CC OO, UGT e IC frenan el intento de imponer el teletrabajo público

18/05/2020

Las organizaciones sindicales mayoritarias en la Función Pública creen que se escatiman elementos de prevención que exigen las autoridades sanitarias para volver al puesto de trabajo presencial. Acusan al Gobierno de establecer el teletrabajo sin negociación previa

La Mesa General de Negociación convocada por el Gobierno autonómico para tratar sobre la reincorporación de los empleados públicos al puesto de trabajo acabó como el «rosario de la aurora», según aseguran varios representantes sindicales que participaron en ella.

Además de que muchos consideraron que se «escatimaban» elementos de protección recomendados por las autoridades sanitarias frente a la Covid-19, lo peor fue que «nos intentaron colar el teletrabajo y el sistema de dirección por objetivos sin quererlo negociar previamente», denuncia la secretaria general del sector autonómico de Comisiones Obreras, Ana González.

De esta forma, el viceconsejero de Administraciones Públicas, Alejandro Rodríguez, se tropezó con el rechazo de las organizaciones sindicales mayoritarias en la Función Pública, Comisiones Obreras (CC.OO), Unión General de Trabajadores (UGT) e Intersindical Canaria (IC) al documento que presentó para acordar la reincorporación el próximo día 25 de mayo de gran parte del personal que ahora mismo se encuentra trabajando a distancia. El Sindicato de Empleados Públicos (Sepca) y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csif) lo respaldaron.

En coincidencia con IC, CC.OO criticaron la intención del Ejecutivo de «saltarse la regulación del teletrabajo, cuando de lo que tenemos que hablar primero es de cómo están trabajando en estos momentos los empleados públicos».

El portavoz de Función Pública de IC, Rafael Rodríguez, subraya que los trabajadores están llevando a cabo «enorme esfuerzo para sacar la tarea adelante, durmiendo tarde y mal, saltándose el horario laboral, con sus propios ordenadores, su wifi y su teléfono personal». Si a ello se le suma la intención de aplicarle el sistema de dirección por objetivos, considera que es una «falta de respeto» y el intento de «volver a poner sobre el trabajador la carga de la prueba».

Ana González recuerda que el teletrabajo a distancia es «voluntario y reversible», características que «no se están aplicando».

Sin embargo, la versión ofrecida por Sepca es otra. Según su secretario general, Manuel González, en la reunión del pasado día 13 «se dijo que habría negociación del teletrabajo y que sería voluntario, a solicitud del trabajador y decisión del centro directivo correspondiente».

Asimismo, se estableció un sistema mixto -determinadas horas de presencia física en el puesto de trabajo y otras, a distancia- así como jornadas laborales flexibles vinculadas a la conciliación familiar. CC.OO instó a que los trabajadores que se acojan al sistema mixto que acudan a sus puestos «los mismos días de tal forma que si hubiera un rebrote, sea más fácil el rastreo y su control».

En cualquier caso, ninguno de los sindicatos consultados se manifiesta contrario a establecer el trabajo a distancia en la Función Pública, aunque Ana González incide en la necesidad de su regulación para evitar la «desigualdad que produce -las mujeres sufren una sobrecarga de trabajo puesto que son las que protagonizan las obligaciones familiares y domésticas- y la «ausencia del grupo».

Por ello, la representante de CC.OO advierte que si el Gobierno no presenta una propuesta de negociación «tomaremos nosotros la iniciativa».