Cabildos y alcaldes exigen poder gestionar su superávit

31/03/2020

Las federaciones de municipios e islas hicieron llegar al presidente sus demandas para poder disponer de los recursos que tienen paralizados en los bancos y reclaman a la UE que flexibilice sus parámetros porque «no es momento de egoísmos»

Alcaldes y presidentes de cabildos quieren gestionar su superávit para atender sus propias necesidades sociales y económicas pero «hasta que no se flexibilicen» los criterios de estabilidad por el Estado y por la Unión Europea «no se pueden tomar decisiones». Es la conclusión de la reunión que ayer mantuvieron la Federación Canaria de Municipios (Fecam) y la Federación Canaria de Islas (Fecai) con el presidente del Gobierno, Ángel Víctor Torres.

En la ya habitual ronda de contacto de los lunes, la presidenta de la Fecam y alcaldesa de Candelaria, María Concepción Brito, solicitó «una vez más» que se puedan desbloquear desde el Gobierno estatal los recursos que tienen las corporaciones locales para poder afrontar las consecuencias de esta crisis, y que están estimados en 4.500 millones. Los alcaldes entienden que tanto el superávit como los remanentes «son totalmente necesarios para poder afrontar las políticas sociales y las consecuencias económicas derivadas de esta situación», señaló Brito, quien valoró que el Gobierno de Canarias lidere esta demanda ante el Estado «para que podamos gestionar nuestro propio superávit».

Por su parte, el presidente de Fecai y del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, puntualizó que la autorización del uso del superávit deberá despejarse en los próximos días, una vez se defina una postura común entre los estados miembros. «Ya hemos acordado con el Gobierno canario un nuevo encuentro cuando conozcamos la postura definitiva de la UE y del Estado». y confía en que sea esta misma semana.

Tanto Brito como Curbelo demandan a la Unión que flexibilice la regla de gasto que permita desbloquear fondos «y que esa cadena de solidaridad» permita atender a los ciudadanos de manera adecuada. «No es momento de egoísmos», subrayó Curbelo, quien añadió su «preocupación» por la incapacidad de Bruselas de pactar una solución. «Necesitamos saber de qué recursos disponemos, porque no solo estamos inmersos en una crisis sanitaria, sino que para poder proteger la salud de los ciudadanos necesitamos aislarnos y eso conlleva una crisis económica y social». En su opinión, después de esta emergencia sanitaria, «los pobres serán más pobres, los parados serán muchos más y los cabildos y ayuntamientos necesitamos articular una estrategia económica que nos permita responder a todas estas realidades».