Víctimas y familiares del accidente de Spanair (d), con representantes del Gobierno de España, ayer en el simposio. / EFE

«Alguien debe obligar al Congreso a llevar el informe del JK5022 a la Fiscalía»

La presidenta de la asociación de víctimas, Pilar Vera, aseguró que la Cámara incumple las más elementales normas democráticas

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La Asociación de Víctimas del vuelo JK5022 de Spanair volvió a reclamar ayer justicia en la inauguración del simposio de la OACI y entiende que la vía para ello es que el dictamen de la comisión de investigación del Congreso sea enviado a la Fiscalía General del Estado, al Consejo de Estado y al Ministerio de Transportes. En este sentido, la presidenta de la organización, Pilar Vera, indicó que «ya conocemos la verdad, ahora queremos justicia». Este informe sí ha sido trasladado a la Fiscalía por la diputada de Podemos y presidenta de la comision, Meri Pita.

Para Vera, el Congreso -que señaló a 18 responsables vivos-, «sigue faltando a las más elementales normas de la democracia al no enviar el informe a la Fiscalía» y reclamó que «alguien obligue» a la Cámara a seguir este trámite. «Si se hizo todo bien, no tienen por qué tener miedo», dijo, y apostilló que «es fácil suponer que, con los votos negativos del Gobierno, lo que no ganaron por las buenas, lo intenten por las malas».

También reclamó justicia Rafael Vidal, uno de los supervivientes del accidente, que ayer ofreció su testimonio en el simposio y se preguntó qué «se está intentando ocultar» al no remitir el informa a la Fiscalía. En su intervención, Vidal afirmó que las víctimas necesitan una atención física y psíquica inmediata, pero también una compensación económica para resarcir los daños que no debe demorarse en el tiempo «porque necesitamos rehacer nuestra vida, que queda destruida completamente». Asimismo consideró preciso establecer mecanismos que equilibren las «abismales» diferencias que existen entre las víctimas y los fabricantes, operadores y compañías de seguros, de tal manera que las compensaciones fueran acordes a las pólizas que pagan «y no sean cantidades ridículas». Para ello, añadió, «hay que hacer cambios en la normativa».