María Australia Navarro habla con Manuel Domínguez durante un pleno del Parlamento regional. / EFE

Génova cierra el acuerdo para que Domínguez asuma en enero la presidencia del PP canario

La dirección nacional apuesta por Poli Suárez como secretario general para garantizar el equilibrio territorial de la nueva ejecutiva

LORETO GUTIÉRREZ Madrid.

La dirección nacional del PP tiene «absolutamente cerrado» un acuerdo para llevar a cabo una profunda renovación del partido en Canarias sin enfrentamientos internos, que pasa por la designación de Manuel Domínguez, líder del PP tinerfeño y alcalde de Los Realejos, como único candidato a la presidencia regional en sustitución de Australia Navarro. Génova da por alcanzado así su objetivo de que haya una sola candidatura de consenso y que se cumplan las directrices marcadas por el secretario de Organización, Teodoro García Egea, para evitar estridencias y lanzar un mensaje de unidad interna tras la Convención Nacional del partido, celebrada a finales de septiembre. La decisión se tomó en una reunión con los presidentes insulares, en la que se coincidió en la conveniencia de un cambio de rumbo para dinamizar el partido y dejar atrás la etapa de Navarro.

Fuentes cercanas a la dirección nacional ven bastante probable asimismo que el presidente del PP de Gran Canaria, Poli Suárez -cuyo nombre se barajó también como posible sustituto de Navarro- se convierta en el próximo secretario general regional. Con este movimiento se intenta compensar que la presidencia se traslade ahora a la isla de Tenerife, cuando es en Gran Canaria donde el partido cuenta con mayor respaldo electoral y obtiene mejores resultados. Génova siempre vio a Domínguez como la figura que más consenso interno concita en las islas para asumir el liderazgo del partido, pero el hecho de que sea un dirigente de Tenerife retrasó la decisión para buscar una fórmula de equilibrio territorial que satisfaga a todos los sectores.

CÓNCLAVE PENDIENTE

  • Calendario El congreso regional de los populares canarios se va a celebrar en la segunda quincena del mes de enero.

  • Reunión En los próximos días está previsto que se reúna la Junta Directiva Regional para concretar la fecha del cónclave.

  • Consenso La dirección nacional considera que Domínguez es quien concita el mayor respaldo para asumir el liderazgo.

  • Sin ruido Génova tiene garantías de que Australia Navarro asumirá con total normalidad su relevo de la presidencia.

El congreso regional en el que tienen que concretarse los cambios aún no tiene fecha concreta, pero una vez pactada la candidatura única y garantizado un cónclave tranquilo, se apunta ya con toda probabilidad a la segunda quincena de enero. Aunque inicialmente estaba previsto que se celebrara antes de que acabase el año ya se había asumido que tendría que ser a principios de 2022, porque los estatutos del partido exigen que haya un margen de 45 días entre la convocatoria y la celebración. Una vez que otro de los congresos regionales que el PP ha dejado pendiente para el año que viene, el de Castilla y León, se ha fijado para el fin de semana del 16 de enero, el cónclave canario se celebrará bien el tercer fin de semana del mes o como muy tarde el último. Está previsto que se convoque una reunión de la Junta Directiva Regional a lo largo de los próximos días, en la que se cerrará la convocatoria del congreso.

Tras comunicarle la decisión personalmente, Génova cuenta con garantías de que Navarro, que se convirtió en presidenta del PP canario en 2019 tras la salida de Asier Antona por pérdida de confianza de la dirección nacional, va a asumir con total normalidad un relevo que el partido considera necesario para ampliar sus expectativas electorales a medio plazo, especialmente de cara a las elecciones autonómicas de 2023. Hasta ahora Navarro no se ha pronunciado públicamente sobre su sustitución, salvo para señalar que llegado el momento deben ser los militantes quienes tomen la palabra en el congreso regional.

En línea con la consigna de Génova de evitar el ruido antes del congreso, el PP canario evitó valorar hace dos semanas el comunicado que publicó un grupo de exdirigentes del partido en Gran Canaria en la etapa de José Manuel Soria, en el que criticaban la falta de autocrítica, calificaban de «agotada y desnortada» a la actual dirección regional y pedían un cambio de personas y de discurso para impulsar un verdadero cambio en el PP canario.