Obstáculos y tentativas de recortes

11/07/2018

Las reticencias del Ministerio de Fomento a aplicar bonificaciones a los traslados de los canarios entre las islas y la península no son nuevas. Este es un repaso de los antecedentes que rodean la cadena de errores alrededor de la puesta en marcha del descuento del 75%.

Certificado en mano

Obligación incómoda. En septiembre de 2012 la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, aprobó la obligación de que los beneficiarios del descuento de residente presentaran el certificado de empadronamiento al subir al avión. Se mantuvo hasta que se implantó plenamente el sistema automatizado SARA.

Precio de referencia

En los PGE de 2013. El concepto de tarifa bonificable apareció por primera vez en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013, que en una disposición adicional autorizaba a la ministra de Fomento a fijar una tarifa máxima de referencia, a partir de la que no sería aplicable el descuento.

Recorte a los grupos

Nuevo intento frustrado. En mayo de 2016 el PP hizo un nuevo intento de limitar la bonificación a residentes, en esta ocasión con la justificación de aplicar la tarifa de referencia a los viajes de grupos o empresas. La reacción de Canarias y Baleares cerca de las elecciones frenó la medida.

REF económico

Amenaza de ruptura. El pasado mes de febrero, durante la negociación del REF económico que se tramita en el Congreso, el Gobierno de Rajoy coló otra vez la tarifa bonificable en la enmienda para aumentar la ayuda al 75%. CC y NC amenazaron con no apoyar las cuentas de 2018 y se dio marcha atrás.

Retraso injustificado

Ábalos da la sorpresa. Cuando se daba por hecho que el 75% entraría en vigor con los Presupuestos de 2018, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos anunció en el Congreso que harían falta al menos seis meses para cursar la autorización a la que obliga la enmienda que pactaron NC y PP.

Error de los técnicos

Nuevo encontronazo. Una vez decidida la vía del acuerdo de Consejo de Ministros para aprobar el 75% en julio y las aguas parecían calmarse, el real decreto que vio luz verde el viernes pasado volvió a retomar la tarifa bonificable. Fomento alega que fue un error técnico y se compromete a corregirlo.