El presidente Sánchez empeora y Albert Rivera gana puntos

19/12/2018

La imagen de los líderes tiende a la estabilidad. El liderazgo del presidente de Cs es transversal: su actuación política es aprobada por el 75% de los votantes potenciales del PP y por el 66% de los de Vox

La imagen de los principales líderes políticos entre el conjunto de la ciudadanía tiende a la estabilidad con pequeñas variaciones que sugieren una ligera pero continua mejora de Rivera y Casado y un empeoramiento, algo más pronunciado de Sánchez.

Según los datos de Metroscopia, el líder de Ciudadanos (Cs) pasa a ser el que obtiene el mejor porcentaje de aprobación (44%); hace solo dos meses empataba con Sánchez en la primera posición con el 42%.

Además, el liderazgo de Rivera es transversal entre el electorado de centroderecha/derecha: su actuación política es aprobada por el 91% de los potenciales votantes de Ciudadanos, por el 75% de los del PP y por el 66% de los de Vox.

La actuación política de Pablo Casado es aprobada solo por el 28% de los españoles, entre ellos, el 82% de los potenciales votantes del PP, el 61% de los de Vox y la mitad de los de Ciudadanos (47%).

La actuación política de estos meses del líder de Vox, Santiago Abascal -al que ya conoce el 80% de los españoles- merece entre estos un 20% de aprobación (y el 88% entre los potenciales votantes de Vox y el 51% de los del PP).

Discursos

El presidente de Metroscopia, José Juan Toharia considera, a la luz de los resultados, que «la frecuente rotundidad de los pronunciamientos verbales de los respectivos líderes no parece ser, necesariamente concordante, de forma milimétrica, con lo que sus seguidores declaran pensar».

El que también fuera catedrático de Sociología por la Universidad Autónoma de Madrid, analiza las visiones que desde dentro y fuera de los electorados se tienen de los partidos que han logrado romper el bipartidismo.

El experto en trabajos demoscópicos razona que la diferenciación entre los discursos de los líderes de los partidos y sus respectivos votantes indicaría que «su atractivo puede no radicar tanto en su ideario como en su gestualidad: su capacidad de ser voceros del hartazgo de sectores que se sienten ignorados, maltratados o asustados por la situación actual».