Los grupos descubren las videorreuniones

02/04/2020

Algunos portavoces han empezado a convocar estos días a los diputados que coordinan para mantener una actividad mínima que desafíe el cierre del Parlamento. Las tareas se distribuyen gracias a diferentes herramientas digitales

Whatsapp, Webex o Skype se han adueñado estos días de los diputados acostumbrados a trasladarse en aviones de Binter, barcos de Fred Olsen o en vehículos particulares y oficiales para cumplir con sus obligaciones parlamentarias.

Como si se tratara de echar un pulso a una Cámara que cerró a cal y canto -hasta el registro está inactivo- desde que se decretara el estado de alarma, algunos portavoces han empezado a experimentar las reuniones de sus grupos por internet y otros han cuadruplicado el uso de los chats que abrieron al principio de esta legislatura.

Nueva Canarias (NC) ha sido el primero en estrenarse por Skype hace un par de días. Su portavoz, Luis Campos, se muestra encantado por la posibilidad de repartir el trabajo con independencia de donde esté cada uno. Al igual que la portavoz del Partido Socialista Canario (PSC), Nayra Alemán, considera que la posibilidad de mantener el contacto a través de internet hace «mucho más eficaces» las tareas, teniendo en cuenta que ambos se deben de trasladar desde Gran Canaria a Tenerife con frecuencia. Eso implica horas desde que salen de sus domicilios, llegan a Gando o a Agaete, los tiempos mínimos reglamentarios en las respectivas instalaciones, controles, retrasos y por fin, llegada al Parlamento.

Desde la primera semana de confinamiento, Alemán echa mano de las videollamadas de whatsapp para informar de sus gestiones e intercambiar impresiones con la parte de la dirección del grupo que también pertenece a la Ejecutiva del PSC.

El Partido Popular (PP) también emplea esta misma aplicación pero «no de ahora, sino que desde que empezara la legislatura», afirma la portavoz, Australia Navarro.

«No hemos necesitado hacer todavía reuniones de grupo a distancia -señala la dirigente conservadora-, porque hasta ahora nos apañamos muy bien con mensajes de wasap, es muy práctico», asegura. Pero, no se muestra tan entusiasta como Campos o Alemán porque «hay veces en las que el contacto personal resulta imprescindible».

De la misma opinión es el portavoz del grupo Nacionalista, José Miguel Barragán, que anima a los diputados de su formación -también por whatsapp- a «debatir los temas que van surgiendo y a participar en las propuestas que después presentamos al Gobierno», indica.

El también exconsejero de Presidencia del Gobierno anterior recuerda que la crisis financiera -la anterior a ésta- y los recortes en el gasto público derivado de la misma obligó a la Administración de la Comunidad Autónoma a priorizar las reuniones y encuentros por medios telemáticos. «El resultado es mucho más eficaz que tener que coger un avión, por ejemplo», reconoce, pero es contrario a que la comunicación por internet supla al contacto humano.

También el portavoz de Sí Podemos, Manuel Marrero, que se comunica desde hace tiempo con el resto de su compañeros a través de Telegram, por una parte coincide con NC en la posibilidad de plantear en el Parlamento la conveniencia de implementar herramientas similares a las que los grupos están utilizando para que el trabajo legislativo sea más eficaz. Otra cosa es que considere que esta manera de trabajar albergue grandes posibilidades de desarrollo en el ámbito económico. «El gran problema es la brecha digital y las urgencias que habrá que atender en la emergencia social que se avecina», advierte.