Borrar
Christopher Nolan, con el Oscar a mejor director. Reuters
'Oppenheimer' triunfa con siete Oscar y Berger y Bayona se vienen sin premio
Premios Oscar

'Oppenheimer' triunfa con siete Oscar y Berger y Bayona se vienen sin premio

Christopher Nolan obtiene al fin la estatuilla por su biopic sobre el padre de la bomba atómica en una engrasada ceremonia en la que paradójicamente brilló la gran perdedora: 'Barbie'

Lunes, 11 de marzo 2024, 02:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No pudo ser. Los tres premios a los que aspiraba España en esta 96 edición de los Premios Oscar de la Academia no se concretaron. 'Robot Dreams' y 'La sociedad de la nieve' se fueron de vacío, aunque su presencia en Hollywood ya reviste el suficiente mérito como para considerar un triunfo sus nominaciones. 'Oppenheimer' triunfó como estaba previsto con siete premios, entre ellos mejor película y director, y ganó su particular duelo con 'Barbie', que se tuvo que conformar con la estatuilla a mejor canción para Billie Eilish. Ryan Gosling perdió el Oscar, pero se convirtió en el protagonista de la noche al poner patas arriba el teatro con 'Solo soy Ken', la canción de 'Barbie' que constituyó el momento álgido de la gala. El actor se rió de sí mismo y ofreció un número espectacular, por algo lleva cantando y bailando desde que era un niño.

«Soy un irlandés orgulloso», proclamó Cillian Murphy al recoger el Oscar al mejor actor protagonista por dar vida al físico Robert Oppenheimer. «Para bien y para mal hemos hecho una película sobre el hombre que creó la bomba atómica. Y vivimos en el mundo de Oppenheimer, así que dedico este Oscar a los que luchan por la paz», expresó Murphy, que da vida al padre del Proyecto Manhattan en la cinta que le brinda el Oscar a Christopher Nolan tras cinco nominaciones.

Ryan Gosling, durante su espectacular actuación; Cillian Murphy tras alzarse con el Oscar a mejor actor por 'Oppenheimer' y Emma Stone tras llevarse el Oscar a mejor actriz por 'Pobres criaturas'. Efe
Imagen principal - Ryan Gosling, durante su espectacular actuación; Cillian Murphy tras alzarse con el Oscar a mejor actor por 'Oppenheimer' y Emma Stone tras llevarse el Oscar a mejor actriz por 'Pobres criaturas'.
Imagen secundaria 1 - Ryan Gosling, durante su espectacular actuación; Cillian Murphy tras alzarse con el Oscar a mejor actor por 'Oppenheimer' y Emma Stone tras llevarse el Oscar a mejor actriz por 'Pobres criaturas'.
Imagen secundaria 2 - Ryan Gosling, durante su espectacular actuación; Cillian Murphy tras alzarse con el Oscar a mejor actor por 'Oppenheimer' y Emma Stone tras llevarse el Oscar a mejor actriz por 'Pobres criaturas'.

Londinense, hijo de británico y estadounidense y criado entre el Reino Unido y Estados Unidos, Nolan es lo más parecido a un Stanley Kubrick de nuestros días. Rueda en celuloide de gran formato, defiende el cine en salas en la era de las plataformas y combina los estudios introspectivos e intelectuales de personajes con grandes espectáculos, como hace en 'Oppenheimer'. La noche en la que Christopher Nolan triunfó, Martin Scorsese perdió con 'Los asesinos de la luna'. Ni siquiera Lily Gladstone se hizo con el Oscar a mejor actriz, que fue para Emma Stone por su deslumbrante Bella Baxter, la particular criatura de la sátira fantástica de Yorgos Lanthimos.

El Oscar de animación, para 'El chico y la garza'

David no pudo vencer a Goliath y Pablo Berger se quedó sin Oscar por 'Robot Dreams'. Al final, el premio al mejor largo animado no fue para la favorita, 'Spider-Man: Cruzando el Multiverso', sino para el maestro japonés Hayao Miyazaki, que a los 83 años inauguró el Festival de San Sebastián con 'El chico y la garza', que tiene toda la pinta de ser su última película. Ya era toda una hazaña que el director bilbaíno hiciera frente a gigantes como Disney-Pixar, Sony-Marvel y Netflix.

Primero, 'La sociedad de la nieve' perdió su nominación en el apartado de maquillaje y peluquería frente a 'Pobres criaturas', de Lanthimos, que convierte a Willem Dafoe en una suerte de Doctor Frankenstein con un rostro lleno de cicatrices: al menos, los candidatos españoles, Montse Ribé y David Martí, ya ganaron el Oscar en 2007 por 'El laberinto del fauno'. Después, Juan Antonio Bayona vio cómo el Oscar internacional fue para 'La zona de interés', del británico Jonathan Glazer, uno de los grandes títulos del año al regresar al campo de exterminio de Auschwitz desde un original y desasosegante punto de vista: dejando el horror fuera de campo. Solo escuchamos el ruido de los hornos crematorios, los gritos y los disparos, de ahí que también se llevara en justicia el Oscar al mejor sonido.

Finneas O'Connell y Billie Eilish, al finalizar su actuación. Efe

La cantante Billie Eilish, los actores Mark Ruffalo y Ramy Youssef, y la directora Ava DuVernay habían lucido pins en la alfombra roja para pedir el alto el fuego en Gaza. Y las protestas de manifestantes en la entrada del teatro Dolby provocaron que la ceremonia comenzara con unos minutos de retraso. Pero fue Glazer quien condenó al recoger su premio que se está viviendo un nuevo holocausto. Habló de deshumanización, del ataque de Hamás a Israel y recordó a las víctimas de Gaza. «Somos hombres que rechazan que nuestra condición de judíos y el Holocausto sean apropiados por una ocupación que ha llevado a estar en conflicto a tantos inocentes», proclamó en el discurso más comprometido y valiente de la noche. Quizá por eso recibió pocos aplausos.

