Valido dice no temer a un PP que promete ser más guerrero

06/02/2018

La consejera de Políticas Sociales del Gobierno autonómico, Cristina Valido, restó ayer gravedad a que el Partido Popular (PP) anunciara su intención de endurecer su labor de oposición justo cuando hoy se empieza a tramitar el Proyecto de Ley de Servicios Sociales. Los conservadores prometen cambios sustanciales.

Los avisos que ha estado dando el Partido Popular (PP) sobre el Proyecto de Ley de Servicios Sociales desde que entrara al Parlamento no infunden temor a la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno autonómico, Cristina Valido. Al menos, es lo que trató de transmitir ayer a escasas 24 horas de que la ley se empiece a tramitar en la Cámara.

Valido redujo a «diferencias técnicas» las enmiendas avanzadas por los conservadores a través de las cuales pretenden darle la vuelta como a un calcetín al texto legislativo del Gobierno, como llegó a decir el presidente del PP, Asier Antona.

«En los contactos informales que he mantenido con los distintos portavoces -aclaró ayer la consejera-, no he visto que no hubiera voluntad de sacar adelante la ley, sino más bien preocupación por clarificar algunos aspectos», precisó.

Precisamente, el PP reivindica la necesidad de que en la futura ley las competencias que tiene cada administración estén claras, el establecimiento de un catálogo de servicios que defina las prestaciones y establecer una ficha financiera para garantizar su aplicación.

La consejera confió en que las enmiendas que los grupos parlamentarios presenten, sirvan para «mejorar el texto» y, en ese sentido, «el Gobierno está dispuesto a incorporar esas mejoras», aseguró consciente de que el Ejecutivo afronta el trámite en minoría parlamentaria.

Valido hizo estas declaraciones al término del Consejo de Gobierno al que dio cuenta de la reunión que mantuvo la semana pasada con el Ejecutivo Balear. Con él trató la necesidad de dar calidad al empleo en el sector turístico.

La responsable de Empleo reiteró el acuerdo para realizar un estudio sobre las condiciones de los trabajadores del sector en el que se refleje la siniestralidad, la peligrosidad y los requerimientos físicos para cada tarea. Por otra parte, la creación de una tarjeta profesional que recoja la formación específica sobre riesgos y vigilancia en la salud en cada puesto y por último, la posibilidad de una jubilación anticipada para «personas de edad avanzada». Instó a la conformación de la mesa de trabajo con el Estado, Andalucía, Baleares y Madrid.