Los expedientes se acumulan tras diez días de huelga de Grecasa

23/01/2019

Los trabajadores denuncian que la empresa centra su interés en establecer servicios mínimos -que fueron anulados por la Inspección de Trabajo- y no les ha convocado para negociar

Diez días después de que los 134 trabajadores de Grecasa decidieran convocar una huelga indefinida, los pasillos de sus oficinas se encuentran «abarrotados» de notificaciones y expedientes sin tramitar. A día de hoy, ningún ciudadano puede solicitar, por ejemplo, un certificado para acreditar que se está libre de deudas. Las incidencias informáticas de la Agencia Tributaria Canaria no se gestionan y desde hace un mes no se emite ni una notificación electrónica. Las oficinas están bajo mínimos o cerradas.

Y ante este escenario, no existen visos de que la situación pueda mejorar en las próximas jornadas porque, tal como explica la presidenta del comité de empresa en Las Palmas y miembro del comité de huelga, Cristina Llamas (CSIF), la empresa no ha mostrado ningún interés por sentarse a negociar con los trabajadores para buscar respuestas a sus demandas.

La huelga se «recrudeció» ayer después de que la Inspección de Trabajo anulara los servicios mínimos impuestos por la Gerencia de Grecasa, circunstancia que llevó a los trabajadores que estaban en su puesto de trabajo a secundar el paro. Explica Llamas que preavisaron a la empresa de la huelga el nueve de octubre y no fue hasta el 14 de enero, un día antes de que empezara la movilización, cuando el gerente, Francisco Javier Mederos, avisó al comité de huelga de los servicios mínimos.

Sin embargo, éstos no fueron aceptados por los trabajadores por entender que eran «abusivos» ya que ellos no llevan a cabo servicios esenciales para la Comunidad Autónoma. Por este motivo, recurrieron a la Inspección de Trabajo, que declaró nulos los citados servicios mínimos establecidos por la empresa porque no se fijaron mediante un decreto.

La representante del CSIF denuncia que Grecasa está más interesada ahora en elaborar este decreto que en encontrar una solución al conflicto, ya que ni siquiera los han convocado para sentarse a negociar. Hasta ahora, explica, tampoco no se han podido reunir con la directora de la Agencia Tributaria Canaria, María Jesús Varona, ni con la consejera de Hacienda y presidenta del consejo de administración de Grecasa, Rosa Dávila, aunque sí mostró interés en conocer sus reivindicaciones en un encuentro informal la semana pasada, «pero no hemos vuelto a tener noticias suyas», explica la presidenta del comité de empresa de Las Palmas, Cristina Llamas.

Homologación

La principal demanda de los trabajadores de Grecasa es la homologación salarial con sus compañeros de la Agencia Tributaria, de quien dependen en la estructura administrativa. La presidenta del comité de empresa en Las Palmas, Cristina Llamas, señala que en 2018 cobran menos que en 2010 y su salario es entre un 13% y un 36% menos que el personal laboral. A ello se añade que tienen un horario más amplio y una mayor carga de trabajo, puesto que se han abierto nuevas oficinas sin contratar nuevo personal.

Critica además Llamas que Grecasa es la única empresa dedicada a la recaudación que no está homologada con la administración a la que pertenece, como ocurre, por ejemplo, con Valora, cuyas condiciones retributivas y laborales son las mismas del personal del Cabildo de Gran Canaria.

Este martes, en torno al 86% de los 134 trabajadores de la plantilla de Grecasa secundó la huelga aunque en La Palma, Fuerteventura y Tenerife, las oficinas estaban cerradas. De las 80 personas que trabajan en Las Palmas de Gran Canaria sólo estaban en su puesto dos trabajadores de recursos humanos y otros dos de Informática.

Denuncian asimismo que la empresa ni siquiera ha comunicado a los usuarios las posibles incidencias de la huelga y han sido los trabajadores quienes han «dado la cara» para explicar la situación.

  • 1

    ¿La votación interna en Podemos apoyará el Gobierno en solitario de Pedro Sánchez?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados