Borrar
Directo El Gobierno negocia 'in extremis' el apoyo del PP a la ley de extranjería
Jennifer Connelly.

Ver fotos

Jennifer Connelly.
Premios Oscars

El champán empapa de glamur la alfombra de los Oscar

Antonio Banderas viste de la firma española Pedro del Hierro en una noche en la que destacaron Jennifer Connelly, Ana de Armas y Cate Blanchett

Lunes, 13 de marzo 2023, 02:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La alfombra roja más famosa del mundo, la que dio nombre al resto de 'red carpets' del planeta, ya no es roja por primera vez en su historia. El tono champán bañó los más de 200 metros de moqueta de los Premios Oscar, por la que desfilaron las estrellas más rutilantes del firmamento cinematográfico. No es, como cabe pensar, un tema obligado por el suculento patrocinio de alguna marca. Los organizadores aseguraron que se trata de una decisión meramente estética.

El color del glamuroso espumoso tiñó algunos de los vestidos más alabados, como el de la premiada como mejor actriz de reparto, Jamie Lee Curtis, perfecta con un Dolce & Gabbana bordado a mano con cristales de Swarovski y detalle de varillas a la vista. Como un guante le quedaba a Ana de Armas el vestido de organza de seda de Louis Vuitton personalizado por el director creativo de la firma francesa, Nicolas Ghesquiere. La actriz hispano cubana, dada a homenajear cada vez que tiene oportunidad a Marilyn Monroe, a la que da vida en la película 'Blonde', lo volvió a hacer. Eso sí, con más acierto que en pasadas ocasiones. La intérprete escogió una versión del popular vestido que llevó la bomba rubia para cantar, en 1962, el sensual cumpleaños feliz a John F. Kennedy. La pieza, cuajada de pedrería, estaba finalizada en una suerte de grandes escamas de sirena que recordaban a los volantes de los vestidos de flamenca. Algo que se entendió como un guiño a España.

Y es que los brillos adornaban muchos de los estilismos de la noche de los Oscar. Los hubo con toques discretos, como en el caso del angelical blanco de Michelle Williams o el excepcional vestido negro de Jennifer Connelly firmado por Vuitton, la firma triunfadora de la alfombra. No en vano suyo también fue el fabuloso 'look' de Cate Blanchett, formado por un top de terciopelo azul y falda de satén negra. En otros casos el brillante inundaba toda la indumentaria, como en el caso del excesivo vestido dorado de Sigourney Weaver a lo burbuja Freixenet, el flojo Vuitton de Kate Hudson o el sublime Tony Ward de la actriz Fan BingBing, pasando por el sensual Gucci rojo de Salma Hayek. De rojo también acudió una de las mujeres más esperadas de la noche, Cara Delevingne, que tras pasar un año rehabilitándose por su adicción al alcohol, acudió con un llamativo Elie Saab muy hollywoodiense que dejaba una de sus piernas totalmente al desnudo, recordando a Angelina Jolie. Tanto el vestido, que no era nada de su estilo, como las uñas sucias de los pies, impactaron por igual.

Las transparencias fueron otros de los elementos esenciales, como el del Versace de Lady Gaga, que se vio hace tan solo unos días en la pasarela. La polémica artista, tras mostrarlo unos minutos sobre la alfombra, donde acudió rauda y veloz a socorrer a un fotógrafo que sufrió una caída, se enfundó una camiseta básica y se retiró el maquillaje para interpretar en la gala 'Hold my Hand', de la película 'Top Gun: Maverick'. Su compañera Rihanna era otra de las más esperadas. La de Barbados reaparecía después de su magnífico espectáculo en la Super Bowl enfundada un vestido negro de cuero de Alaïa con el que presumía de embarazo.

Moda española

Rompiendo con las últimas alfombras, los hombres optaron por la indumentaria más clásica. como uno de nuestros embajadores más internacionales, Antonio Banderas. El malagueño, al igual que su pareja, Nicole Kimpel, se decantó por la firma española Pedro del Hierro. Un detalle que nunca tuvo Penélope Cruz. El actor eligió un esmoquin negro con solapa redondeada en raso negro brillante, mientras que su novia optó por un 'total look' fucsia, compuesto por 'crop top', pantalón de tiro alto palazzo y capa extragrande con mangas y plumas alrededor del cuello.

Un color, el fucsia, del que solo hubo un par de pinceladas, puesto que el negro junto con el blanco fueron los más elegidos, y eso que éste último no era la mejor opción para destacar en una alfombra en color champán.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios