CC, contra unas cuentas «para los bancos»

05/11/2019

Los nacionalistas de Coalición Canaria preparan ya una enmienda a la totalidad a un proyecto de presupuestos en el que, sostienen, se dan por perdidos los 500 millones que el Ministerio de Hacienda se niega a reconocer como deuda en carreteras

Coalición Canaria (CC) embistió ayer contra los 558 millones de euros que el Gobierno presidido por el Partido Socialista Canario (PSC) ha inyectado en el proyecto de ley de presupuestos en la partida destinada a amortizar deuda y con ello, pagar a las entidades financieras que la gestionan.

«Más dinero para los bancos y menos para las personas». Así resumieron el portavoz del grupo parlamentario Nacionalista, José Miguel Barragán, y la diputada de CC, Rosa Dávila, las primeras cuentas que ahora tendrá que defender el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez en el Parlamento.

Dávila se preguntó «cuál es el motivo para que un Gobierno progresista, en el que está Podemos, haya hecho un presupuesto en el que la partida que más crece es la de los pagos a los bancos, cuando además Canarias es la comunidad autónoma con la deuda más baja».

La misma exconsejera de Hacienda aportó la razón. A su juicio, «renuncian definitivamente a luchar por los 500 millones que el Gobierno de Pedro Sánchez estima como superávit en vez del Convenio de Carreteras», como el Gobierno anterior, en el que estaba Dávila, discutió al Ministerio de Hacienda. «Lo que hacen así -agregó- es cumplir a pie juntillas la Ley de Estabilidad y enjuagan los presupuestos de Pedro Sánchez».

Rosa Dávila se apresuró a aclarar que CC no cuestiona la ley antes aludida e insiste en que «definitivamente, nos hemos quedado sin esos recursos y además, dejan de usar 92,2 millones al mantenerlos como superávit».

«Ya solo por el hecho de que hayan metido en el presupuesto 1.400 millones para amortizar deuda es razón suficiente para presentar una enmienda a la totalidad», avanzó e portavoz.

Otro de los motivos que abundan en esa iniciativa que probablemente presentará el grupo Nacionalista es la contradicción que, según sus integrantes, incurre el proyecto de ley, entre un escenario económico de recesión y subida fiscal y de gasto público.

José Miguel Barragán consideró que el análisis del contexto económico mundial, nacional y local es «correcto pero los presupuestos se han hecho a la inversa. Suponen un agujero negro de incertidumbre, un aumento del gasto corriente, reducción de inversiones y subida de impuestos».

Dávila se detuvo en la bajada de las inversiones públicas en 100 millones, el «recorte» del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) «que además, no está insularizado» -señaló- así como en el incremento de los impuestos «a todas las rentas especialmente el IGIC».

Al respecto, la diputada de CC criticó que no se les haya aplicado el tipo cero en la factura de la luz a las empresas y aventuró que esto «acabará teniendo repercusión en el aumento de la cesta de la compra del conjunto de los canarios».

La exconsejera de Hacienda se defendió del rechazo que mantuvo durante todo su mandato a bajar los impuestos al recordar que en el Ejecutivo anterior «bajamos el IGIC cultural, el del consumo eléctrico, ampliamos las deducciones en el impuesto de sucesiones y donaciones y redujimos el IGIC en el consumo de luz y teléfono», todo ello debido solo a la presión que ejerció el Partido Popular a la hora de salvar los presupuestos diseñados por CC.

En cuanto al incremento de las partidas vinculadas directamente a los servicios públicos y políticas sociales, los nacionalistas lo minusvaloraron bien por suponer una «continuidad» del Ejecutivo anterior -mencionaron como ejemplo la inversión en infraestructuras turísticas-, bien por significar un «incumplimiento» el de la Ley de Servicios Sociales.

«Este Gobierno que preside Ángel Víctor Torres incumple con el pacto de las flores y también con la Ley de Servicios Sociales -aseveró Barragán-, al no consignar los 55 millones de euros más en 2020, como establece la ley recientemente aprobada».

Igualmente, el portavoz criticó la bajada «por primera vez» de las inversiones insularizadas y señaló como «la oposición arremetía contra la bolsa no insularizada y ahora les parece buenísima».