El Estado quiere evitar nuevas autorizaciones

El Gobierno del PSOE prohibirá realizar prospecciones en el mar

12/07/2018

La futura ley que ayer anunció la ministra de Transición Ecológica neutraliza el riesgo de que se reactive la búsqueda de petróleo en aguas canarias como la que llevó a cabo Repsol en 2014.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció este miércoles en el Congreso la intención del Gobierno del PSOE de prohibir todas las prospecciones de petróleo y gas en aguas de jurisdicción española, para proteger el ecosistema marino de los potenciales daños derivados de las actividades de exploración y explotación de combustibles fósiles.

Aunque Ribera no fijó un plazo para la aprobación de la ley con la que el Ejecutivo estatal prevé impedir la búsqueda de hidrocarburos en el mar, su puesta en marcha neutralizará el riesgo de que en el futuro se pueda reactivar la búsqueda de petróleo en aguas cercanas a Canarias, como la que ya llevó a cabo en 2015 la compañía Repsol frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote con gran contestación política y social.

La decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de vetar todas las prospecciones en el mar va en línea con la iniciativa legislativa que el grupo parlamentario socialista presentó a finales del año pasado en el Congreso, encaminada a prohibir la búsqueda de combustibles fósiles en aguas españolas y cualquier actividad de minería en los fondos marinos. La proposición de ley socialista, que no se llegó a tramitar bajo el mandato de Rajoy, servirá previsiblemente de base para los cambios que quiere llevar a cabo ahora el nuevo Gobierno del PSOE.

Autorizaciones de Soria

Fue precisamente bajo el anterior Ejecutivo del PP cuando el entonces ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, reactivó las autorizaciones a la compañía Repsol para llevar a cabo exploraciones frente a las costas canarias, que previamente habían sido paralizadas por la Administración de Zapatero.

Pese a la intensa campaña del Gobierno canario para tratar de impedir las prospecciones, que derivó en un fuerte enfrentamiento con el Estado, la multinacional petrolera empezó a perforar frente a las islas orientales en noviembre de 2014, aunque abandonó las exploraciones dos meses más tarde, al comprobar que el crudo hallado era escaso y de baja calidad, lo que no permitía rentabilizar su explotación.

Los permisos de investigación Canarias 1 a 9 que José Manuel Soria concedió a Repsol culminaron su vigencia en marzo de 2016, aunque no fue hasta más de un año después, en julio de 2017, cuando el Ministerio Industria publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la declaración de extinción de las autorizaciones por caducidad al vencimiento de su plazo.