Jessica Chastain, mejor actriz por 'Los ojos de Tammy Faye'.

Las mujeres arrasan en San Sebastián

Una ópera prima rumana sobre la violencia machista, 'Crai nou', vence en un festival en el que Jessica Chastain gana la Concha de Plata de interpretación y las mujeres ocupan casi todo el palmarés

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI San Sebastián

'Crai nou', ópera prima de la directora rumana Alina Grigore que narra los intentos de una joven por escapar de su asfixiante entorno y del machismo de su país, ha obtenido la Concha de Oro en la 69 edición del Festival de San Sebastián. Un jurado compuesto por cuatro mujeres (las realizadoras Dea Kulumbegashvili, Audrey Diwan y Maite Alberdi y la actriz Susi Sánchez) y un hombre, el productor Ted Hope, ha decidido premiar a dos actrices ex aequo el primer año que el Zinemaldia no distingue de géneros en el apartado interpretativo. Así, la estadounidense Jessica Chastain y la joven actriz danesa de 16 años Flora Ofelia Hofmann Lindahl comparten la Concha de Plata. La primera encarna a una telepredicadora evangelista que se cameló Estados Unidos en los 70 y 80 en 'Los ojos de Tammy Faye'; la segunda sufre en 'As in heaven' a los hombres y la superstición en la Dinamarca de finales del siglo XIX.

La directora de 'Crai nou' Alina Grigore y la productora Gabi Suciu.

El Premio Especial del Jurado ha sido para 'Earwig', de la francesa Lucile Hadzihalilovic, que en la propuesta más críptica de la sección oficial concede el protagonismo a una niña con los dientes de hielo. La mejor directora es la danesa Tea Lindeburg por 'As in Heaven'. El cine español se va de vacío, si exceptuamos el premio de interpretación de reparto, que ha recaído en los chavales a los que Jonás Trueba siguió durante cinco años para 'Quién lo impide', un retrato colectivo de los adolescentes actuales, que también ha obtenido, fuera del palmarés oficial, el Premio Feroz de los informadores de cine.

La danesa Tea Lindeburg, mejor directora por 'As in Heaven'.

'Crai nou' es una muestra del pujante cine rumano que triunfa en festivales internacionales. La directora Aline Grigori habló con chicas del pueblo donde creció para escribir el guion y contar los intentos de la protagonista por escapar del control de una familia disfuncional. La ausencia de educación para salir de comunidades aferradas a las tradiciones, el control que la familia realiza de cada uno de sus miembros recurriendo a la violencia si es necesario y el machismo de los hombres que trata la protagonista son temas de un filme que todavía no tiene distribución en nuestro país.

«Reflejo la realidad que viven las mujeres en Rumanía», contó la directora, que se considera «una de las pocas mujeres de mi pueblo que pudo llegar a una educación superior». «Cuando regresé, pensé que las cosas habían cambiado, pero me di cuenta de que no». Grigori denunció que las mujeres en la Rumanía rural «están presionadas por sus familias, que intentan un control psicológico y mental sobre sus vidas». «Muchas veces la única opción que les queda es casarse o salir al extranjero para poder tener su propia existencia». 'Crai nou', la película más crispada de la sección oficial, muestra a personajes que gritan y se zarandean a lo largo de todo el metraje. «No vayas de lista», le repiten los hombres a la protagonista, que sueña con huir y estudiar en Bucarest, aunque acaba en la cama de un hombre casado y soporta los golpes de un primo sin demasiadas luces.

Historias de mujeres

Si en los jurados las mujeres mandaban por una clara mayoría (18 de sus 22 miembros lo eran), en el palmarés también han reinado. Jessica Chastain, la superestrella de Hollywood de esta edición, con permiso de Johnny Depp, recogió la Concha de Plata de interpretación por dar vida a un personaje real, Tammy Faye, una telepredicadora que levantó un imperio inmobiliario y hasta montó un parque temático con los donativos que recibía llevando la palabra de Dios a los telespectadores. Después llegaron las infidelidades, los engaños y hasta las drogas. Casi irreconocible bajo el maquillaje kitsch y las prótesis, Chastain huele a Oscar por este papel en un filme que la actriz ha impulsado durante años. «Antes solo nos preocupábamos de si íbamos guapas. Ahora la gente está interesada en ver historias de mujeres», aseguró en San Sebastián. Chastain y Flora Ofelia Hofmann salieron juntas de la mano al escenario.

Flora Ofelia Hofmann Lindahl y Jessica Chastain obtuvieron ex aequo el premio de interpretación.

El mejor guion de esta 69 edición ha sido el de 'Benediction', de Terence Davies, veterano cineasta inglés de 75 años, que reivindica la figura del poeta y adinerado dandy Siegfried Sassoon. Condecorado por su valentía tras sobrevivir a los horrores de la I Guerra Mundial, Sassoon criticó a su regreso que Inglaterra continuara la guerra. Idolatrado por aristócratas y actores, este pacifista ocultaba con celo su homosexualidad en una época en la que era delito.

El Premio Irizar del Cine Vasco, como no podía ser de otra manera, fue para 'Maixabel', de Icíar Bollaín, que ya está en las salas. Su productor, Koldo Zuazua, dedicó el galardón «a los hombres y mujeres que hace diez años iniciaron los encuentros de la 'vía Nanclares'».