Borrar
El catedrático Moisés Simancas en la comisión parlamentaria de este lunes. Efe
Limitar la vivienda vacacional en zonas turísticas permitiría contar con 21.000 casas

Limitar la vivienda vacacional en zonas turísticas permitiría contar con 21.000 casas

El catedrático Moisés Simancas es partidario de una moratoria «sí o sí» a esta fórmula turística

B. Hernández

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 30 de abril 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El catedrático de Geografía e Historia Moisés Ramón Simancas se muestra partidario de establecer una moratoria «sí o sí» al alquiler vacacional en zonas turísticas porque es un «modelo anárquico» donde existe «un modelo consolidado».

En cambio, no ve conveniente una moratoria general. Además, propone limitar al 51% el alquiler vacacional en complejos de apartamentos que no cumplen con la unidad de explotación, de modo que el 49% restante supondría contar «inmediatamente» con 21.000 casas.

Simancas hizo estas consideraciones en la comisión de Reto demográfico y equilibrio poblacional del Parlamento, donde llamó la atención sobre el fenómeno de residencialización de las áreas turísticas y apuntó que el 10% población se asienta en el 2% del territorio, que son las áreas turísticas del litoral.

Por eso, entiende que es preciso empezar a plantear la convivencia del turista con el residente que, por razones laborales, se acaban empadronando. El reto, dijo el experto, es la convivencia y que estas zonas residenciales no se conviertan en guetos o infraviviendas. Para ello, señaló, se deben redimensionar los equipamientos e infraestructuras.

Además, mantuvo que en Canarias «no existe turismofobia» sino que el rechazo se debe a que el turista «se reparte» por el territorio y genera problemas ambientales.

Por su parte, el profesor honorario de Geografía Humana de la Universidad de La Laguna (ULL), José León García, también compareció en esta sesión para analizar el desarrollo demográfico e hizo hincapié en que Canarias ha pasado a ser una sociedad donde primó la emigración a la inmigración, que es basicamente laboral.

Al respecto, subrayó que el modelo de desarrollo de las islas «necesita una población que trabaje con bajos salarios y los migrantes aceptan esas condiciones».

Esta situación, dijo, se contrapone con los altos rendimientos del sector e instó al Parlamento «a hacer algo», porque hay un «margen enorme» para redistribuir la riqueza.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios