Entrevista a Patricia Hernández, alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife

«Hay quienes dicen que soy el contrapeso a Román Rodríguez»

09/11/2019

Sumamente preocupado por las palabras que escoge, el consejero de Administraciones Públicas y portavoz del Gobierno se mueve como un prestidigitador a la hora de lanzar determinados mensajes. En el Partido Socialista se dio la instrucción no escrita de vigilar al vicepresidente y Julio Pérez es el elegido, aunque lo diga en tono jocoso, como si fuera un capricho del azar.

— A la luz de discursos políticos que cuestionan el Estado de las Autonomías, ¿teme una recentralización?

— El Estado de las Autonomías está tan asumido, integrado y vivido por los ciudadanos que sería muy difícil volver a un Estado central; me parece inimaginable. Otra cosa es que se introduzca en el lenguaje, por los problemas con Cataluña, una especie de mitin de barra de bar pero no deja de ser eso, un mitin de barra de bar. No creo que nadie piense, en serio, romper el Estado de las Autonomías.

— También era inimaginable tantas convocatorias electorales seguidas y fíjese cómo estamos...

— Pero son fenómenos distintos. Las convocatorias electorales tan seguidas, no diré que sean buenas, pero tampoco es un fenómeno exclusivo de España. El multipartidismo que ha aparecido hace mucho más difícil la conformación de mayorías parlamentarias y la formación de gobiernos, y exige de los partidos, que probablemente no estaban preparados, una cintura política que quizá no han tenido.

— Las autonomías han demostrado que el pacto entre opciones políticas distintas es posible. ¿Por qué cree usted que eso no ha ocurrido a nivel estatal? Por ejemplo, PSOE-Podemos

— Se confunde la información que tengo, que es poca, con el deseo. Lo primero que le digo: ojalá. Sin embargo, pienso que las dificultades habidas en Madrid no las hubo en Canarias. Aquí, tenemos una relación espléndida. Yo sé que va a publicar lo que le voy a decir aunque yo le diría que no lo hiciera, pero yo me llevo muy bien con Román Rodríguez, a pesar de que hay quienes dicen que me han puesto a mí para contrapesarle. Yaiza Castilla es entusiasmo y energía verdaderamente admirable, Noemí Santana, eficaz y constructiva....

— Entonces, los caracteres de las personas tienen importancia...

— ¡Sin lugar a dudas!.

— Lo pregunto por el mantra aquél de «los proyectos son más importantes que las personas»...

— Los proyectos son muy importantes; yo no votaría a una persona solo por sus cualidades personales. Yo apenas conocía al presidente. Habíamos formado parte de la Ejecutiva de José Miguel Pérez e incluso, alguna diferencia tuvimos. He descubierto que tiene una personalidad muy volcada en la búsqueda de puntos de encuentro y eso es un valor que sin duda facilita la consecución de acuerdos.

— ¿A cuántos socialistas les ha sorprendido el presidente del Gobierno?

— Yo no he dicho que me haya sorprendido. Si no pareciera propaganda política, diría que es la encarnación de los valores socialistas que queremos practicar así que, de sorpresa, nada. Conocía a Román, a Tere Cruz, a Chano, cuya capacidad de penetración, astucia e inteligencia política no es frecuente.....

— No será tan frecuente en la política de hoy...

— Eso lo dice usted que no me ha dejado seguir hablando de otros compañeros; hay gente muy buena en la política canaria.

— Usted que ha visto muchos PSOEs, ¿cree que el de ahora tiene meridianamente claro el modelo de país por el que apuesta?

—Lo tiene lo suficientemente claro como para hacerse cargo del Gobierno. He visto muchos PSOEs y una de sus características es la adaptación a las nuevas realidades.

— La última propuesta que ha salido del PSOE es la de una reforma federal de la Constitución...

— Cada vez me importan menos las palabras. ¿Cree que por llamarlo federal se resolvería el problema con Cataluña? Un mal de este tiempo es la simpleza. Todos buscamos una palabra cuando en realidad buscamos un modelo. Tengo muchos problemas para adaptarme a ese tipo de lenguaje porque creo que hay que explicar las complejidades que las cosas tienen.

