Hacienda perseguirá el fraude con más inspectores en la calle

30/10/2019

El presupuesto para la Agencia Tributaria Canaria subirá más de un millón en 2020, según avanza el vicepresidente, con el fin de aumentar la plantilla y potenciar la vigilancia informática

El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno autonómico, Román Rodríguez, dijo ayer haber descubierto la efectividad que tienen ciertas estrategias empleadas por la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) para luchar contra el fraude fiscal, y afirmó que, en Canarias, «llevaremos a cabo operaciones que ya están contrastadas».

En concreto, Rodríguez aludió con énfasis a los efectos «extraordinarios» que han tenido las «cartas informativas que envía la Hacienda Estatal en relación a los alquileres de vivienda», o las visitas de inspectores a los negocios e incluso, a los domicilios. «Cuando te visita un inspector uno se pone las pilas, así que vamos a trabajar ese tema», aseguró.

Para ello, el consejero avanzó que ha consignado «un millón y pico de euros» en los presupuestos de 2020, dado que «no es razonable que haya 18 inspectores para gestionar 48.000 millones de actividad económica y más de dos millones de personas» . Con estos recursos también anunció que se contratarán a 15 informáticos al enterarse de que la Agencia Tributaria Canaria (ATC) trabaja con tres. Y como remate, mantendrá el programa de análisis de datos que desarrolla la firma Price WaterhouseCoopers. Con todo ello, «vamos a darle músculo a la ATC que será una agencia esencial en las tareas de este Gobierno». aseveró.

Los planes de Hacienda contaron con el asentimiento manifiesto de la exconsejera y diputada de Coalición Canaria (CC), Rosa Dávila quien, sin embargo, no obtuvo información alguna sobre la efectividad de algunas acciones puestas en marcha bajo su mandato. «No voy a dar datos desde la tribuna», advirtió el consejero que emplazó a los diputados a pedirla por escrito.

Donde encontró la oposición el vicepresidente fue en el Partido Popular (PP). Su diputado, Fernando Enseñat, señaló que el sistema tributario tiene que ser «progresivo, justo y no confiscatorio y difícilmente se consigue subiendo los impuestos en una situación de crisis y mucho menso, eliminando la deducción del impuesto de sucesiones y las bonificaciones por gastos médicos». Al respecto, aseguró que, «por cada 500 euros de bonificación se consiguen 1.900 euros de recaudación».

El comentario apenas captó la atención del consejero de Hacienda más que para insistir en la conveniencia de la política fiscal adoptada por el Gobierno.

Ésta fue secundada por los grupos que lo apoyan pero el diputado del Partido Socialista Canario (PSC), Iñaki Lavandera, propuso a Román Rodríguez reforzar la unidad de grandes contribuyentes de la ATC. Fue el único que hizo referencia a estas bolsas de fraude fiscal. El portavoz de Sí Podemos, Manuel Marrero, consideró la necesidad de que «el Gobierno articule una vía de denuncia» cuando, por ejemplo, en los negocios pongan pegas a los clientes si estos optan por no pagar en efectivo, como le ocurrió a su grupo, según contó.