Imagen de una de las manifestaciones del personal afectado, que ya encadena un año de huelga. / C7

El Parlamento rechaza que el acuerdo con los interinos se esté incumpliendo

Confían en la negociación con los sindicatos para llegar a una solución dentro del marco de la ley estatal pese a oponerse el comité

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

Los grupos que conforman el Gobierno y el PP rechazaron ayer la proposición no de ley presentada por el Grupo Mixto en la que se solicitaba cumplir el acuerdo firmado el pasado abril con el comité de huelga para acabar con la temporalidad en la administración pública. La diputada Vidina Espino defendió ante el Parlamento que se estaba «engañando» a los trabajadores y reprochó que no se persiguiera de la misma manera el fraude de ley en el sector público que en el privado.

Su propuesta solo fue seguida por CC, mientras que el resto de grupos entienden que el acuerdo sí se está cumpliendo y esperan por los avances de la ley estatal. En este sentido, l os nacionalistas presentaron una enmienda para establecer unos criterios -dentro del marco de Iceta- que se adaptaran a la realidad de las islas.

La diputada Socorro Beato reconoció ayer que a pesar de que la ley supone un paso adelante no da garantías, por lo que resulta imperativo negociar con los sindicatos de las comunidades autónomas. A su juicio, el borrador del Ministerio de Hacienda sienta «un precedente peligroso» que puede entrar en competencias autonómicas, por lo que reclaman «una solución canaria» que vaya en sintonía, también, con las directrices europeas.

El resto de la Cámara coincidió en que la negociación con los sindicatos canarios no está reñida con las directrices base. En este sentido, los grupos criticaron a la diputada por dar a entender que los funcionarios podían acceder a sus plazas sin pasar por ninguna prueba, quebrando el principio de igualdad.

La diputada Luz Reverón, además, la acusó de negar la legitimidad de la mesa sectorial como representación de los empleados. De hecho, el socialista Manuel Martínez defendió que cuatro de los cinco sindicatos presentes están a favor de avanzar con la ley.

Espino había reivindicado al comité de huelga como órgano negociador y se sumó a sus demandas, que pasan por anteponer los méritos y la antigüedad a la categoría. Es decir, valorar a las personas que llevan años ocupando los puestos de la Administración frente a las plazas.

La portavoz del Grupo Mixto alertó de que más de 4.000 trabajadores están en abuso de temporalidad en Canarias, algunos con hasta 27 años de antigüedad, y muchos de más de 55 años que temen perder su empleo. En términos porcentuales, la tasa podría elevarse a casi el 40% , mientras que el objetivo del Estado es reducirla al 8% en cuestión de tres años, según los plazos marcados por la UE. El primer paso hacia esa dirección es identificar a todos los afectados, pero son datos que la Administración aún no ha dado a conocer.

Por otro lado, el debate no estuvo excento de polémica. Espino criticó que solo la formación nacionalista presentara una enmienda a su iniciativa, en referencia al poco interés del resto de grupos por llegar a una solución. Unas declaraciones que hicieron reaccionar a Melodie Mendoza desde la bancada de ASG. A pesar de que sostuvo que también había presentado una, que resultó ser «in voce», el presidente de la Cámara, Gustavo Matos, negó que existiera registro.