Alfonso Sánchez, director y actor de 'Para toda la muerte'.

Oposiciones al crimen

Alfonso Sánchez y Alberto López, el dúo sevillano de 'El mundo es nuestro', regresa con 'Para toda la muerte', una comedia negra sobre un opositor que trata de asesinar a su rival para ser funcionario

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Alfonso Sánchez y Alberto López dieron el salto de YouTube al cine en 2012 con 'El mundo es nuestro', una sátira que rebosaba frescura en la que recuperaban sus personajes de El Cabesa y El Culebra, piltrafas de barrio que ansiaban seguir los pasos del Dioni dando el palo a un banco. Tarantino y el cine de la contracultura de otro sevillano ilustre, Gonzalo García Pelayo, se mezclaban en una cinta que se adelantaba a despellejar a las entidades bancarias y que osaba mofarse de algo intocable hasta entonces: la Semana Santa sevillana.

Después, Los Compadres rodaron otro largometraje sobre la picaresca patria, 'El mundo es suyo', y se hicieron muy populares gracias a sus papeles como los amigos de Dani Rovira en '8 apellidos vascos' y su secuela catalana. O como el médico canalla y el camarero buenazo de 'Allí abajo', una serie nacida al calor del éxito de la comedia de Emilio Martínez-Lázaro, que tuvo cinco temporadas.

Los creadores de personajes como Rafi y Fali insisten en su nueva película en el retrato de una España en precario, donde manda el que menos escrúpulos tiene y la virtud es castigada. 'Para toda la muerte' presenta a un opositor que, tras ocho años de dedicación absoluta, ha visto cumplido su sueño de ser funcionario. Es la puerta a la hipoteca y a una vida familiar que se adivina absorbente. Sin embargo, una llamada telefónica desbarata su vida al anunciarle que ha habido un fallo informático y que, en realidad, no ha logrado la oposición, sino que es el primer suplente. Solo si el primer elegido muere podrá disfrutar de un contrato fijo para toda la vida, así que acabar con él termina por no parecer una idea tan descabellada.

Una imagen de 'Para toda la muerte'.

'Para toda la muerte' arranca con una reunión familiar que demuestra el sentido de la observación de Alfonso Sánchez (aquí en tareas de director y actor) y Alberto López: la tele puesta con Canal Sur, el 'cuñao' gorrón y los niños absortos con el móvil. También tiene gracia que la toma de decisión del protagonista, encarnado por ese estupendo actor que es Alberto López, venga acompañada de una banda sonora de cornetas y tambores de Semana Santa, en un guiño a 'El mundo es nuestro', como si anticipara el martirio que va a sufrir el protagonista.

Rodada con cuatro duros, casi en un único interior, la cinta se convierte después en un 'Cluedo' con un muerto que tarda mucho en morir y personajes que tienen diferentes motivos para acabar con su vida. La gran Estefanía de los Santos y su voz cazallera se suman a un sainete negro de apenas 76 minutos sobre asesinos torpes y vecinos cotillas, que pedía más aire y apuntes sociológicos con mala leche, lo que mejor sabe hacer el dúo sevillano.