El Oscar al mejor documental a '20 días en Mariúpol' sirvió para recordar que la guerra sigue en Ucrania. Su director, el reportero de guerra Mstyslav Chernov, destacó que es el primer Oscar en la historia de Ucrania y que le hubiera gustado no dirigir el filme si eso significara que Rusia no habría ocupado su país. «El cine crea recuerdos y los recuerdos crean la Historia», acertó a definir.

Jimmy Kimmel recordó la huelga de guionistas y actores que paralizó Hollywood durante cinco meses. Alabó la unidad y los logros sindicales con el escenario ocupado por los técnicos que se quedaron sin trabajo durante las movilizaciones. «Os apoyaremos en vuestra próxima negociación», prometió en un meritorio recuerdo de quien sustenta la industria del entrenamiento.

Tres filmes de habla no inglesa

Kimmel destacó asimismo que entre las diez candidatas a mejor película aparecen por primera vez tres filmes de habla no inglesa. Y tiró con bala cuando destacó que ni la directora Greta Gerwig ni la actriz Margot Robbie estaban nominadas por 'Barbie', al contrario que Ryan Gosling. «No ganaréis el Oscar, pero os ha tocado la lotería genética», piropeo a los actores. De Christopher Nolan también destacó que era un tipo atractivo, que no usa móvil y que escribe en un ordenador sin conexión a internet, «por lo que no puede distraerse con el porno».

Dwayne Jonhson entrega el Oscar a mejor película internacional a Jonathan Glazer. Efe

Como estaba cantado, la mejor actriz de reparto fue Da'Vine Joy Randolph por 'Los que se quedan', en la que encarna a una cocinera en un colegio pijo cuyo hijo murió en Vietnam, no como los alumnos ricos del centro, que en los 70 se libraban de ir a la guerra. La actriz y cantante había arrasado con todos los galardones posibles hasta llegar a los Oscar. El mejor secundario tampoco sorprendió. A la tercera nominación fue la vencida y Robert Downey Jr. consiguió la estatuilla por dar vida a Lewis Strauss, el burócrata que contrató a Robert Oppenheimer para que desarrollara la bomba atómica y luego lo acusó de traición. En su discurso recordó entre otros a su peluquero y a su abogado, «que se ha pasado la mitad de mi carrera sacándome de la cárcel y tratando de que me aseguraran». El Oscar le servirá para decir adiós a Iron Man y comenzar una nueva etapa de su carrera.

'Pobres criaturas' se llevó tres de sus cuatro estatuillas del tirón: diseño de producción, maquillaje y peluquería y vestuario. Un reconocimiento al teatral mundo de fantasía recreado por Yorgos Lanthimos en un estudio de Budapest, en el que Bella Baxter pasa de niña a mujer empoderada.

Una trayectoria increíble

El premio al mejor guion original coronó la increíble trayectoria de 'Anatomía de una caída' desde que ganó la Palma de Oro en Cannes. Su directora y guionista, Justine Triet, firma un absorbente drama judicial de tres horas en el que no importa tanto si la mujer mató al marido como asistir a las dinámicas malsanas que se dan en el seno de una familia. Un fenómeno mundial que hasta ha convertido en estrella al perro protagonista, Messi, presente en el teatro Dolby, y que debe avergonzar a la Academia de cine francesa, que no la eligió para representar al país y competir por el Oscar internacional, enviando 'A fuego lento', un drama culinario con Juliette Binoche.

El mejor guion adaptado sorprendió: 'American Fiction', una sátira llena de humor sobre la industria editorial protagonizada por un escritor negro. El filme, que se ríe con inteligencia y mala uva de conceptos como la corrección política y la cultura de la cancelación, no se ha estrenado en los cines españoles y se puede ver en Prime Video.

John Cena, en pelota picada, con el sobre de mejor diseño de vestuario; Arthur Harari y Justine Triet, ganadores de mejor guion original por 'Anatomía de una caída', y Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito, 36 años después de 'Los gemelos golpean dos veces'. Reuters / Efe
Imagen principal - John Cena, en pelota picada, con el sobre de mejor diseño de vestuario; Arthur Harari y Justine Triet, ganadores de mejor guion original por 'Anatomía de una caída', y Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito, 36 años después de 'Los gemelos golpean dos veces'.
Imagen secundaria 1 - John Cena, en pelota picada, con el sobre de mejor diseño de vestuario; Arthur Harari y Justine Triet, ganadores de mejor guion original por 'Anatomía de una caída', y Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito, 36 años después de 'Los gemelos golpean dos veces'.
Imagen secundaria 2 - John Cena, en pelota picada, con el sobre de mejor diseño de vestuario; Arthur Harari y Justine Triet, ganadores de mejor guion original por 'Anatomía de una caída', y Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito, 36 años después de 'Los gemelos golpean dos veces'.

Hubo actuaciones con gracia en una gala bien engrasada. John Cena salió desnudo a presentar el Oscar de vestuario, mientras Ryan Gosling y Emily Blunt se lanzaron pullas a costa de la rivalidad entre 'Barbie' y 'Oppenheimer', que a esas alturas de la noche no habían conseguido todavía ningún premio. Fue bonito volver a ver juntos a Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito 36 años después de 'Los gemelos golpean dos veces'. El mejor chiste llegó vía redes sociales, con la crítica de Donald Trump al presentador, que Kimmel leó en su móvil. «Presidente Trump, ¿no es hora de que se vaya a la cama ya en la cárcel?», respondió el presentador.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios