Borrar
El eurodiputado canario del PSOE, Juan Fernando López Aguilar. Arcadio Suárez
«El pacto migratorio es un paso adelante fruto de una negociación muy compleja»

Juan Fernando López Aguilar

Eurodiputado del PSOE

«El pacto migratorio es un paso adelante fruto de una negociación muy compleja»

Avance. ·

Defiende con vehemencia el acuerdo de Migración y Asilo porque dota a Europa de un mecanismo de respuesta que hasta ahora no existía

Viernes, 22 de diciembre 2023, 22:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

–Como presidente de la Comisión de Libertades, Justicia e Interior del Parlamento Europeo ha estado en el meollo de la negociación. ¿Qué supone este pacto de Migración y Asilo que tanto ha costado alcanzar?

–Supone la puesta en vigor de cinco reglamentos que son leyes europeas directamente vinculantes para los Estados miembros y generadoras de derechos, que obliga a los Estados por fin a someterse a un sistema común, y por tanto es un colchón europeo de respuesta allí donde hasta ahora no lo ha habido. Nos hemos preguntado dónde está Europa cuando llegan miles de personas a las regiones frontera como Canarias o las islas del Egeo en Grecia, y ahora por primera vez se va a poner en vigor un equilibrio aceptable entre responsabilidad compartida y solidaridad vinculante, lo que significa que estaremos mejor de los que estamos.

–Las ONG denuncian que el pacto endurece la política migratoria europea, incluso dentro del Gobierno la vicepresidenta Díaz lo ha calificado de «retroceso». ¿Se ha sacrificado un buen pacto en favor de un pacto posible?

–La legislatura pasada 2014/2019 concluyó con fracaso en el intento de poner en vigor por fin una legislación común de migraciones y asilo, no fue posible. Y esta legislatura arrancó con el compromiso expreso en su investidura de la presidenta Von der Leyen de que por fin íbamos a conseguir un sistema europeo y por consiguiente unas reglas comunes que aporten seguridad jurídica donde hasta ahora solo ha habido Estados librando cada uno la batalla por su cuenta. Ahora va a haber una respuesta solidaria que hasta ahora no existía, eso es un paso adelante con todas las limitaciones de una negociación tan extremadamente extenuante y compleja como esta, que ha durado tres años a cara de perro. Hay que poner los pies en la tierra, el principio de realidad es esencial para hacer política, en el Parlamento Europeo hay ocho grupos parlamentarios, ninguno de los cuales tiene mayoría por sí solo para sacar leyes europeas, son necesarios por tanto grandes pactos transversales. Hay tres grupos parlamentarios de extrema derecha a la derecha del PP y en la Europa en la que esa legislación tiene que entrar en vigor hace falta el acuerdo de los ministros de Interior de 27 Estados miembros con un número creciente de gobiernos intervenidos por la extrema derecha. Esa realidad no me gusta pero es la realidad en la que hay que hacer política y sacar leyes adelante, y en tanto que este pacto representa un avance con respecto de la situación de la que venimos merece la pena y como tal debe reconocerse.

–Los Estados que no quieran acoger migrantes lo podrán evitar pagando. ¿No se están mercantilizando los derechos humanos?

–Conozco esas críticas porque las he vivido en directo y las he hecho mías, he defendido a brazo partido en el Parlamento Europeo la causa de la visión humanitaria, pero al mismo tiempo hemos encontrado grandes dificultades para que el acuerdo fuera posible. Sucede que un buen número de Estados se han negado a aceptar que los programas de realojamiento obligatorios y vinculantes fuesen la única opción de solidaridad y han introducido una solidaridad alternativa a través de una contribución presupuestaria, una transferencia al presupuesto de la Unión Europea para financiar el Fondo Europeo de Solidaridad y de Migraciones y Asilo. Pero en situaciones de crisis como las que padecemos en Canarias después de operaciones de salvamento y rescate masivas, el mecanismo preferente que puede ser obligatorio según lo ordena la Comisión Europea será el realojamiento obligatorio. Eso significa que por fin ahora hay una solidaridad donde no la había y se supera el Reglamento de Dublín, por el que la responsabilidad exclusiva de la atención a las personas que llegan a la frontera correspondía exclusivamente al país de primera entrada.

–¿Es este pacto es un logro para los gobiernos de extrema derecha que apostaban por la línea dura?

–No, en absoluto. No se puede aceptar que esta legislación sea la que quiera la extrema derecha porque la extrema derecha lo que quiere es negar el hecho migratorio, no quiere respuestas europeas, quiere expulsar a todos los migrantes con un discurso abiertamente xenófobo. Este pacto es el resultado de la aritmética del Parlamento Europeo y del Consejo. Esta limitación explica los límites del propio pacto, pero tienen que ver con la enorme complejidad de la Unión Europea

–Ha señalado que el acuerdo alcanzado está 'pensado' para Canarias, ¿por qué?

–Lo que afirmé es que contempla la dimensión canaria porque la introduje yo en el Reglamento de crisis del que ha sido ponente, de manera que en una situación de crisis en la que un Estado requiere de la Comisión Europea que ordene una respuesta de emergencia y programas de realojamiento vinculantes pueda declararse no solamente porque los números sean inasumibles en el Estado miembro, sino también a escala regional como Canarias. Significa que España podrá demandar una ayuda solidaria de la Unión Europea que hasta ahora no ha existido ante una afluencia masiva como la que ha supuesto este año 2023, que supera en números absolutos a lo que en su momento fue la crisis de los cayucos.

–En junio son las elecciones europeas. ¿Con qué expectativas llega el PSOE a la cita con las urnas? ¿La ley de amnistía, tan contestada, va a determinar los resultados?

–El PSOE pertenece a la gran familia política de la socialdemocracia europea, Pedro Sánchez es un líder reconocido, ha ejercido con dignidad y eficacia la presidencia española con un resultado indiscutible. Somos un país con gran reputación de europeísmo que ha sacado adelante 70 actos legislativos en los seis meses de presidencia, incluso con unas elecciones anticipadas en julio, en una Europa cada vez más compleja y más diversa. Por tanto tenemos toda la confianza puesta en que vamos a las elecciones europeas a crecer en número de votos y escaños, ganar el liderazgo y por tanto cambiar las cosas a mejor. Respecto a la proposición de Ley Orgánica de Amnistía en tramitación, es notorio que las derechas se han lanzado en tromba para perseverar en la estrategia de degüello que practican sin miramientos ni tregua desde el minuto uno que gobierna Pedro Sánchez, intentando por todos los medios dañar la reputación de España y nuestro prestigio como democracia sólida y confiable. Esto es profundamente injusto pero además está abocado al fracaso, porque cada vez que lo han intentado han recibido un vapuleo claro y rotundo en el Parlamento Europeo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios