La actriz Jamie Lee Curtis en 'Halloween Kills'.

Jamie Lee Curtis: «Mi madre hubiera interpretado el #MeToo como una traición a Hollywood»

La hija de Janet Leigh y Tony Curtis retoma en 'Halloween Kills' el personaje creado por John Carpenter en 1978, que la convirtió en reina del terror: «A mí me tocó la lotería cuando tenía veinte años»

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

Jamie Lee Curtis (Santa Mónica, 1958), hija de las leyendas de Hollywood Janet Leigh y Tony Curtis, regresa protagonizando 'Halloween Kills', que continúa justo donde terminó el 'Halloween' de 2018. Curtis es la reina de un género que revitaliza una industria en los huesos, dueña de uno de los personajes más icónicos de Hollywood. Curtis es Laurie Strode o Laurie Strode es Jamie Lee, tras 40 años interpretando el mismo papel y enfrentándose al brutal asesino Michael Myers. Si en 1978 'La noche de Halloween' se convirtió en un clásico, en 2021 seguimos consumiendo aquella fantasía con la tecnología actual. Este nuevo capítulo de la saga muestra a Strode enfrentándose a sus demonios junto a su hija y su nieta, en un relevo generacional que invita a más capítulos de la franquicia. La valentía de Laurie es el detonante de una narración cargada de vida, de balas, de terror, pero, al mismo tiempo, es una de las mejores entregas. En Los Ángeles nos sentamos a conversar con la actriz que puso de moda a las mujeres en el cine de terror.

-¿Sabe Laurie quién es el padre de su hija?

-Laurie siempre ha sido una mujer liberal, que se ha movido por el mundo como una pelota al aire sin ni siquiera saber quién es el padre de su hija. Nunca ha tenido apoyo.

-¿Pensaba que su legado en la saga 'Halloween' iba a ser tan largo?

-Lo último en que pensaba hace unos años era que iba a rodar otra película de 'Halloween' y mucho menos una trilogía. Estaba perfectamente feliz haciendo mi trabajo en las montañas donde vivo, cuando el teléfono sonó. Era Jake Gyllenhall, mi ahijado, avisándome que su amigo David (Gordon Green) quería hablar conmigo sobre una nueva entrega de Halloween. Me encantó su visión del material, honestamente, esa es la verdad. Hacer una trilogía sobre el trauma femenino me pareció muy poderoso y apropiado en esta composición que él ha hecho.

Vídeo. Tráiler de 'Halloween Kills'.

-¿Cree que 'Halloween' se adapta a esa guerra cultural que vive el mundo del bien contra el mal?

-Sí, estoy de acuerdo con esa idea. Es interesante cómo David entendió hace cinco años que el trauma femenino se iba a convertir en un tema importante dentro de la sociedad. Intuitivamente supo entender el daño colateral que en una ciudad puede tener la violencia callejera. Siento que la vida imita al arte y el arte imita a la vida. Verdaderamente creo que cuando en el futuro alguien estudie esta trilogía será un testamento social, sabrá quiénes somos en este momento de nuestra vida, aunque estemos hablando de una película de terror.

-Este nuevo episodio está íntimamente ligado al movimiento #MeToo. ¿Cree que su madre se habría quejado de Hitchcock?

-De ninguna manera. No creo que Janet hubiera reconocido el mal comportamiento de un director o compañero. No quiero hablar por ella, pero era un poco ingenua sobre la industria. El movimiento le habría molestado porque, conociéndola, cualquier revelación de su industria la entendería como una traición. Las mujeres somos valientes. Si en la ficción demostramos de lo que somos capaces, creo que también en la realidad debemos hacer frente a ello.

-Su consistencia con este género y esta franquicia son realmente impactantes.

-Lo primero que quiero decir es que me alegra que las mujeres que han cruzado la barrera de los 50 puedan encontrar trabajo en esta época, lo vemos cada vez más. Mira 'Eternals', con Salma Hayek liderando un cartel de superhéroes. Yo quiero hablar de mi película, de la profundidad del personaje, de su complejidad. Laurie Strode es el mejor papel que un actor puede encontrar en su carrera. A mí me tocó la lotería cuando tenía veinte años.

Jamie Lee Curtis en 'Halloween Kills'.

-¿Por qué decidió volver a interpretarla?

-Llevo 40 años interpretando el personaje y siento que este equipo es parte de mi familia. Cuando David me ofreció regresar a la saga de 'Halloween', no lo dudé. Me encanta que esta película hable de la familia, del trauma de las mujeres, del enfrentamiento en blanco y negro que existe en la sociedad.

-¿Vuelve a reinventarse la máscara de Michael Myers?

-Para mí, Myers representa un enigma. La pregunta que nos hacemos sobre qué es realmente el demonio queda patente en la representación de la máscara. Al hacerla blanca, creo que John y Debra crearon la idea de que en la máscara se encuentra la visión personal de cada uno sobre el demonio. El no poder ver su expresión nos invita a inventarnos su rostro. Todos los directores involucrados en la franquicia han querido reinventar la máscara en cada capítulo de la saga. Es algo en lo que los estudios se han gastado cantidades ingentes de dinero, porque saben que deshumaniza al personaje de Myers. Es un símbolo aterrador que David utiliza desde una nueva perspectiva.

-¿Las mujeres lideran la taquilla incluso en la pandemia?

-Por supuesto. Laurie Strode ha triunfado en la taquilla y lo seguirá haciendo porque es una de esas mujeres. Incluso en tiempos de pandemia esta pionera ha conseguido que el publico regrese a los cines.