Paul Briggs, uno de los cuatro directores de 'Raya y el último dragón'.

Paul Briggs: «El mundo está roto y 'Raya y el último dragón' trae magia y confianza»

El director de 'Raya y el último dragón' relata «el desafío» de rodar durante la pandemia una cinta animada que se estrena al mismo tiempo en los cines y en Disney Plus (pagando 21.99 euros)

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

Animador y actor de doblaje, Paul Briggs (San Antonio, Tejas, 1974) ha trabajado para Disney en películas como 'La Bella y la Bestia', 'El jorobado de Notre Dame' y 'Frozen'. Su salto a la dirección a ocho manos con Dean Wellins, Don Walls y Carlos López Estrada se ha producido con 'Raya y el último dragón', que se estrena al mismo tiempo en salas (algunas cadenas de cines la han hecho boicot) y en Disney Plus pagando 21,99 euros.

-¿Cuál diría que es la premisa de la película?

-La historia analiza el tema de la confianza. Con Raya descubrimos cómo encontrar la confianza perdida, a pesar de que el mundo que la rodea parece destruido. La protagonista vuelve a reconectar con aquellos en quienes ha dejado de confiar

-¿Por qué decidió debutar como director con 'Raya y el último dragón'?

-Uno de los motivos por los que me fascinó esta narración fue por su capacidad para sanar heridas emocionales. Muchos vemos fracturas y divisiones a nuestro alrededor que necesitan energía emocional para encontrar el camino del entendimiento. Tengo dos hijos, como padre deseo para ellos un mundo con capacidad de diálogo. Tenemos que unir a las personas, ayudarlas a entender que compartimos un vínculo. Películas como 'Raya' invitan a la conversación, a desarrollar ideas contra el enfrentamiento. Raya es una ruda guerrera que emprende un viaje a una tierra fracturada con la única compañía de un legendario dragón llamado Sisu.

Vídeo. Tráiler de 'Raya y el último dragón'.

-En su capa, Raya expresa sus sentimientos de confianza y desconfianza.

-Sí. La capa la creamos para dar misterio a la narración. Es un escudo que le permite aislarse del mundo. Para escenas en las que Raya está llena de desconfianza, hemos usado ángulos bajos con las cámaras, un enfoque profundo, un campo de color más estrecho, mayor contraste y exceso de grano. En las escenas en las que Raya siente confianza, los ángulos de la cámara son más altos, el enfoque es menos profundo, el campo de color se amplia y el contraste baja. Otra pista sobre cómo se siente la protagonista se puede encontrar en la presencia o ausencia de agua. Si hay mucha agua en una escena, se siente confiada, mientras que las escenas en un desierto o en un paisaje seco muestran su desconfianza.

-El dragón Sisu representa la energía positiva que nos rodea.

-Creo que la magia de Sisu es su fe en la humanidad, incluso cuando no la merecemos. Incluso cuando lo traicionamos, decepcionándola una y otra vez, confía en nosotros. Podemos sentirnos amargados, podemos sentirnos atrapados en nuestros propios rencores, pero él siempre es capaz de ver ese núcleo divino dentro de todos. Representa la esperanza.

-¿Qué destacaría del personaje de Sisu?

-Es un personaje divino capaz de transformarse en un ser humano, eso le permite comprendernos experimentando el mundo a través de nuestros ojos. Y eso le permite hablar no solo desde la experiencia y cientos de años de sabiduría, sino también desde una perspectiva diferente, que muchas veces es algo que nos falta.

-¿Han buscado un equilibrio de género entre los personajes?

-Esta es una historia de acción y aventuras culturalmente específica sobre la confianza, sobre personas que hacen lo necesario para unirse. No es una película de género sino de trabajar unidos por algo mucho más grande.

Crítica de 'Raya y el último dragón':

-¿Cómo les afectó la pandemia durante la producción de esta película?

-La animación es un proceso que necesita una estrecha colaboración entre los integrantes del equipo, por eso solemos trabajar en un mismo espacio. En este caso, nos vimos obligados a trabajar cada uno desde su casa. Con fe, confianza y gran cantidad de reuniones, los cientos de trabajadores de este filme nos unimos para sacar adelante la película en unas circunstancias realmente complicadas. Se necesitó dedicación, talento, flexibilidad y, sobre todo, confianza.

'Raya y el último dragón'.

-Siente que han superado una prueba complicada.

-Rodar esta película durante la pandemia ha sido un desafío. Creo que hemos conseguido un logro sin precedentes, porque no es fácil rodar una película en estas circunstancias. Nunca antes habíamos rodado con tantos obstáculos, pero somos un barco unido apuntando en una dirección. Hemos grabado sonido metidos en armarios, hemos explicado a los actores cómo debían colocar los cables que mandábamos a sus casas, hemos enviado ordenadores de una ciudad a otra, hemos pedido a vecinos que apaguen el aire acondicionado en pleno verano para poder grabar sin ruidos. Ver este filme en los cines, después de la situación en la que hemos tenido que rodar por la pandemia, es un logro enorme por el que estoy inmensamente agradecido a todo el equipo.

-¿Esta es la película que necesita el mundo en estos momentos?

-Sin duda. El mundo está roto y nosotros le traemos magia y confianza, que es el secreto de este mundo ficticio de Kumandra. Es un mensaje importante.