Consejero de Transición Ecológica

«La corrección del decreto del gas nos da autonomía para decidir»

El error que abría la puerta a la posibilidad de instalar regasificadoras queda zanjado y sin ambigüedades, pese a las críticas de NC

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

La modificación a la disposición cuarta del Real Decreto 6/2022 por el que se establecen medidas urgentes ante la guerra de Ucrania solo ha conseguido satisfacer las exigencias de una parte del Gobierno.

El texto elimina la autorización administrativa previa para la instalación de regasificadoras que tuvieran como destino principal la alimentación de gas natural a centrales térmicas.

–¿Queda aclarado el error o todavía caben interpretaciones?

–Está completamente subsanado y mejorado. Antes del Real Decreto, cualquier regasificadora necesitaba una autorización administrativa previa y para ello se pedía opinión a las administraciones públicas. Al desaparecer, también lo hacía la consulta y por tanto no teníamos capacidad de maniobra, lo que abría la puerta a la comercialización del gas.

Ahora se introduce un matiz: se tiene que tener en cuenta la planificación de la transición energética de las administraciones competentes, de Canarias y España.

–¿No estaban ya claras esas competencias?

–No están definidas en ningún sitio. Ahora tenemos más autonomía: hemos pasado de opinar a decidir. Eso fortalece mucho la posición del Gobierno de Canarias sobre la no comercialización del gas. Tenemos que tener en cuenta que si se suprimiese el texto, como defiende NC, volveríamos a esa situación inicial.

Energía

«Habría que multiplicar por diez las infraestructuras que tenemos de renovables para ser autosuficientes»

–¿Está el Estado en sintonía con la estrategia energética canaria?

–Totalmente. Aquí no hay ningún tipo de divergencia y puedo poner varios ejemplos: los 466 millones de fondos europeos destinados para la estrategia de energía sostenible, la financiación del 100% del salto de Chira, el impulso que se quiere dar a la eólica marina, de manera que el archipiélago sea el primer territorio de toda España donde se saque a subasta la implantación de aerogeneradores marinos... Si alguien quiere buscar fisuras en este sentido lo tiene difícil.

–En cualquier caso, resulta contradictorio mezclar el gas y las energías renovables.

–Es que nunca hablamos del gas ciudad. No hay una ley que prohiba el gas y está contemplado desde el año 98. Lo que planteamos es que no es necesario un mercado gasista y que se requiere la autorización del Gobierno.

–Pero sí se habla del gas como una energía de «transición».

–El gas natural es una energía de respaldo. El hidrógeno también es gas. Ahora mismo tenemos que cambiar 120MW de grupos electrógenos de centrales térmicas en Gran Canaria y 80MW en Tenerife porque no se ha actualizado su mantenimiento desde 2013. Eso significa que muchos han sobrepasado su vida útil y, si no se hace, habrá más apagones.

Los nuevos grupos que se van a colocar en Canarias serán más pequeños, más flexibles, más modernos... y estarán preparados para quemar hidrógeno verde, pero no tenemos la suficiente capacidad para generar esa energía con las renovables, así que mientras tanto habrá que complementarlo con gas natural.

Sin embargo, no procederá de un mercado sino que se comprará a modo de autoconsumo e irá perdiendo peso con el tiempo.

Costas

«Nos preocupa más conseguir los recursos suficientes que firmar el acuerdo en verano»

–¿Cuánto necesitaríamos para llegar a esa autosuficiencia?

–Para que podamos ser 100% autosuficientes con energías limpias tenemos que multiplicar casi por diez el número de aerogeneradores, placas solares y potencia renovable que hay actualmente. Eso no se hace de la noche a la mañana.

Además, la demanda va en aumento. Por ejemplo, con la penetración del vehículo eléctrico vamos a pasar de una demanda energética de entorno a unas 5.000 GW/h al año y nos vamos a colocar en 9.000.

Las renovables no son suficientes para abastecer esa demanda así que está claro que de aquí a 2030 tendremos aún centrales térmicas. La idea es que su potencia se rebaje a la mitad para entonces.

–¿Teniendo en cuenta estas dimensiones, podrá cumplir Canarias con los objetivos?

–Tenemos todo perfectamente trazado. En Canarias se ha hecho un ejercicio de planificación que no se ha hecho en ningún otro territorio: 2.500 páginas, ocho estrategias distintas y una hoja de ruta trazada para 2040. La diferencia de este gobierno con los anteriores es precisamente la planificación. Sabemos que es difícil, pero no imposible.

–Volviendo al asunto de las competencias, ¿se ha avanzado en materia de Costas?

–Ha habido un adelgazamiento de los recursos de todas las administraciones públicas desde la última crisis de 2008, y está claro que los recursos que tiene Costas no son los ideales. Por eso la pelea ahora es por que esas competencias sean transferidas con los recursos necesarios porque, sin eso, solo se estaría trasladando a Canarias la misma gestión deficiente que se ha hecho en el Gobierno de España.

Retos

«No es fácil cumplir con los objetivos pero tampoco imposible. Tenemos una hoja de ruta clara y un gran ejercicio de planificación»

–¿Estarán solucionados esos flecos para verano, como se prevé, o habrá más retrasos?

–Estamos trabajando en ello. No sé si llegará a tiempo o no, aunque ese es el objetivo. Insisto, no nos preocupa tanto el tiempo sino tener los recursos suficientes. No porque no se quiera, sino porque directamente no hay. En todo el Estado hay un único arquitecto para informar sobre los instrumentos de planeamiento... Habrá que crear más puestos.

–El problema es que mientras se estanca la transferencia también lo hacen los proyectos.

–Sí ha habido retrasos en los proyectos pero vienen ligados a esa falta de recursos. Si se hace la transferencia y no se nos dota de personal el problema no se va a solventar. Es mejor hacerlo bien.

–Queda poco más de un año para el fin de la legislatura. ¿Qué retos se marca su consejería?

–Terminar de aprobar el marco legislativo que hemos iniciado. Por un lado, que el Parlamento apruebe la Ley de Cambio Climático y poder entregar nosotros lo antes posible la Ley de Biodiversidad y Economía Circular. Por otro lado, finalizar entre junio y julio la propuesta de ordenación territorial de la Palma, de la zona afectada por la erupción.