Borrar
Directo Vox analiza la comisión de investigación del caso Mascarillas
John Cena, en pelota picada.

Ver 20 fotos

John Cena, en pelota picada. Reuters

Los mejores momentos de los Oscar 2024

Desde la gran salida de John Cena en cueros hasta la enérgica actuación de Ryan Gosling

Iker Cortés

Madrid

Lunes, 11 de marzo 2024, 05:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No fueron los Oscar más desternillantes. Al contrario. La sobriedad reinó durante la noche en la que 'Oppenheimer' triunfaba con siete galardones, 'Pobres criaturas' se conformaba con cuatro y Pablo Berger y Juan Antonio Bayona se iban de vacío después de una campaña para promocionar 'Robot Dreams' y 'La sociedad de la nieve' intensa y dura. Sin embargo, sí que hubo destellos de ingenio, alguna que otra actuación vibrante y algo de espacio para la denuncia y el activismo. Desgranamos algunos de los mejores momentos de la gala.

Un Jimmy Kimmel con algún que otro golpe

Jimmy Kimmel, subastando los pantalones de Ryan Gosling.
Jimmy Kimmel, subastando los pantalones de Ryan Gosling. Reuters

Era la cuarta vez que el humorista presentaba la gala y estuvo especialmente sobrio y contenido. Pese a todo, sí que deslizó un par de bromas. Dos de ellas estuvieron dedicadas a lo largas que de un tiempo a esta parte son las películas. «Duran media hora más que hace tres años», apuntó antes de cargar contra 'Los asesinos de la luna'. Una hora y media más tarde, Kimmel insistía. «Con el cambio horario -este año se ha adelantado la gala para acercarla más al prime time por aquello de intentar detener la sangría de espectadores-, muchos se habrán incorporado ahora. He pensado que podemos volver a empezar de cero. De todas maneras, solo llevamos hora y media, eso en una película es el inicio», se sinceraba. El mejor chiste llegó cuando Kimmel aseguró que Donald Trump le había criticado ya en redes. «Presidente Trump, ¿no es hora de que se vaya a la cama ya en la cárcel?», dijo el presentador.

Billie Eilish, sensible y emotiva

Billie Eilish, durante su actuación.
Billie Eilish, durante su actuación. Afp

Le sale bien a Billie Eilish esto de salir a un escenario como el del Dolby Theatre y abrirse en canal para que el público acabe levantándose y rindiéndole una ovación. 'What Was I Made For?', la canción escrita por Billie Eilish y su hermano Finneas O'Connell, para la película 'Barbie' dio a ambos su segundo Oscar, después de aquel 'No Time to Die' para la película de James Bond 'Sin miedo a morir'. Fue una actuación sublime y emotiva, que arrancó con Finneas al piano para después dar paso a una orquesta completa de cuerdas y vientos que arropó la delicada y sensible voz de Eilish. Pura emoción.

La cañera actuación de Ryan Gosling

Ryan Gosling, llevado en volandas, durante su actuación.
Ryan Gosling, llevado en volandas, durante su actuación. Reuters

El actor, nominado por su papel de Ken en la taquillera 'Barbie', no se llevó el galardón, pero dio igual. Su interpretación de 'I'm Just Ken', la canción escrita por escrita por Mark Ronson y Andrew Wyatt y también nominada al Oscar, revitalizó un Dolby Theatre que estaba en estado comatoso. Vestido con un traje rosa fucsia con brillantes, Gosling empezó la actuación desde su asiento en el patio de butacas, mientras Margot Robbie, su compañera de reparto, no podía parar de reír. Acto seguido ponía rumbo al escenario y ahí bailaba y se dejaba llevar por un enorme cuerpo de baile masculino, con la aparición estelar del mítico Slash. Consciente de lo injusto que es que ni Robbie ni la directora y guionista de la cinta, Greta Gerwig, fueran candidatas a premio, les puso el micrófono para cantar, al igual que a Emma Stone. Fue divertidísimo.

