El pacto en el Cabildo de Tenerife se encuentra al borde de la ruptura

25/01/2019

Coalición Canaria y PSOE se enfrentan a su mayor crisis tras el rechazo de los socialistas a la compra de un edificio por parte de la institución, propiedad de Plasencia, que el PSOE rechaza

El pacto en el Cabildo de Tenerife entre Coalición Canaria y Partido Socialista puede saltar hoy por los aires. El pleno de la institución insular debate hoy la moción nacionalista que pretende rechazar los Presupuestos del Estado elaborados por el Gobierno de Pedro Sánchez por incumplir el REF, una iniciativa que, obviamente, no será secundada por los consejeros socialistas.

Ésta es la punta del iceberg de una relación que en los últimos meses ha dejado constancia de su deterioro y que tiene, como telón de fondo, el rechazo socialista a la iniciativa de Coalición Canaria de comprar un edificio en la zona de Cabo Llanos, propiedad del empresario Antonio Plasencia -condenado por los casos de Las Teresitas y los áridos de Güimar-, para destinarlo a uso sociosanitario.

A pesar de la falta de entendimiento, el PSOE afirma que no abandonará el Grupo de Gobierno y deja la pelota -y el cese de sus consejeros- en manos del presidente, Carlos Alonso. El vicesecretario general de los socialistas de Tenerife, Aarón Afonso, no descarta que sean expulsados del Gobierno insular. «Parece que lo que está trasladando el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, es que va a romper el pacto», pero reitera que, de producirse «nadie puede obviar que no ha habido una ruptura total y que el único elemento de distorsión o discordancias la compra del edificio de Cabo Llanos».

Afonso agrega que los socialistas han trabajado de manera «leal y transparente» con Coalición Canaria e insiste en que su partido no dará el primero paso para abandonar el pacto de Gobierno en el Cabildo porque «no es serio a pocos meses de las elecciones».

Aarón Afonso reconoce que el enfrentamiento entre los socios de Gobierno en el Cabildo de Tenerife se ha agudizado después de que Pedro Martín accediera a la Secretaría General del PSOE en la isla y ahora candidato a la Presidencia de la institución en las próximas elecciones de mayo. Y el argumento que ofrece es que «ahora hay dirección en el Partido Socialista de Tenerife, porque antes la organización estaba en manos de gestoras y eso limita la capacidad de tomar decisiones y actuar».

Y añade que «entiendo que a Alonso le haya sentado mal que el PSOE tenga voz propia en asuntos que no comparte con su socio, pero Coalición Canaria debe entender que no tiene mayoría absoluta y antes de adoptar una postura, debe ser consensuada».

Provocación.

El vicesecretario general del PSOE tinerfeño, Aarón Afonso, considera que la propuesta presentada por CC para devolver los Presupuestos del Estado, que será debatida hoy, «es una provocación, una excusa para tensar más la situación» ante la petición socialista de dejar sin efecto el expediente de compra de un edificio propiedad del empresario Antonio Plasencia e iniciar el procedimiento.

A juicio de Afonso, la moción sobre las cuentas estatales es una «excusa» que CC ha puesto encima de la mesa porque mientras Fernando Clavijo condiciona su posición última respecto a los PGE a los resultados de la reunión que va a mantener con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, «en Tenerife Alonso ya pide su devolución».

Ésta, insiste, es sólo una manera de presionar «porque hemos rechazado la compra del inmueble» de Cabo Llanos con una «firme y adoptada por todos los socialistas de Tenerife en un comité insular».

Señala el socialista que, además de ser titularidad de Antonio Plasencia, existen objeciones técnicas y jurídicas, por lo que el PSOE demanda que se deje sin efecto el expediente y se ponga a disposición suelo público, que existe en Añaza y Febles Campos, con proyectos redactados y en los que sólo hay que empezar a tramitarlos. No llevaría más tiempo que el requerido para la adaptación del inmueble que quiere comprar Alonso.