiento de socialistas de cuerpo entero, ofrecer amistad desde la fraternidad a quienes han conformado las otras dos plataformas, afirmar que no en nombre del PSOE se volverá a hablar mal de ningún compañero e iniciar conversaciones con las ejecutivas insulares y locales para escuchar qué expectativas tienen de la ejecutiva regional.

Revitalizar el partido

Aguilar quiere un «PSOE vivo» y plantea medidas internas que lo revitalicen. Así, defiende la reunión regular de las asambleas y comités para que los militantes debatan «sin que se les cercene el turno de palabra o se les discrimine por opinar». Entre sus planteamientos se encuentra también el de formar y asesorar a cargos públicos y militantes, así como la exigencia de dación de cuentas a todos los que tengan una secretaría de área en la ejecutiva regional. «No puede ser», dice, «que haya codazos para salir en la foto pero no un trabajo riguroso y en serio a partir de ese momento». Propone igualmente una campaña de afiliación «con prevención de las afiliaciones masivas de corte clientelar» y listas abiertas y paritarias para que representen al partido en congresos, congresillos y conferencias quienes muestren «motivación y mérito».