—¿Hasta qué punto ha sido un oasis en las relaciones internas del Gobierno autonómico el hecho de faltarle un Ejecutivo en el Estado contra el que pelear en el caso de NC, con el que negociar en el caso del PSC?

— Usted parte de una concepción de la política de que hay que pelearse...

— Es lo que ha ocurrido siempre y, probablemente, seguirá ocurriendo...

— Nos ha perjudicado mucho no tener Gobierno en Madrid. Hoy, mientras se hace esta entrevista, estoy esperando por un ministerio que no diré cuál es al que le falta que la Abogacía de Estado le diga que puede tramitar un expediente del que depende una inversión muy importante para Canarias. Nos perturba muchísimo. No hace falta un contrincante para que un Gobierno se mida, eso es consecuencia de los largos años de mandatos de Coalición Canaria.

— Le voy a recordar su respuesta si se forma un gobierno estatal por un partido distinto al suyo...

—¡Dependerá de lo que haga!

— Entonces, no es por los años que llevaba CC gobernando...

— Exigiremos o no exigiremos dependiendo de lo que haga. Yo lo vería de otra manera: es responsabilidad del Gobierno de Canarias influir en el conjunto de España y de Europa.

— Tras un año de aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía, ¿para cuándo la constitución del Consejo de Justicia?

— No lo voy a postergar, pero, siendo importante, no es lo más importante. Me preocupa más resolver el complicadísimo problema urbanístico para construir el nuevo edificio judicial de Santa Cruz. Estoy ahora con usted y estoy preocupado porque no funcionan unos escáneres que hemos enviado a Lanzarote y llevan unos días sin dar servicio por falta de funcionarios.

—¿En qué consiste el Plan Estratégico de Memoria Histórica que figura en su presupuesto para 2020?

— No me atrevo a darle detalles porque la viceconsejera es la que lleva todo este asunto. Hay una línea presupuestaria para confeccionar el plan.

— ¿En qué consiste el Sistema de Dirección por Objetivos que dejó su antecesor en el cargo? ¿Lo mantiene?

— Consiste en que los funcionarios tengan claros los proyectos políticos a los que el Gobierno quiere concederles prioridad; en mi caso concreto, que tengan un sistema de evaluación, pero solo se puede evaluar lo que se puede medir.

—¿Va a extender a toda la Administración la vinculación de parte de las retribuciones de sus empleados a la consecución de objetivos?

— Tendremos que hacer una nueva Ley de Función Pública, ése será el momento de ver si vamos por ahí o no. Es complicado porque hay que establecer los criterios y, por supuesto, se necesita evaluación. De todas formas, va a ser prácticamente imposible introducir cualquier sistema con los índices de interinidad que hay en la Administración. Lo urgente es ponerle remedio.

— La ley de altos cargos y buen gobierno, ¿está olvidada, verdad?

— De ninguna manera. En el discurso de investidura está el desarrollo de un código de buenas prácticas, la transparencia que no debe ser un añadido sino un ambiente...

— Pues usted tiene muchos agujeros en su área de Transparencia...

— En algunas cosas no hemos podido colgar información por problemas técnicos, o por los períodos que marca la ley para la actualización.

— ¿Por qué no publican el pacto de gobierno?

— Si lo quiere, se lo doy.

—Lo que se difundió fueron las «bases» el día en que se firmó en el Parque García Sanabria...

—Yo creo que no existe nada más.

— Algunos hablan de un ‘pacto B’ que recoge las discrepancias entre el cuatripartito...

—Si existe un ‘pacto B’, este consejero lo ignora.

— Si existiera, ¿lo diría?

— Naturalmente. Esos son cuentos chinos.

— Sobre los juegos y apuestas, ¿va a hacer cambios?

— Sí, vamos a hacer una nueva ley reforzando los servicios de inspección a través de la Policía Canaria. Pero más grave es lo que pasa en internet. Aun arriesgándome, le he pedido a la Dirección General de Seguridad que busque alguna manera de intervenir ahí, aunque es bastante complicado.