https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

Lady Di, Isabel II y el príncipe Carlos en 'The Crown'. / RC

Los 10 mejores capítulos de todas las temporadas de 'The Crown'

La serie sobre la corona británica ha retratado la vida de Isabel II desde su coronación hasta los años 90

Rosa Palo
ROSA PALO

No hay mayor ficción que una monarquía. Será por eso por lo que 'The Crown' se ha consagrado como la mejor serie sobre la institución, y lo demuestra a lo largo de cinco temporadas en las que, además de revelar los entresijos de una de las entidades más complejas, antiguas e importantes del mundo, se pone de manifiesto el progresivo distanciamiento entre la Corona y el pueblo al analizar las reacciones de la familia real ante diversos sucesos históricos acontecidos en Gran Bretaña a lo largo del siglo XX.

10

Temporada 5 episodio 4

'Annus horribilis'

En 1992 se cumplieron los 40 años de Isabel II en el trono. Pero la fecha no se recuerda por ese dato, sino porque la propia Reina lo calificó como 'annus horribilis'. Y no es para menos: durante ese año, Isabel II tuvo que hacer frente al incendio del castillo de Windsor, al divorcio de dos de sus hijos (el del príncipe Andrés y Sarah Ferguson y el de la princesa Ana y Mark Phillips), a la separación entre los príncipes de Gales y al escandaloso libro que Andrew Morton publicó sobre Lady Di. Mientras, la princesa Margarita se reencuentra con su primer y verdadero amor, Peter Townsend (cuyo personaje nos regala la aparición de un maduro Timothy Dalton). Y ese reencuentro desencadenas una de las escenas más destacables de la quinta temporada: un agrio enfrentamiento entre Margarita (Lesley Manville) e Isabel II (Imelda Staunton) en el que la hermana pequeña culpa a la mayor de su infelicidad y de la de sus sobrinos. «Los diferentes no tienen cabida en esta familia», le dice. Y en esa agria discusión se sintetiza el complejo discurso sobre la vida privada de la familia real y su conflicto con las responsabilidades y obligaciones que se derivan del cargo.

9

Temporada 4 episodio 1

'Bastón de oro'

En el primer episodio de la cuarta temporada nos encontramos con dos de sus grandes protagonistas: una Diana Spencer jovencísima, a cargo de Emma Corrin, y una Margaret Thatcher recién llegada al poder, interpretada por Gillian Anderson. Y reaparece la figura de Lord Mountbatten, mentor, confidente, consejero y abuelo oficioso de un príncipe Carlos que no pasa por su mejor momento, ya que la Corona no apoya su relación con Camilla Parker Bowles (interpretada por Emerald Fennell, directora y guionista de la fabulosa 'Una joven prometedora'). Desafortunadamente, el IRA mata a Mountbatten cuando navega en un barco de pesca en compañía de su familia. Y el capítulo lo cuenta en un magnífico y tenso montaje paralelo en el que vemos a la Reina cazando, a Carlos pescando en un río y a Mountbatten capturando langostas en el mar. Tras su asesinato, Carlos recibe una carta de Lord Mountbatten en la que le recomienda que encuentre a una joven sin pasado, que conozca las normas y a la que la gente pueda adorar como princesa. Y el príncipe repara en Diana. El resto, es historia.

8

Temporada 1 episodio 4

'Fuerza Mayor'

Una niebla tóxica invade Londres durante cuatro días de diciembre de 1952. Churchill ha vuelto a ser elegido primer ministro y, preocupado tan solo por los asuntos internacionales, apenas hace caso. «Ya levantará la niebla», le dice a la Reina. Y continua sin prestarle mayor atención hasta que su joven secretaria es atropellada por un autobús que conducía a ciegas. Una vez más, y en otro capítulo formidable, la serie aprovecha los sucesos recientes de Gran Bretaña para contar la historia de sus gobernantes; en este caso, el inicio de la decadencia de Winston Churchill.

Kennedy en 'The Crown'. / RC

7

Temporada 2 episodio 8

Estimada señora Kennedy

La llegada a Londres de los Kennedy crea una enorme expectación. Pero la glamurosa primera dama norteamericana hace que la mujer más importante del Imperio Británico se sienta eclipsada a su lado. Y se siente aún peor cuando descubre que la considera una mujer de mediana edad tan poco interesante, tan poco inteligente y tan poco singular que el nuevo papel menor de Gran Bretaña en el mundo no es sorprendente, sino inevitable. Espoleada por esas palabras, la Reina reacciona y, en contra de las opiniones del Gobierno, acude a Ghana para intentar solucionar un conflicto de una forma muy poco convencional, alejada de su tradicional compostura y mucho más cercana al encanto frívolo de la norteamericana.

6

Temporada 2 episodio 9

'Paterfamilias'

El primogénito Carlos es un niño tímido, sensible, más interesado por el arte y la literatura que por los deportes de equipo. Su madre quiere enviarlo a Eton, próximo a Buckingham, pero su padre, para endurecerlo y alejarlo del boato de la corte, decide internarlo en Gordonstoun, el mismo colegio escocés al que él fue de joven. A partir de ahí se recrean las dos infancias, la del hijo y la del padre: ambos tienen en común que son dos chiquillos que crecen alejados de sus familias en un entorno hostil, pero si los desprecios, el trabajo físico y las duchas con agua fría acaban curtiendo al padre, no sucede lo mismo con el hijo, cuya debilidad enerva a Felipe de Edimburgo. «No seas tan puto cobarde», le llega a gritar en una escena, el culmen perfecto para un capítulo que constituye un excelente análisis de las relaciones paternofiliales, de la masculinidad más tóxica y de cómo una infancia puede marcar toda una vida.

