Dávila se opone al nuevo déficit que impide gastar 600 millones

20/07/2018

Canarias votó en contra de la senda de estabilidad para el periodo 2019-21 que la ministra de Hacienda llevó al Consejo de Política Fiscal y Financiera y exige una regla de gasto «más flexible y personalizada» para poder destinar el superávit a mejorar los servicios públicos esenciales

ETIQUETAS:

La consejera de Hacienda del Gobierno de Canarias, Rosa Dávila, votó ayer en contra del nuevo objetivo de déficit propuesto por el Gobierno del PSOE en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), por entender que el aumento de dos décimas -del 0,1 al 0,3- solo beneficia a las regiones incumplidoras e impide incrementar en 600 millones de euros los presupuestos autonómicos de 2019.

«Nuestro voto ha sido un ‘no’ rotundo», señaló Dávila al término del primer CPFF presidido por la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, «porque resulta profundamente injusto que un trato igual para todas las autonomías limite el gasto de unos recursos que se podrían destinar a los servicios públicos esenciales», añadió.

Canarias es una de las autonomías que mejor cumple los criterios de estabilidad y ya ha alcanzado el superávit, por lo que el incremento del objetivo de déficit para 2019 en dos décimas «es un premio para las regiones que no han cumplido y que beneficia especialmente a Cataluña y Valencia», expuso la consejera, «pero a nosotros no nos sirve, es un traje hecho a medida para las autonomías que no se han ajustado a los objetivos fijados», recalcó.

En esta línea, Dávila reclamó a la ministra de Hacienda la flexibilización de la regla de gasto, para que Canarias pueda revertir su superávit en financiar la sanidad, la educación y los servicios sociales, tras varios años en los que los que se han impuesto recortes a los ciudadanos para cumplir con los criterios de estabilidad establecidos por ley. «Ha llegado el momento de que el Estado flexibilice la regla de gasto», expuso, «no tiene sentido que se mantenga una limitación que impide revertir fondos a las cuentas autonómicas», añadió.

La consejera reclamó también que la flexibilización de la regla de gasto vaya acompañada de una personalización ajustada a cada autonomía, de forma que se permita mayor gasto a las comunidades que tengan menor déficit o menor volumen de deuda, dos condiciones que Canarias cumple con holgura.

Para poder destinar el margen de 600 millones -entre superávit y ampliación del déficit- a «mejorar la vida de los canarios», Dávila considera que se deben tener en cuenta parámetros socioeconómicos como el nivel de renta, el desempleo o la tasa de pobreza. Entiende además que flexibilizar la regla de gasto es «perfectamente posible» con la actual Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. «El Gobierno estatal puede y debe adecuar la regla de gasto a las circunstancias de cada comunidad autónoma», aseguró.

Canarias solo obtuvo de la ministra de Hacienda el compromiso de «analizar» la posible modificación de la regla que limita el gasto para dotarla de mayor transparencia -tal como propone también la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef)-, pero sin garantías de que a corto plazo pueda haber una flexibilización individualizada que pueda aplicarse en los próximos presupuestos autonómicos. «Vamos a estudiar la modificación de la regla de gasto, ya veremos en qué sentido», expuso la ministra Montero, «para que se puedan utilizar esos recursos y que se alguna forma las autonomías que no tienen déficit se puedan beneficiar del esfuerzo importante que han realizado», añadió. Dávila también le reclamó que apruebe ya el documento de propuesta del nuevo sistema de financiación.

  • 1

    ¿Le parece correcto que Pedro Sánchez gobierne a base de decretos si no consigue apoyos para el presupuesto de 2019?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados