Glen n Close y Mila Kunis, madre e hija en '4 días'.

Limpia durante cuatro días

Glenn Close es una madre que lucha para que su hija adicta se desenganche de las drogas en '4 días', dirigida por Rodrigo García

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Algunos capítulos de 'A dos metros bajo tierra' y 'Los Soprano', dos series indispensables que cambiaron la televisión, llevan su impronta en la realización. Rodrigo García, hijo del conocido escritor Gabriel García Márquez -prepara actualmente la adaptación televisiva de 'Cien años de soledad'-, saltó a la gran pantalla con la estimable 'Cosas que diría con sólo mirarla', enarbolando una sensibilidad especial a la hora de afrontar las escenas dramáticas y un gusto exquisito al trabajar la puesta en escena. Con 'Nueve vidas', su siguiente filme, una obra coral, con varios episodios interconectados, cada uno rodado en un plano secuencia, confirmó su indudable talento, aunque pinchó con 'Passengers', un thriller psicológico con Anne Hathaway que afrontó saliéndose de su registro habitual, hasta entonces centrado en relatos de mujeres ambientados en la actualidad.

Vídeo. Tráiler de '4 días'.

García retomó las riendas de su trayectoria volviendo por sus fueros con 'Madres & hijas', una historia protagonizada por un trío de personajes femeninos con carisma, y recuperó ligeramente el vuelo con 'Albert Nobbs', nominada a tres Oscars. En 'Últimos días en el desierto', protagonizada por Ewan McGregor, insistía en la relación entre padres e hijos, en el concepto de familia, decantándose esta vez por roles masculinos, describiendo el periplo de Jesucristo en el desierto, cuarenta días de ayuno y rezo, esquivando las tentaciones del Diablo para demostrar su fe. '4 días', su última apuesta, ve la luz este fin de semana en nuestra cartelera con un destacable reparto, Glenn Close y Mila Kunis, en la piel de una madre que ayuda a su hija a abandonar su adicción al consumo de estupefacientes. La heroína lleva diez años haciendo mella en la existencia de una joven que parece haber perdido la esperanza. Un filme sobre el amor familiar y la dependencia emocional, cuyo mayor valor es el trabajo sentido del elenco principal.

'4 días se presentó en el festival de Sundance, cuna del cine autoral de toda índole. Su guión está inspirado en una historia real publicada en el diario Washington Post. García firma el libreto al alimón con Eli Saslow, el mismo periodista, ganador del premio Pulitzer de 2014, que publicó el artículo 'How's Amanda?', un suculento material de partida que pone de manifiesto «un problema global», en palabras del propio director. «En la película hablamos de la adicción a los opiáceos en Estados Unidos, pero en todo el mundo se dan casos de adicción a las drogas, alcoholismo, etc. Más allá de retratar la adicción, la película muestra ese vínculo que nos une a nuestros seres queridos en la salud y en la enfermedad y plantea cómo los altibajos de la vida van afectando esos vínculos, los refuerzan y los hacen más complicados. Al igual que al ganar masa muscular, a veces sentimos agujetas, pero nos ponemos más fuertes». Close encarna a una madre abnegada, de fuertes principios, que ayuda a su hija a mantenerse limpia durante cuatro intensos días. El cariño entre ambas es puesto a prueba irremediablemente para alcanzar la meta de iniciar una nueva vida.

«Queríamos tratar el tema de la adicción con gran realismo, sin suavizarlo», continúa García. «Mila y Glenn querían mostrar toda la crudeza del proceso, así que nos documentamos muy bien sobre el asunto. Creo que para honrar a las personas que pasan por esta situación lo que hay que hacer es contar la verdad». Tanto delante como detrás de la cámara contaron con personas que conocían de cerca la adicción, ya fuera por su situación personal o por la de seres cercanos. Algunos de los propios miembros del reparto, y del equipo técnico, han superado problemas de adicción. «No hemos contado con ellos por eso», remarca el director. «Esa circunstancia solo da buena muestra de lo extendido que está el problema. De hecho, todos los que iban leyendo el guion podían comentar qué les rascaba, qué les sonaba bien e incluso podían dar su visión de cómo funcionan las cosas. Muchas personas del equipo me ayudaron a pulir bien lo que queríamos contar sobre este tema».

Mila Kunis en '4 días'.

Close y Kunis rebosan química, lo mejor del conjunto. «Me he basado en mi experiencia como madre, porque una madre moriría por su hijo o hija», resalta la veterana intérprete. «Para mí, lo más difícil ha sido entender cómo empatizar con esta mujer y cómo marcar límites para no ser permisiva con la adicción de mi hija, aun sabiendo que quizá era la única forma de que se quedase. Creo que todas las madres sentimos una especie de angustia que nos hace pensar que nuestros hijos solo estarán a salvo con nosotras. Y no siempre es así, por supuesto. Desde luego no lo es en esta historia. Pero ha sido muy complicado. ¿Cuándo debería intentar apartar sus sentimientos maternos, su dolor y su desesperación para ayudar a su hija? ¿Y cuándo debería actuar como madre? Es un equilibrio difícil de encontrar. Creo que todas las madres que se enfrentan a la terrible experiencia de tratar con la adicción habrán pasado por esto. Es muy fácil tolerar la situación y convertirte en cómplice sin darte cuenta. Nadie quiere hacer eso, pero a veces es tan cruel darles la espalda. Así que ha sido muy fuerte. Millones de madres, millones de personas en general, están viviendo esta situación. Sé que si yo percibo esa lucha, ellos también. No he intentado buscar todas las respuestas porque creo que eso es imposible».

Kunis, por su parte, está habituada a trabajar sus personajes a través de las emociones. «YouTube me ha ayudado muchísimo», relata sobre su preparación. «Al principio acudí a algunas reuniones de exadictos, pero resulta que se pueden encontrar online, que es más sencillo. También charlé por teléfono con algunos amigos que van a reuniones de exadictos o son terapeutas, y me fueron guiando por todo el proceso. Hace años hubiera tenido que reunirme con gente para conocer su experiencia de primera mano. Hoy en día, acostaba a los niños y me metía en YouTube. Busqué sobre adicciones y apareció una cantidad ingente de resultados. Hay recursos de todo tipo, desde cómo es un proceso de abstinencia rápido hasta qué es la heroína y cómo se pincha. La gente se viene muy arriba cuando está colocada y les gusta subir vídeos tomando medicación, droga y demás».

«Las historias sobre la adicción son todo un reto porque es un tema espinoso, complicado y traumático que, por desgracia, resulta muy familiar y está muy generalizado», puntualiza Rodrigo García. «Prácticamente todos conocemos a alguien que ha pasado por esto o está en una situación similar. Con lo que, de nuevo, sin restarle importancia a este problema, nos preguntamos: «¿Merece la pena volver a contar una historia así?».