Derechos Sociales distribuyó 7,7 millones a ONG del IRPF de 2019

La Consejería ha respondido a las criticas de PP y CC por los recortes al tercer sector y puntualiza que quiere mejorar el sistema «heredado» para que las entidades tengan estabilidad

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ

La Consejería de Derechos Sociales financió con cargo al IRPF social de 2019 proyectos de organizaciones no gubernamentales por 7,7 millones de euros, y dejó fuera iniciativas de estas entidades que sumaban 12,3 millones por no contar con más recursos. Tras las denuncias de los grupos de Coalición Canaria y del Partido Popular por la merma que han sufrido las ONG para desarrollar sus iniciativas con los colectivos más vulnerables, el departamento que dirige Noemí Santana ha puntualizado que se han aumentado los fondos dirigidos a estas organizaciones y recuerda que la convocatoria del IRPF de 2019, «que los nacionalistas negociaron con Madrid», se incrementó ligeramente al pasar de 6,9 millones a los 7,7 millones distribuidos.

Para la convocatoria de este año, puntualiza la Consejería, se está negociando con el Gobierno central y confía en que «los fondos aumenten y haya un reparto más equilibrado». Además, hace hincapié en que los recursos propios que se destinan a estos mismos fines, «se están incrementando». De hecho, apunta Derechos Sociales, «ahora está abierta la convocatoria de la Dirección General de Derechos Sociales, que aumenta un 52% respecto al ejercicio anterior» y alcanza un montante de 6,4 millones de euros.

En cualquier caso, este departamento del Gobierno de Canarias tiene pendiente de cara al futuro cambiar de forma «definitiva» este sistema «heredado» y que las entidades del tercer sector puedan trabajar con estabilidad. En este sentido, plantea «mejorar el reparto» de los fondos provenientes del IRPF para que sea más equilibrado y «reconozca las singularidades de Canarias», en especial los altos datos de pobreza y exclusión social.

Plantea asimismo adelantar la convocatoria correspondiente al ejercicio de 2020 para que las ONG puedan contar con los fondos desde principios del próximo año y avanzar en el denominado «modelo de concierto social» que permitirá a las administraciones públicas concertar servicios sociales esenciales con entidades del tercer sector, dando estabilidad en el tiempo, «de tal manera que estas organizaciones no tengan que depender de las subvenciones».

Asimismo, está en el plan de trabajo de la Consejería de Derechos Sociales seguir incrementando la inversión destinada a las convocatorias propias con organizaciones no gubernamentales para financiar proyectos de atención a los colectivos más vulnerables de la comunidad autónoma.