5

Temporada 3 episodio 6

'Tywysog cymru'

En 1969, año en el que Carlos va a ser investido como Príncipe de Gales, el movimiento nacionalista galés está en plena ebullición. Para aplacarlo, deciden enviar al heredero a Gales durante un semestre para que conozca el país y aprenda el idioma. Su profesor será Edward Millward (Mark Lewis Jones), un republicano nacionalista que ni inclina la cabeza ante el príncipe ni le llama Alteza Real. A lo largo de las conversaciones entre profesor y alumno no solo va naciendo una amistad, sino que llega a producirse una progresiva identificación entre el heredero y el pueblo galés: ambos están gobernados por instituciones que no los conocen, que no saben cómo son, ni lo que necesitan, ni lo que quieren. Por ello, y en uno de esos grandes y solemnes momentos de capa de armiño que nos regala 'The Crown', el príncipe Carlos (un maravilloso Josh O'Connor) acabará añadiendo en su discurso una serie de frases escritas por él mismo en las que apoya la identidad de Gales como nación.

4

Temporada 2 episodio 5

'Marionetas'

La Reina acude a la fábrica de Jaguar a dar un discurso que resulta ser paternalista y anticuado. Lord Altrincham, un monárquico convencido y editor del 'National and English Review', lo escucha en la radio. Descontento ante el artificio de las palabras de Isabel II y la apatía y la indiferencia con las que son recibidas por los británicos, escribe un artículo donde tacha a la monarquía de sosa e ineficaz, incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos. Los medios de comunicación se hacen eco de las críticas de Altrincham y la Reina, alarmada ante los ataques públicos a su figura, se reúne con él. En una soberbia conversación, Altrincham le pide que abra la puerta a una monarquía más incluyente e igualitaria, y, sobre todo, que el pueblo pueda conocer a la Reina. Y así se pergeña el primer discurso de Navidad televisado, y la antigua presentación de debutantes es reemplazada por la 'Garden Party', una fiesta en la que el palacio abre las puertas a los ciudadanos. Posteriormente, la Casa Real reconocería el valor de los cambios que Lord Altrincham contribuyó a realizar en la institución.

La princesa Margarita en 'The Crown'. / RC

3

Temporada 2 episodio 4

'Beryl'

Perdida en su papel de segundona, la princesa Margarita (una descomunal Vanessa Kirby) se busca a sí misma. Y se aburre. Mucho. Tras frustrarse su romance con su primer gran amor, Peter Townsend, se dedica a ver pasar los días con más vino que rosas. Hasta que, en una fiesta, conoce a un grupo de personajes dedicados al arte, un tanto libertinos y ajenos a la vida de la corte. Entre ellos está Antony Armstrong-Jones, un joven fotógrafo (y atractivísimo, ya que está interpretado por Mathew Goode) que le descubre a la princesa el mundo que hay al otro lado de los muros de palacio. Y no hay momento más sensual, erótico y seductor en toda la serie que la escena en la que Armstrong-Jones lleva a la princesa a su estudio para fotografiarla: el gesto con el que le baja los tirantes del vestido, las miradas, las manos que se rozan mientras revelan juntos la fotografía, las luces que se apagan… alto voltaje.

2

Temporada 3 episodio 3

'Aberfan'

En 1966 sucede la terrible catástrofe de Aberfan: una avalancha de escombros de carbón sepulta el pueblo galés y acaba con la vida de 144 personas, niños en su mayoría. Con una formidable tensión que recorre todo el capítulo, 'The Crown' nos da una clase magistral al utilizar la narración de la tragedia para mostrar la desconexión de la institución con la realidad: ante el desastre acontecido, la Reina se limita a transmitir un mensaje de condolencia, pero no va a visitar Aberfan, ni siquiera cuando el primer ministro le pide que acuda a consolar a sus habitantes. «La Corona no monta circos», le responde. Finalmente, irá pasados ocho días al comprobar que su frialdad es objeto de críticas por parte de la opinión pública. Años después, Isabel II afirmó que lo único que lamentaba de todo su reinado era no haber ido inmediatamente al lugar de la catástrofe. Arrepentida, ha sido el miembro de la familia real que más veces ha regresado a Aberfan desde que sucedieron los hechos.

1

Temporada 1 Episodio 1

'Wolferton Splash'

Una monarquía es magnificencia, esplendor, boato, pompa y circunstancia. Y la mejor forma de mostrar todos esos elementos es a través de una boda real. Así es como comienza 'The Crown', y aprovecha la situación no solo para hacer gala de la excelente factura a la que nos tienen acostumbrados las producciones británicas, sino también para darnos los primeros apuntes sobre los protagonistas: el rey Jorge VI, que ya comienza a manifestar signos de una enfermedad que acabará colocando a su hija Isabel en el trono antes de lo que ella piensa, y la pareja de novios formada por un Felipe impulsivo y seductor que ha de renunciar a su nacionalidad griega, a sus títulos y a su religión (algo que lo marcará para siempre), y una Lilibeth joven, feliz, enamorada y aún ajena a todo lo que le depara el futuro