Imagen de archivo de un barco de prospecciones petroleras. / ARCADIO SUÁREZ

Marruecos retoma las prospecciones de petróleo y gas al sur de Canarias

Ha suscrito un acuerdo con una empresa israelí para explorar un área de 109.000 kilómetros cuadrados en aguas del Sáhara Occidental

LORETO GUTIÉRREZ Madrid

La Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas de Marruecos (ONHYM) ha cerrado un acuerdo con la empresa israelí Ratio Petroleum Partnership para la exploración de potenciales bolsas de petróleo y gas en el bloque oceánico denominado Dajla Atlantique, con un área de 109.000 kilómetros cuadrados que abarca aguas del Sáhara Occidental y del sur de Canarias.

El acuerdo se firmó el 24 de septiembre, según dio a conocer el sitio especializado israelí Energia News, y concede el 100% de los derechos de exploración a la filial Ratio Gibraltar durante ocho años, que se podrán prorrogar durante dos años más si la empresa israelí descubre petróleo o gas en la costa atlántica hasta una profundidad de aproximadamente 3.000 metros, según consta en el informe de la ONHYM difundido por la prensa marroquí. Ratio Gibraltar obtiene el 75% de las participaciones y la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas de Marruecos se queda con el 25% restante.

  • Firmado El acuerdo del 24 de septiembre otorga los derechos de exploración a Ratio Gibraltar por 8 años prorrogables.

  • Explotación Se fijan también condiciones para dar licencia a la empresa israelí para extraer los recursos que encuentre.

  • Disputa Marruecos y España tienen pendiente de resolver el contencioso por la ampliación de la plataforma continental

El informe, de 14 páginas, señala asimismo que el acuerdo -cuya entrada en vigor está sujeta aún a la aprobación del Ministerio de Energía de Marruecos y de la Comisión de Auditoria y Partenariado- fija también las condiciones en las que Ratio Gibraltar podría obtener licencias para la explotación y producción del petróleo y gas que pueda hallarse en la zona. En cumplimiento de la ley vigente en el país vecino, el Estado marroquí recibirá una participación del 7% si el petróleo se descubre a más de 200 metros de profundidad con una producción de más de 500.000 toneladas, y un 3,5% para una producción de gas natural de más de 500.000 metros cúbicos.

El bloque oceánico de 109.000 kilómetros cuadrados se extiende en su vertiente oeste delimitada por la franja costera desde la ciudad de Dajla hasta la frontera con Mauritania, en aguas del Sáhara Occidental, sobre las que Marruecos no tiene reconocida la soberanía en tanto que no se ha resuelto el conflicto de descolonización pendiente en la ONU. El pasado mes de septiembre el Tribunal General de la Unión Europea con sede el Luxemburgo ya anuló el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos porque incluía aguas del Sáhara Occidental y dio la razón al Frente Polisario al considerarlo ilegal.

El acuerdo para la exploración de hidrocarburos que Marruecos ha suscrito con la empresa israelí reabre asimismo el contencioso con España por la ampliación de la plataforma continental, ante la posibilidad de que las prospecciones puedan afectar a aguas que están en disputa. En enero de 2020 la Cámara de Representantes marroquí aprobó por unanimidad dos leyes que de forma unilateral amplían las 12 millas de aguas territoriales a lo largo del Sáhara Occidental y establecen una Zona Económica Exclusiva (ZEE) de 200 millas que se solapa con la ZEE española en las aguas que rodean el archipiélago canario. Marruecos pretende además extender hasta las 350 millas su plataforma continental -en la que se obtiene el derecho de explorar y explotar los recursos naturales del subsuelo marino-, una aspiración que choca también con la ampliación de la plataforma continental al suroeste de Canarias que el Gobierno de España solicitó en 2014 ante la ONU, aún pendiente de resolución. En el área en la que confluirían las plataformas de ambos países y sobre la que Marruecos quiere hacer vales sus «derechos exclusivos y soberanos» abarca una zona de importantes yacimientos minerales, como el monte submarino Tropic, al sureste de la isla de El Hierro, en el que se han hallado grandes reservas de cobalto y telurio, aunque de complicada extracción con la tecnología actual.

La ampliación de fronteras marítimas aprobada por Marruecos tiene nula validez jurídica en aplicación del derecho del mar, porque no existe acuerdo con España. Tampoco en lo que respecta a la ampliación de la plataforma continental, que debe ser aprobada por la Comisión de Límites de la ONU.

CC pide la comparecencia de Albares

El senador de CC por la Comunidad Autónoma de Canarias, Fernando Clavijo, instó ayer al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, a comparecer en la Cámara Alta tras darse a conocer el acuerdo suscrito entre Marruecos e Israel para hacer prospecciones en aguas del Sáhara Occidental y al sur de Canarias. El senador nacionalista se hace eco del informe emitido por la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas de Marruecos (ONHYM), sobre el acuerdo suscrito en septiembre con una reconocida empresa petrolera israelí que ha obtenido el 100% de los derechos de exploración a través de una filial en Gibraltar.

CC señala en una nota que ha sido la empresa israelí la que ha dado detalles sobre los términos del acuerdo entre ambos países, así como los permisos para llevar a cabo las prospecciones en un área de 109.000 kilómetros cuadrados que comprenderían aguas del Sáhara y de Canarias, que puede afectar a la Zona Económica Exclusiva (200 millas). «Es una situación gravísima», advierte el senador nacionalista. A partir de las informaciones sobre el informe de la ONHYM, Clavijo insta al ministro de Exteriores «a dar una explicación sobre este acuerdo y sobre las acciones del Gobierno del Estado para impedir el dominio de Marruecos sobre las aguas Canarias».

El también secretario general de CC considera que de confirmarse el acuerdo supondría «un grave atentado» a las ya tocadas relaciones entre España y Marruecos y confirmaría los planes de expansión del Reino Alauí algo más de un año después de aprobar dos textos legislativos para ampliar 200 millas su zona económica exclusiva y 350 millas la plataforma continental.