La nueva dirección del PSOE apuesta por Torres

20/06/2017

La nueva Ejecutiva socialista diseñada por Pedro Sánchez no oculta su preferencia por Ángel Víctor Torres para liderar el partido en Canarias, frente a las candidaturas de Patricia Hernández y López Aguilar, aunque Ferraz garantiza total neutralidad en el proceso de primarias.

Con la elección de los integrantes de la nueva dirección federal del PSOE, Pedro Sánchez ya dejó clara su apuesta por rodearse de quienes lo apoyan y comparten su modelo de partido, un criterio que quiere hacer extensivo a los liderazgos regionales de los progresistas.

En Canarias, las preferencias de la nueva Ejecutiva apuntan abiertamente a la candidatura del actual secretario insular de Gran Canaria, Ángel Víctor Torres, frente a las propuestas de los otros dos aspirantes, Patricia Hernández y Juan Fernando López Aguilar, que se posicionaron a favor de Susana Díaz en la batalla interna por el liderazgo del partido.

La incorporación de Héctor Gómez -hombre de máxima confianza de Pedro Sánchez en Canarias- a la Ejecutiva federal junto a Luc André en representación del PSC, refuerza la posición de Ángel Víctor Torres como la persona que mejor refleja el proyecto del nuevo PSOE en las Islas. Entre los socialistas canarios, sin embargo, son varios los sectores se arrogan el apoyo de Gómez y mantienen que su cercanía con Sánchez no implica que vaya a respaldar necesariamente a Torres para el liderazgo del PSC.

Por su parte, el representante canario en Ferraz asegura que al margen de cualquier preferencia o afinidad, la dirección del PSOE va a mantener una escrupulosa neutralidad durante todo el proceso de elección de líder de los socialistas canarios, porque «la decisión corresponde a los militantes» que elegirán en primarias. Gómez asegura que el equipo de Sánchez trabajará para que el proceso sea «lo mejor para el PSC».

La misma garantía de neutralidad dio ayer el portavoz del partido, Oscar Puente, quien aseguró que la dirección federal «no va a desactivar» en ningún las candidaturas que surjan de las bases, porque «iría en contra del proceso que acabamos de celebrar», pero tampoco les va a otorgar «un apoyo tácito».