Foto de archivo del eurodiputado del PP Gabriel Mato. / EFE/Ramón de la Rocha

Mato: «La Presidencia española de la UE no puede ser un ejercicio unilateral de narcisismo por parte del Gobierno»

El eurodiputado también defiende que uno de los retos de España es reforzar la relación entre la Unión Europea y América Latina, y con los países del norte de África

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El eurodiputado del Partido Popular Gabriel Mato participó este miércoles en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander. Concretamente, fue protagonista de la ponencia ' La perspectiva del Parlamento europeo para la próxima Presidencia española' que organizó el Consejo Federal Español del Movimiento Europeo de la UIMP.

En su intervención, el eurodiputado canario sostuvo que la Presidencia de la UE el segundo semestre de 2023 «es una gran oportunidad para España, no para el gobierno de España». «La Presidencia española no puede ser un ejercicio unilateral de narcisismo por parte del Gobierno, sino que debe incorporar a amplios sectores de la sociedad española en su desarrollo y organización», agregó Mato.

En este sentido, recordó que «cualquier intento de utilización partidista o manipulación, muy especialmente por parte de quien tiene la responsabilidad de liderar este esfuerzo colectivo, haría un enorme daño a la reputación de España en el ámbito europeo».

Mato explicó que el verdadero reto del Gobierno es incorporar en la agenda temas que puedan dejar la impronta de España durante el semestre. Como ejemplo, expuso la necesidad de reforzar la política exterior entre la Unión Europea y América Latina, así como los países del norte de África.

El eurodiputado también insistió en que debe ser el Congreso de los Diputados el que defina los temas que abandera España durante su Presidencia. «Sin embargo, y teniendo en cuenta los precedentes de las Estrategias españolas de Política Exterior y de Defensa aprobadas esta legislatura y la tendencia de este Gobierno a la imposición en todos los frentes, dudo mucho que haga por primera vez las cosas como las debe hacer», lamentó.

Los grandes retos de la Unión

Durante la ponencia, Gabriel Mato explicó que el rol que juega la Eurocámara durante la Presidencia española es el mismo que ha jugado hasta la fecha.

«El Parlamento Europeo no tiene una perspectiva específica de la Presidencia española. O, dicho de otro modo, tiene la misma importancia que para cualquier otra Presidencia semestral: que se tengan en cuenta los grandes asuntos que de forma cotidiana se estudian y debaten en el Parlamento Europeo, la única institución europea directamente elegida por los ciudadanos», matizó.

El eurodiputado resumió en cinco los grandes asuntos que afronta Europa en estos momentos. El primero, la seguridad y la defensa de Europa. La crisis generada por la guerra en Ucrania pone de relieve la necesidad de establecer una unión de defensa, tal como lo aprobó la Eurocámara. Una «autonomía estratégica» que tiene como objetivo general garantizar «un enfoque holístico de la política exterior, de seguridad y de defensa de la Unión, y su participación en la aplicación y el control del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz y la Brújula Estratégica».

Crisis energética

El segundo gran asunto que afecta a la Unión es la crisis energética. Las restricciones de acceso a gas ruso y el consecuente incremento de precios amenaza con problemas de abastecimiento.

Ante este escenario, el eurodiputado insistió en la necesidad de que la UE apueste por la autosuficiencia energética, abordando la posibilidad de construir nuevas centrales de energía atómica o buscar formas más seguras y eficaces de aprovechar el gas y el medio ambiente.

El tercer gran asunto que afectará a la Unión Europea es la crisis económica. Las consecuencias de la guerra de Ucrania se agudizarán en los próximos meses. Esto obligará a muchos Estados miembros a aplicar medidas de ajuste, al tiempo que tendrán que ejecutar de forma eficaz lo fondos Next Generation.

En cualquier caso, apuntó, «la UE tiene poco que hacer salvo en materia de política monetaria para tratar de revertir el impacto de la inflación e instar a los Estados a ser responsables, proponiendo medidas contracíclicas».

Recuperar la confianza

El eurodiputado también hizo alusión a la juventud como uno de los grandes asuntos que tendrá que abordar la UE, recordando que este ha sido uno de los grupos más golpeados en los últimos tiempos.

«El Parlamento siempre ha apoyado la cooperación estrecha entre los Estados miembros en el ámbito de la política de juventud. Ha asumido un papel muy activo en la elaboración de la política de juventud con la puesta en marcha de diversas resoluciones: Garantía Juvenil, fomento del emprendimiento juvenil a través de la educación y la formación, el empleo juvenil, políticas de competencias para combatir el desempleo juvenil, repercusiones de la COVID-19 en los jóvenes y el deporte», comentó.

Por último, Mato enfatizó en la necesidad de fortalecer la confianza en las instituciones y los políticos. Recordó que en un contexto como el actual, dominado por la incertidumbre, es fácil, por ejemplo, que proliferen movimientos extremistas y populistas.

«En el Parlamento Europeo estamos muy concienciados con esos problemas y creemos imprescindible que las Presidencias del Consejo de la UE lancen mensajes claros al respecto. También la Presidencia española», señaló el eurodiputado canario.