https://static.canarias7.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

Brad Pitt es Mariquita en 'Bullet Train'. / Scott Garfield

Brad Pitt | Actor

«Las plataformas dan voz a un abanico de artistas que no tenían oportunidades»

«Me divierte interpretar a un idiota que no se toma a sí mismo demasiado en serio», dice el intérprete, que encarna a un asesino en la comedia 'Bullet Train'

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

Dice Brad Pitt (Shawnee, Oklahoma, 58 años) que los últimos tres años se le han pasado volando. Tan rápidos que ni se había dado cuenta de que no había rodado una sola película. A buen seguro, sus seguidores no opinan lo mismo. Lo bueno es que Pitt ya se ha puesto en marcha y lo ha hecho con 'Bullet Train', una película basada en la novela homónima de Kotaro Isaka, en la que acción y comedia negra se dan la mano. La trama sigue a varios asesinos que se encuentran en un tren bala que va de Tokio a Morioka. Pitt encarna a uno de ellos, Mariquita, empeñado en que la mala suerte le acompaña, pese a que sale indemne de casi cualquier peligro. Violenta y divertida, la cinta está dirigida por David Leitch, un especialista que dobló a Pitt en películas como 'El club de la lucha' y 'Troya' que se ha ido consolidando como director con títulos como 'John Wick' y 'Deadpool 2'.

–Vuelve a protagonizar una película de acción y comedia.

–Me encantan las comedias negras de acción porque me divierte el género e interpretar a un idiota que no se toma a sí mismo demasiado en serio. Después de la pandemia necesitábamos historias que nos devolvieran la energía. Creo que el guion de esta película es una verdadera genialidad, diferente y refrescante. No es solo violencia y humor, detrás hay un mensaje muy actual sobre el destino y los poderes que manejan el mundo. Se me han pasado tan rápido estos tres años, dos de ellos encerrados por la pandemia, que ni me he dado cuenta de que no he rodado una película, así que para mí es agradable regresar con un equipo del que me siento tan orgulloso.

–¿Hay algo de usted en el personaje de Mariquita?

–Creo que eso fue lo que me atrajo del papel, sinceramente. Este hombre está tratando de crecer, pero también retroceder un poco en su profesión. Quiere ser mejor persona, igual que yo. Mi propia experiencia con la autoayuda y la terapia, me permitió sacar de dentro este personaje. Hay momentos en los que tienes una epifanía y te das cuenta que no todo está resuelto. Si lo crees así, pisarás un kilo de mierda al día siguiente. Esta película se burla de esa idea, que es precisamente lo que a mi me sucedió. He disfrutado riéndome de mí mismo.

–¿Qué le ha enseñado la terapia?

–La terapia me ha servido para entender que nunca tenemos todas las repuestas y que en la vida no puedes creer en un camino solo de color rosa. También me ha enseñado que hay que resolver los conflictos de una forma pacífica, sin enfrentamientos, porque eso no suele salir bien.

–Interpretó a un especialista en 'Érase una vez en... Hollywood' y ahora se pone a las órdenes de un director que fue su doble.

–Es cierto, vimos esa relación en 'Érase una vez en... Hollywood' y no es falso que los actores y sus dobles se hagan grandes amigos. David y yo somos muy amigos, pero también le aprecio como artista. Creo que es un director con mucho talento.

Vídeo. El tráiler de la película.

–¿Le costó volver al trabajo después de la pandemia?

–Este rodaje me brindó la oportunidad de abandonar mi aplastante soledad durante el aislamiento de covid. Todo el equipo se convirtió en una gran familia donde cada uno se turnaba para tratar de ayudar a quien lo necesitaba. Empezamos a rodar justo después de la aparición de las primeras vacunas, por lo que teníamos que seguir muchos protocolos para mantener la seguridad. Fue un gran desafío tener que vivir dentro de una burbuja, pero funcionó.

–Reclutó a Sandra Bullock para la película.

–Es una gran amiga a quien quiero mucho. La puedo llamar en cualquier momento para pedirle un favor o conversar. Siempre deja lo que sea que esté haciendo para ayudarme y me ha hecho grandes favores desde que nos conocemos. Cuando surgió esta película, pensamos que sería genial contar con ella. Cuando la llamé, me dijo que yo tenía que hacer algo a cambio, por eso terminé apareciendo en su película 'La ciudad perdida'. Me gustó su idea de polinizar cada uno el proyecto del otro.

–Este filme nos lleva de nuevo a las salas de cine. ¿Los añoraba?

–Me gusta la dicotomía; la plataforma y ver una película en casa, tanto como la experiencia en el cine. Las películas se estaban volviendo tan caras de producir y comercializar que no había espacio para películas íntimas o independientes. Las plataformas han llegado para dar voz a un abanico de artistas que no tenían oportunidades.