Borrar
Diane Keaton, Jane Fonda, Candice Bergen y Mary Steenburgen, en un fotograma de la película. Fith Season
Jane Fonda: «Envejecer es motivo de celebración, no de miedo»

Jane Fonda: «Envejecer es motivo de celebración, no de miedo»

La actriz estrena mañana 'Book Club: Ahora Italia', una secuela ambientada en el país transalpino, escenario de una despedida de soltera

María Estévez

Jueves, 11 de mayo 2023, 12:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Dice sentirse «en el momento más feliz» de su vida y asegura que envejecer es «motivo de celebración, no de miedo». A sus 85 años, Jane Fonda (Nueva York, 1937) tiene motivos para estar pletórica. En noviembre del pasado año anunció que el cáncer del que se le había diagnosticado en septiembre está en remisión y tiene en la nevera cuatro películas por estrenar. La primera de ellas llega este mismo viernes a la cartelera, se trata de 'Book Club: Ahora Italia'.

Protagonizada junto a Mary Steenburgen, Diane Keaton y Candice Bergen, en esta secuela las amigas vuelven a reunirse para celebrar la boda del personaje al que da vida Fonda, yéndose en un viaje relámpago de despedida de soltera a Italia. «Nunca imaginé que podría crear un vínculo tan fuerte a través de la amistad con otras mujeres», dice sobre un rodaje que parece haber cambiado su percepción del trabajo y de la vida.

-'Book Club: Ahora Italia' forma parte de una saga que celebra envejecer con elegancia.

-Y para mí es un privilegio protagonizar este filme con mis amigas. Creo que envejecer es motivo de celebración, no de miedo. Aunque a los 85 años hay etapas en las que tienes miedo, lo cierto es que estoy en el momento más feliz de mi vida. Rodar esta película en Italia fue un sueño hecho realidad. Nunca imaginé que podría crear un vínculo tan fuerte a través de la amistad con otras mujeres. Cuando era joven, pensaba que las mujeres podían ser maliciosas y sospechaba que competían conmigo cuando trabajábamos juntas. Nada de eso es cierto.

-Estrena cuatro películas este año. ¿No piensa en la retirada?

-No quiero pensar así. Dejé la actuación con 62 años y regresé a los 80 creando una carrera completamente nueva. He tenido mucha suerte porque ahora me ofrecen papeles que celebran la madurez.

-¿Cómo describiría a las otras actrices protagonistas de la película?

-Soy muy amiga de todas ellas. Todas son especiales. A Candice Bergen la admiro desde que la conocí con 17 años. Es una actriz que, como ella admite, ha ganado peso, pero lo usa para mostrar su hermosura. Es la más divertida de todas nosotras y aprecio su capacidad para sentirse cómoda dentro de su imagen. Diane Keaton es una de las personas más inusuales que he conocido, bastante diferente, pero perfecta y Mary es estupenda. Rodando en Italia lo pasamos muy bien porque nos íbamos las cuatro a cenar después del trabajo. Íbamos andando a pequeños restaurantes de moda y nos perdíamos al volver. Fue simplemente maravilloso.

-Usted es una mujer fuerte que, de alguna manera, terminó casada con hombres controladores. Su personaje en el filme está a punto de casarse…

-Si me preguntas por qué me casé con tipos que eran controladores... Lo cierto es que todos fueron brillantes y pudieron enseñarme muchas cosas. Todos me llevaron más lejos de lo que nunca había ido y para mí, ninguno fue aburrido (ríe). Puede que yo no tuviera la confianza necesaria porque necesitaba estar con ese tipo de hombres para sentirme importante.

-¿Sigue siendo activista?

-Sí. Siempre. De hecho estoy luchando por los derechos de los guionistas que ahora están en huelga. Como activista, intento escuchar más de lo que hablo, eso es algo importante que he aprendido. Hoy no usaría la palabra revolución, pero sí la palabra cambio. El propósito en la vida es ir evolucionando, cambiando, y si tengo la suerte de seguir con vida otra década, seguiré cambiando, porque es posible que no puedas alargar tu vida, pero puedes hacerla más profunda y más amplia.

-¿Cuándo cree que empezó a estar a la altura de su potencial?

-Tal vez esté comenzando ahora.

-Ha escrito sus memorias, ha hecho documentales sobre su vida, ha dado miles de entrevistas. ¿Le queda algún secreto por contar?

-Nunca lo sabrás. Si lo tengo y no lo he contado hasta ahora, es porque no se lo estoy contando a nadie.

-¿Ha habido alguna mujer o actriz con quien haya trabajado qué fuera una inspiración para usted?

-La mujer que mayor impacto ha causado en mí fue Katherine Hepburn en 'En el estanque dorado' (1981), que también produje. Fue la primera vez que honestamente puedo decir que una mujer con la que trabajé tuvo un impacto de por vida en mí.

-Su padre fue un gran actor, un hombre que siempre retrató al ciudadano común y lo defendió, pero era anticomunista. ¿Qué pensaría de lo que está sucediendo en Hollywood en estos momentos?

-Qué hermosa pregunta. Papá venía de un lugar muy particular. Él vio las carreras y las vidas de sus amigos destruidas a causa del macartismo, y por eso tenía miedo. Tenía miedo de que hubiera un resurgimiento del macartismo que me acabara derribando. Nunca tuve una conversación sobre ese tema. Ojalá la hubiera tenido. Pero, al final, nos unimos como personas que se amaban. Creo que, como yo, hubiera estado a favor de la lucha de los guionistas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios