La pugna por el poder en CC tensa al máximo el Consejo Político

25/01/2020

Varias organizaciones insulares, comandadas por la de Fuerteventura, aseguran que en la reunión de hoy se mantendrán en su exigencia de abrir expediente a la diputada Ana Oramas. Un sector de AM presiona para que sus tres diputados actúen con autonomía dentro del grupo y otro prefiere guardar las ‘armas’ para el congreso

El Consejo Político de Coalición Canaria (CC) afronta la reunión de hoy al rojo vivo. No tanto por si ratifica o no la propuesta del Comité Permanente de sancionar con 1.000 euros a la diputada nacional, Ana Oramas, sino especialmente por la batalla que libran unos barones contra otros para hacerse con el control del partido, mucho antes de que se celebre el congreso.

En la víspera de la reunión, circulan desde las predicciones más moderadas -cierre de filas aunque sea a golpe de mayorías- vertidas predominantemente por los nacionalistas tinerfeños, hasta las más dramáticas -ruptura de fondo- lanzadas desde Lanzarote y Fuerteventura. Sea cual sea el resultado, lo que se evidenciará al final será una organización partida en dos bloques.

Los dirigentes orientales están dispuestos a aprovechar la crisis que ha abierto Oramas, tras desobedecer al Consejo Político Nacional, para «poner toda la carne en el asador» y dar un «gesto inequívoco» de fuerza, a pesar de que «sabemos que no tenemos el número suficiente de votos para hacer valer nuestras posiciones», admiten las fuentes consultadas.

El comunicado que emitió hace una semana Asamblea Majorera (AM) en el que advierte de la «necesidad de poner en marcha el procedimiento para dotar de mayor autonomía política y gestora» a su propia formación, reverbera todavía hoy. Dirigentes de Lanzarote no descartan que otras islas «sigamos la senda» abierta por Mario Cabrera y desde el Partido Nacionalista Canario (PNC) hay voces que empiezan a reducir el Acuerdo de Unidad Nacionalista firmado en 2018 con CC a uno de carácter «electoral».

Dentro de Asamblea Majorera, hay quienes son partidarios de rebasar el alcance del comunicado. «Ahora que en el Parlamento se ha abierto la espita de formar grupo propio con tres diputados, no sería descabellado verlos por libre», deslizan desde algunos sectores. Otros, en cambio, aseveran que «eso no está planteado» y prefieren librar la batalla de cara al congreso. Reconocen que «tenemos actualizadas las siglas de AM y son susceptibles de ser utilizadas en cualquier momento». Además «la militancia siempre ha presumido de ser diferente dentro de CC por su profundo carácter asambleario». Sin embargo, aseguran que «la dirección considera que tal circunstancia sería un suicidio».

O no. Porque la AM de Cabrera, junto a conejeros y herreños, ha sido la que hizo posible que Nueva Canarias (NC) se aviniera a firmar el acuerdo electoral para los comicios generales de 2019. Esta alianza no contó con la bendición de la organización en Tenerife.

Por eso, hay quienes en CC ven en la crisis por la que atraviesa la federación dirigida por José Miguel Barragán una larga sombra de NC. De hecho, durante esta semana, se ha intensificado la versión que apunta a convertir al presidente de Nueva Canarias en jefe del Gobierno autonómico, con el sustento de una CC bajo el control de la corriente más «centrada», como se ha referido Mario Cabrera.

Tenerife no descarta que, a última hora, pueda dar su brazo a torcer, atienda los requerimientos que aseguran harán El Hierro, Lanzarote y Fuerteventura de abrir un expediente a Oramas y «pactar una salida» que excluya su expulsión. Fernando Clavijo habría ganado entonces un punto más en su camino a la Secretaría General de CC.