Génova aparca la crisis del PP canario

27/06/2019

La dirección nacional de los populares no prevé intervenir en el enfrentamiento entre Asier Antona y Australia Navarro, a la espera de que las aguas se calmen sin que sea necesario adoptar ninguna medida tras el intento fallido de presidir el Gobierno autónomo

La dirección nacional del PP no tiene previsto intervenir, al menos de momento, en la crisis interna que atraviesa el partido en Canarias a raíz de la gestión de los pactos postelectorales y el intento fallido de formar parte de un Gobierno autónomo de derechas. Aunque al tanto del profundo desencuentro entre el presidente regional, Asier Antona, y su número dos, Australia Navarro, tras barajarse la posibilidad de que esta lo desplazara de la Presidencia del Ejecutivo ofrecida por CC, Génova ha optado por no tomar partido a la espera de que las aguas acaben por calmarse sin necesidad de adoptar ninguna medida.

Fuentes de la dirección popular señalan asimismo que toda la atención está ahora focalizada en resolver problemas más graves, como apagar el incendio del enfado de Vox por el incumplimiento del pacto firmado en el ayuntamiento de Madrid que puede hacer perder al PP el Gobierno de esa comunidad autónoma, lo que sitúa la crisis canaria en un alejado segundo plano en el orden de prioridades. Si bien hay malestar por haberse frustrado la posibilidad de presidir Canarias, se interpreta más como consecuencia de un «intento de engaño» de CC -en el que también se vieron envueltos los dirigentes nacionales Teodoro García Egea y Javier Maroto, que viajaron a las islas convencidos de que el pacto estaba hecho- que como fruto de una mala gestión del partido en las islas.

De hecho, aunque en Madrid no gustó nada que Antona se inclinara por intentar fraguar un pacto autonómico con el PSOE frente a las preferencias de la dirección nacional y pese a haberse quedado fuera del Gobierno de las islas por plantarse ante las exigencias de CC, Génova reconoce que el líder del PP canario ha salido reforzado del envite en el seno del partido en las islas frente a Navarro, a la que solo atribuyen cierta influencia en Gran Canaria, pero pocas simpatías en el resto. El apoyo que ha recibido Antona por parte de otros barones de peso del PP ha contribuido igualmente a que la dirección nacional descarte intervenir en Canarias hasta comprobar si la crisis interna se desactiva por sí sola.

Todo apunta a una próxima reunión -aún sin fecha y pendiente de la formación de los gobiernos autonómicos que quedan por cerrar- entre Antona y el presidente nacional del PP, Pablo Casado, con quien ha estado en contacto permanente según aseguran fuentes de su entorno, para analizar cómo evoluciona la situación en el seno interno del partido y la estrategia a seguir desde el papel de oposición que han asumido en el Archipiélago.

En Canarias, los afines al presidente regional de los populares, Asier Antona, consideran que hay «más ruido» que desencuentro el que se escucha en el partido y aseguran que la secretaria general y dirigente grancanaria, Australia Navarro, ha presentado su dimisión «con la boca chica». Por eso, afirman que Antona «no aceptará la renuncia» y por tanto, no tiene intención de buscarle relevo, aunque de momento «hay que restablecer la confianza» ante la tensión interna que califican como «tropiezos».

Este sector explica que Antona cuenta con el respaldo del partido y así se evidenció en la junta directiva del pasado martes, con un cierre de filas que contó con «intervenciones brillantes» e incluso aplausos «de casi tres minutos». En el relato en torno a los pacto, esta facción del PP culpa a CC de «intentar engañar» porque son expertos en «intentar hundir a los demás cuando se están hundiendo, y por eso ofreció la Presidencia como un regalo envenenado».

En esta defensa de Antona, estas fuentes del PP ven además «normal» que el candidato a la Presidencia sea el portavoz parlamentario en detrimento de Navarro. Insisten en que practicamente ocurre así en todas las instituciones y agregan que los cargos «no son vitalicios».

Mantienen estas fuentes que el presidente regional del PP «ha salvado la dignidad del partido» frente a la «estrategia perversa» planeada por los nacionalistas.

«Falta de confianza»

La «guerra interna» que vive el PP llevó a Australia Navarro a presentar su dimisión como secretaria general en la junta directiva del pasado martes en un documento que redactó sobre la marcha por «la falta de confianza» que le mostró el presidente, Asier Antona, a pesar de las voces en contra a esta decisión que se escucharon en la reunión.

Aunque Navarro declinó ayer hacer declaraciones, fuentes del partido indican que Antona no aceptó esta renuncia, pero ella «no tiene interés por continuar en un equipo que no la valora», sobre todo después de que fuera relegada de la Portavocía del grupo parlamentario y propuesta para ser secretaria segunda de la Mesa del Parlamento, cargo que finalmente ocupa Luz Reverón, y que fue propuesta inicialmente por Asier Antona como portavoz adjunta segunda.

La confianza entre ellos está rota, afirma un asistente a la junta directiva, que explica que «no existe diálogo, ni por teléfono» entre los dos dirigentes conservadores.

La presidenta del PP grancanario cuenta con el apoyo de la mayoría de la isla cuyos líderes locales se movilizaron «por su cuenta» y ayer mismo pidieron una reunión para manifestarle su respaldo ante «la actitud» que ha tenido el líder del partido.