La elección entre el Parlamento o el cabildo es una «anomalía jurídica»

18/03/2019

La pretensión de Casimiro Curbelo de reponer por ley la compatibilidad entre tomar posesión de un escaño y formar parte de un gobierno insular gana en el Consejo Consultivo, en contra de la polémica que ha levantado su proposición de ley entre la mayoría de los grupos parlamentarios

El Consejo Consultivo da la razón a la proposición de ley que impulsa el grupo Mixto que dirige Casimiro Curbelo. En ella, se plantea recuperar la compatibilidad entre tomar el acta como diputado y el bastón de mando en cualquiera de los cabildos de las islas. La Ley de Cabildos aprobada en el año 2015 no lo permite.

El dictamen que aprobó ahora el Consultivo constituye una rectificación de aquél que emitió cuando la ley vigente fue tomada en consideración por el Parlamento hace cuatro años.

El Pleno del actual consejo ratifica que «la finalidad de la norma que se propone -proposición de ley por la que se modifica el apartado 2 del artículo 61 de la Ley 8/2015, de 1 de abril, de Cabildos Insulares- no es otra que eliminar una anomalía jurídica como se considera en su preámbulo».

En el texto defendido por Curbelo se destaca que tal incompatibilidad es una «limitación que no se comprende en un Estado democrático y de derecho, ya que no obedece a causas objetivas».

Así, «no se entendería por qué se puede compaginar con el cargo de senador pero no en el caso de ser diputado autonómico. Además, es una limitación que no opera ni para los consejeros del Gobierno de Canarias ni para los miembros de los consistorios municipales, lo que viene a ser, a todas luces, una discriminación en los derechos políticos de los miembros de los consejos de gobierno insulares».

El Consejo Consultivo refrenda que «la norma que se propone se justifica en la consideración de que tal regulación constituye una limitación al ejercicio del derecho de sufragio pasivo a la hora de concurrir los integrantes de los consejos de gobierno insulares a las elecciones del Parlamento de Canarias como diputado autonómico».

Del mismo modo, la institución que preside Pablo Matos señala que con la incompatibilidad establecida «podría vulnerarse con ello tanto lo dispuesto en el art. 9.2 de la Constitución Española, como el derecho fundamental al sufragio y al acceso a los cargos públicos consagrados en el art. 23 de la Constitución Española, tal y como se afirma en el preámbulo de la norma que se propone».

A mayor abundamiento, en el dictamen se constata que «el Estatuto de Autonomía de Canarias, y la Ley 7/2003, de 20 de marzo, de Elecciones al Parlamento de Canarias, no establecen tal limitación».

Por todo ello, el Consultivo concluye con que «la proposición de ley que se somete a dictamen, se ajusta a los parámetros de constitucionalidad y de estatutoriedad así como al resto del ordenamiento jurídico».

Con el pronunciamiento ya del órgano de la comunidad autónoma encargado de velar por la adecuación al marco normativo y jurídico, la Junta de Portavoces ha incluido en el orden del día del próximo pleno -19 y 20 de marzo- el debate en lectura única de la proposición de ley firmada por el grupo Mixto.

Un día antes de la convocatoria plenaria, la Mesa abre el plazo para que los grupos puedan presentar enmiendas tanto a la totalidad como parciales, dado que su tramitación está siendo abreviada.

Por el momento, el único grupo parlamentario que ha expresado su oposición a la iniciativa de Casimiro Curbelo ha sido Podemos. En la Comisión General de Cabildos, el diputado Juan Márquez embistió contra la capacidad que adquieren aquellos presidentes de cabildo que son diputados para negociar partidas favorables a su isla.