El papelón de John Cena

John Cena, ya como un emperador romano.
John Cena, ya como un emperador romano. Afp

Ocurrió pocos minutos después de empezar la noche. Jimmy Kimmel, el anfitrión de la noche, recordaba uno de los incidentes históricos en los Oscar, cuando en 1974, en la edición 46ª de los Oscar, un hombre corrió desnudo por el escenario justo cuando David Niven presentaba a Elizabeth Taylor. «¿Os imagináis que un hombre desnudo cruzara corriendo el escenario hoy?», preguntaba a la platea Kimmel. Pero nadie salía. Hasta que la cabeza del actor y luchador John Cena aparecía detrás del decorado. «He cambiado de opinión. No quiero hacerlo», decía un tanto tímido el también rapero. «Simplemente no me siento cómodo al respecto. Es un evento elegante, ¿sabes? Deberías sentirte avergonzado ahora mismo por sugerir una broma de tan mal gusto», continuó Cena. Pero el actor le echó valor y salió cubriéndose la entrepierna con el sobre del ganador. «El vestuario... Es muy importante», anunció provocando la risa de los presentes. «No puedo leer el nombre del ganador», continuó, antes de dar paso al vídeo. A la vuelta, Cena había sido ataviado con una suerte de cortina o sábana, como si fuera un emperador romano. El premio, por cierto, era para Holly Waddington por 'Pobres criaturas'.

Los gemelos golpean dos veces

Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito.
Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito. Afp

Fue muy emotivo ver de nuevo a Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito juntos en el escenario. Hacía 36 años de la mítica 'Los gemelos golpean dos veces', pero es que encima el chiste tuvo su gracia. «Estamos aquí presentando juntos por un motivo: ambos intentamos matar a Batman», explicaron. Y era cierto Danny DeVito encarnó al Pingüino en la segunda película que Tim Burton hizo sobre el justiciero enmascarado, 'Batman vuelve' (1992), mientras que Arnold Schwarzenegger dio vida a Mr. Freeze en 'Batman y Robin' (1997). Realización acompañaba la comedia pinchando la cámara de un Michael Keaton con cara de muy pocos amigos. Perfecto.

'Barbenheimer'

Emily Blunt y Ryan Gosling y las pequeñas rencillas de 'Barbenheimer'.
Emily Blunt y Ryan Gosling y las pequeñas rencillas de 'Barbenheimer'. Afp

Tampoco estuvo nada mal ese momento entre Emily Blunt y Ryan Gosling, ambos protagonistas de las dos películas más taquilleras del pasado año, 'Oppenheimer' y 'Barbie'. «Estoy encantado de que podamos dejar atrás esta rivalidad 'Barbenheimer'», decía Gosling. «Y tal y como van los premios era una tontería», sostenía Blunt, en un momento de la noche en el que ninguna de las dos películas había ganado todavía un solo Oscar. Pero el pique acababa yendo a más y Gosling comentaba: «Ya sé por qué se decía siempre 'Barbenheimer' y no 'Oppenbarbie', porque vosotros siempre habéis ido por detrás». Y es que la cinta de la muñeca de Mattel superó los 1.400 millones de dólares en todo el mundo, frente a los 960 millones de 'Oppenheimer'.

Glazer, valiente

Jonathan Glazer, durante su discurso.
Jonathan Glazer, durante su discurso. Reuters

Más allá de celebrar el cine, dos directores aprovecharon sus galardones para realizar dos denuncias de calado. El primero fue Jonathan Glazer, responsable de 'La zona de interés', que se llevó los oscars a la mejor película internacional y a mejor sonido. La cantante Billie Eilish, el actor Ramy Youssef y la directora Ava DuVernay habían lucido pins en la alfombra roja para pedir el alto el fuego en Gaza. Y las protestas de manifestantes en la entrada del Dolby Theatre provocaron que la ceremonia comenzara con unos minutos de retraso. Pero fue Glazer quien condenó al recoger su premio que se está viviendo un nuevo holocausto. Habló de deshumanización, del ataque de Hamás a Israel y recordó a las víctimas de Gaza en el discurso más comprometido y valiente de la noche.

La guerra en Ucrania, que sigue

Mstyslav Chernov, durante su discurso.
Mstyslav Chernov, durante su discurso. Efe

Mstyslav Chernov, reportero de guerra, se llevó el Oscar al mejor documental por '20 días en Mariúpol'. El galardón sirvió para recordar que la guerra en Ucrania sigue. «Este es el primer Oscar de la historia de Ucrania y es un honor para mí. Pero desearía no haber hecho jamás esta película y desearía no haberlo ganado, a cambio de que Rusia jamás nos hubiera atacado», denunció. «No puedo cambiar la historia ni el pasado, pero juntos podemos asegurarnos de que la historia refleje lo que ocurrió y que la gente no lo olvide jamás porque el cine crea recuerdos y los recuerdos crean la Historia», acertó a definir.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios