Borrar
Un fotograma de la serie. Manolo Pavón
'30 monedas': una enloquecida partida de rol

'30 monedas': una enloquecida partida de rol

La segunda temporada de la serie de Álex de la Iglesia ha llegado a su final siendo la número 1 en la plataforma a nivel internacional. Personal a rabiar, siembra el caos en el espectador de manera consciente

Jueves, 14 de diciembre 2023, 09:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Álex de la Iglesia entiende el cine como un niño grande que, rodeado de juguetes, convierte sus sueños y pesadillas en pura diversión, en una realidad alternativa que manipula a su antojo desde la ficción. Rodar es jugar y vivir jugando es alimentar la fantasía de un niño interior desbocado que el cineasta bilbaíno desata detrás de la cámara. Vuelca multitud de ideas que explotan en '30 monedas', turmix de sus filias confesas, de Lovecraft a Carpenter, de 'El día de la bestia' a 'Balada triste de trompeta', pasando por el Necronomicon, Berlanga y Clive Barker. Esperpento, horror cósmico y humor negro se fusionan con un claro condimento, otra de sus grandes pasiones: los juegos de rol.

La serie apadrinada por HBO Max es una enloquecida partida de rol donde cualquier cosa puede ocurrir. No hay límites para la imaginación ni corsés narrativos, manda el plot twist, predomina la sorpresa y se desencadena el delirio en pos del entretenimiento. En pos de un caos que casa perfectamente con el espíritu de una propuesta que se despliega como el mapa de un juego de mesa. Es una mazmorra que invita al espectador a que cruce, como un jugador ávido de sensaciones, diferentes puertas que acceden a inesperados escenarios, como en un laberinto que hay que recorrer buscando llaves u otros objetos que permitan solucionar el puzzle. Por el camino, inevitablemente, toca eliminar a un gran número de enemigos hasta llegar al villano final, incluidos monstruos y criaturas impredecibles. El lote completo trae también consigo tecnología extraterrestre, en un clímax abracadabrante que deja el listón muy alto para la continuación de las tribulaciones del aguerrido padre Vergara y los atribulados habitantes de Pedraza.

En la segunda temporada de '30 monedas' el grandísimo malo de la función es Paul Giamatti, al que se le nota en el gesto lo feliz que se encuentra encarnando a un villano pasado de vueltas que casa perfectamente en la saga de James Bond. Su mirada de gurú dispuesto a todo con tal de sembrar el apocalipsis en la tierra es un punto a favor de la espiral de locura que pergeña De la Iglesia, único en su especie. No paran de pasar cosas en la serie, cada capítulo es un WTF para la audiencia entregada, con brutales guiños a los amantes del rol, la fantasía y el terror.

Asistimos a un parto propio de 'La cosa' y un pobre párroco es partido por la mitad en vertical como en el mejor gore de los 90. Los efectos físicos, a cargo del premiado Pedro Rodríguez y equipo, reyes del látex, conviven con la infografía para quemar nuestras retinas con un infierno doloroso, poblado de esclavos mutilados que supuran muerte y seres atormentados azotados por un hatajo de cenobitas escapados de 'Hellraiser'. La imaginería visual es incontestable, como lo es la capacidad del responsable de 'La comunidad' para desconcertar a un público acostumbrado a producciones diseñadas con escuadra y cartabón. Nada es previsible.

Tres fotogramas de la serie. Manolo Pavón
Imagen principal - Tres fotogramas de la serie.
Imagen secundaria 1 - Tres fotogramas de la serie.
Imagen secundaria 2 - Tres fotogramas de la serie.

Mantener como personaje principal a un Eduard Fernández resucitado, totalmente desfigurado, como un muerto viviente apesadumbrado que huele a mil demonios y acoge a una legión de cucarachas bajo la piel, se antoja un acto de valentía deliciosamente macabro. El reparto coral, con una magnífica alineación de intérpretes patrios, es una de las grandes virtudes de un descarado artefacto «rolero» que emplea las elipsis con descaro, fiel a su esencia, y deviene excesivo para la bueno y para lo malo.

'30 monedas' se presentó en el Festival Internacional de Cinema de Catalunya, más conocido como Sitges, donde Álex se siente «como en casa». La segunda entrega de su creación, co-escrita junto a Jorge Guerricaechevarría, avanzó entonces las nuevas incorporaciones en el casting, entre ellas la de Nawja Nimri, una youtuber de éxito especializada en fenómenos paranormales, una suerte de Iker Jiménez moderna con rastas a la que siguen numerosos fieles a sus extrañas doctrinas. También sale Carlos Areces por ahí, coronando un plantel de actores de reparto que recuerda a las mejores películas de Berlanga.

Giamatti, quien alterna proyectos de peso con propuestas más independientes, ha internacionalizado del todo un proyecto personal e inusual cuyos créditos siguen encabezando Miguel Ángel Silvestre, Macarena Gómez, Pepón Nieto y Megan Montaner. El relato, con música oportuna de Roque Baños, visita países como Italia, Estados Unidos, Francia o Reino Unido. Judas traicionó a Jesucristo por 30 monedas. 2000 años más tarde, vuelven a aparecer rodeadas de misterio. Fuerzas de la oscuridad las buscan, una por una, dando pie a un escenario de atmósfera turbia, sumamente inquietante y nihilista. Los ocho nuevos episodios de '30 monedas' ya están disponibles para el deleite de los fans del máximo artífice de 'Acción mutante'. ¿Hace una partidita de rol?

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios