La agenda social se pagará con los 73 millones de aumento fiscal

24/10/2019

La subida de impuestos caracteriza el primer proyecto de ley de presupuestos que el Gobierno presidido por Ángel Víctor Torres aprobó ayer, con 8.066 millones de euros disponibles para gastar de los cuales las «tres cuartas partes» se orientan a la agenda social prometida por el presidente y acordada con el resto de los partidos que lo sustentan.

Como esa agenda social ha sido «irrenunciable» para el Ejecutivo, éste ha decidido sufragarla con un incremento fiscal que reportará unos 73 millones a lo largo de 2020, según los cálculos hechos por la Consejería de Hacienda. «Sin revisión fiscal no podríamos presentar los incrementos destinados a luchar contra la exclusión social y la pobreza -la prestación canaria de inserción se dota de 18 millones adicionales a los consignados este año-, al cambio climático -6 millones frente a cero de este ejercicio- o a mejorar los parámetros sociales».

Así, tras las manifestaciones realizadas en los últimos meses, la subida fiscal se concreta respecto del impuesto general indirecto canario (IGIC), en la recuperación del medio punto del tipo general -del 6,5% actual al 7%. Igualmente, las telecomunicaciones pasarán de estar gravadas del 3% al 7% y los bienes de lujo, del 13,5% al 15%. En cuanto al recibo de la luz, las facturas con una potencia contratada menor a la de 10 KV se mantendrán en el 0% de IGIC, sin embargo la entregas de energía eléctrica pasará del 0% a 3%.

El Gobierno prevé obtener «cinco millones en el año 2022», indicó Rodríguez con los cambios introducidos en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Se crean dos nuevos tramos en la tarifa autonómica, una para rentas de entre 90.000 y 120.000 euros que pasarán a estar gravadas al 25% -un punto más que en la actualidad- y para rentas superiores a 120.000 euros, el tipo pasará del 24% al 26%.

Además, solo las rentas individuales por debajo de los 39.000 euros o las conjuntas de menos de 52.000 euros podrán mantener las deducciones por gastos médicos.

Sobre el impuesto de sucesiones y donaciones se elimina la actual bonificación general y pasará a ser progresiva en función del importe de la herencia. De esta manera, quedan exentas de tributación las transmisiones con un valor inferior a 300.000 euros y a partir de ahí, se inician los distintos gravámenes; a partir de 350.000 euros y cada vez que la cantidad se incremente 100.000 euros, se aplicará un 10% menos de bonificación.

También se subirá la fiscalidad sobre el tabaco que reportará unos «siete millones» y se incrementa igualmente las tasas a las máquinas recreativas.

El consejero de Hacienda dejó la puerta abierta a más cambios fiscales en 2020, con la creación de nuevas figuras tributarias aunque precisó que «no lo hemos discutido».

Al igual que sus antecesores, el presidente calificó estos presupuestos de «los más importantes de la historia de Canarias».

Ángel Víctor Torres los comparó con una «obra de orfebrería compleja» al registrar un incremento global de 211 millones frente al año anterior y ser «la primera vez que los gastos de personal -215 millones- crecen por encima». Pese a ello, destacó que «reordenando el gasto, difiriendo proyectos y con una política fiscal progresiva, que carga en las rentas altas y medias -precisó-, conseguimos un presupuesto que potencia como nunca las políticas sociales, que absorberán unos 6.037 millones, indicó.

En relación a la reordenación del gasto y las cantidades diferidas del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), Torres explicó que «en el presupuesto está consignada la mitad de la aportación anual, es decir, 80 millones»; antes del rechazo de los ayuntamientos a ceder su IGIC, se barajaron 100 millones.